cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Diario de un desamor 13.-Indiferencia
Amor |
26.11.06
  • 0
  • 0
  • 1140
Sinopsis

Indiferencia

Me levanto a las 4 de la tarde, y comienza mi extraña rutina… Mi desayuno, mi duchita, mi almuerzo, mi merienda, mi gimnasio, y mi nuevo sueño tras la cena. Que triste se pasan los días y las semanas sin ver la luz del sol, es lo que tiene el invierno y mi rutina. Siento el frío del ambiente en mi interior, nada es capaz de encender de nuevo la llama que me hacia sentir vivo.

Mi peor enemigo ahora mismo soy yo, mi indiferencia hacia todo. Cuando te levantas por inercia y sabes que ese día no harás nada productivo entras en la indiferencia. Es ese estado en el que estas sin estar, en el que todo pasa a tu alrededor y no le prestas atención, y si algo realmente te afecta te ríes y lo dejas pasar como si no fuera contigo. Vives a otra velocidad, eres un perezoso que vive en su árbol, que permanece casi impasible ante las amenazas de la selva y que lo mas que llegas a hacer es soltar tu rama para dejarte caer al río y escapar.

El domingo me levante borracho aun, y me fui a pasar el día con quienes nunca me abandonan, mi familia. Aun recuerdo como el sol me daba en la cara, hacia tanto tiempo que no te veía viejo amigo… Seguramente Lorenzo no tuvo el suficiente poder ese día para engancharme de nuevo, quizás mi percepción se vio disminuida por la resaca, y por ello sus rayos no surtieron el efecto deseado.

Lo cierto es que ese día desperté un poco, lo suficiente para darme cuenta que la gente estaba feliz y acompañada, y yo sentía cierta envidia por mi soledad. Seguía sintiendo el frío que me daba en la cara allí frente a la desembocadura del Guadalquivir, echaba de menos aquel abrazo cómplice y aquel tacto suave de la piel de la persona con la que quieres fusionarte. Seguiré luchando para no convertirme en la piedra en que muchos antes se convirtieron, yo no… yo tengo corazon.

La etapa critica ya paso, así que ahora toca cambiar mi indiferencia, mi rutina, para volver a ser yo, aunque siempre me quedara ese sabor amargo de aprender a vivir sin ti.
A mi boca no hay quien le borre tus besos…


Sergio
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 17
  • 3.62
  • -

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta