cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Diario de un desamor 7.-Una llamada
Amor |
21.11.06
  • 4
  • 2
  • 1033
Sinopsis

Una llamada

Ayer fui testigo directo de un episodio que me hizo recordar fantasmas de mi reciente pasado. Todo transcurría con relativa normalidad, mis padres divirtiéndose con esa caja tonta que tantas satisfacciones da a quien no entiende de nada, mi hermana en su habitación escuchando música, un tanto melancólica eso sí, y yo tumbado en mi cama dejando correr el tiempo para que mi tormento llegue a su fin con el sueño.

Sabía que Rocio y Jesús habían tenido una discusión relativamente fuerte la noche anterior, pero nada que no se solucionase estando el amor de por medio. Ellos habían quedado en la plaza de san Antonio para hablar cosas relativas a aquella trifulca, y así fue como vi salir a mi hermana por mi ruidosa puerta.

Al tiempo mi hermana regresó hecha un mar de lágrimas, y su estancia se limito a recoger un par de cosas e irse llorando a la calle sola, por supuesto comunico la noticia…Jesús no quería seguir con la relación. No me dio tiempo a consolarla cuando se había ido y la rabia se apoderaba de mi, impotente por no poder hacer nada para que mi hermana no pasara por lo mismo que yo.

Al tiempo, mi madre llamo preocupada a Rocio y esta se encontraba llorando pero en compañía de Jesús, estaba aterrorizada ante la idea de que a Jesús se le hubiera pasado por la cabeza abandonarla. En un acto de valentía él cogio el teléfono y hablo directamente con mi madre, no se que le dijo, pero si recuerdo las palabras de mi progenitora:

      Tranquilo Jesús, yo se que tu la quieres mucho, te desvives por ella, y todo te parece poco para ella. Son cosas que pasan, yo se que no lo dijiste en serio, venga dale un abrazo fuerte y tranquilízala y ahora se vais por ahí a disfrutar los dos que se queréis mucho…

En ese instante me tranquilice mucho pues no podia ya soportar mi carga y la preocupación del sufrimiento de mi hermana, pero a la vez llego a mi mente un sentimiento de envidia. ¿Por que cuando uno da todo no siempre recibe lo mejor?
Lo cierto es que mi madre quito hierro al asunto como debe ser, y yo suspire recordando malos momentos vividos y no merecidos… Algún día todo volverá a su sitio.

Sergio
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 17
  • 3.62
  • -

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta