cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Diario de un desamor 9.-Zafarrancho de combate
Amor |
22.11.06
  • 3
  • 1
  • 1043
Sinopsis

Zafarrancho de combate

Otra vez borracho, esta vez un miércoles por la noche, estoy degenerando a pasos agigantados. Otra vez he vuelto a las tantas, a las 6 para ser exactos, y mi madre de nuevo en vela. Esta vez ha cambiado su discurso, ya me ataca frontalmente, me insulta, me reprocha y me grita, cree que así me hará reaccionar y lo que esta consiguiendo es alejarme aun mas.

Mi padre me llamo anoche sin vergüenza y me fui de casa muy enfadado con todos, quizás si tuviera donde ir no volvería, que asco de vida. Ya he pasado directamente de ir a la facultad, desde el lunes no voy, ni tengo intención de ir. Yo nunca he sido así pero comencé a tirarlo todo por la borda, mi barco esta vacío, solo ando yo y los pocos muebles que quedan.

En el fondo tienen razón, soy un desgraciado, desgraciado porque lo tuve todo para ser feliz, porque todo iba bien, porque tenía un futuro, porque la tenía a ella, porque a pesar de todos los sacrificios que hacia era feliz con tan solo ver a un borracho bromeando en la esquina de la iglesia. Quizás yo llegue a ser ese borracho algún día. Saben los que los escuchan que sus vidas en otros tiempos eran florecientes y prosperas, y que un hecho puntual lo derrumbo todo. Creo que ha llegado mi punto de inflexión y no se como revertirlo para que la vida me vuelva a sonreír.

Hacia tiempo que no entraba en discusiones con mi familia, en otros tiempos lo hacia para defender mi causa, ahora para defender mi nada, mi vacío. Me pregunto ¿Qué clase de ayuda pueden darme así?, lo único que están consiguiendo es que me aísle aun más, y me sienta más pequeño aun.

Yo no voy de victima querida madre, pero vos no me entendéis, es mi estado de animo que esta por los suelos, si te doy lastima será porque la doy, no porque quiera darla. Mi intención fue siempre la de mostrarme fuerte como un roble, y efectivamente eso aparento, pero cuando se me conoce la burbuja desaparece y me muestro tal y como soy. Ya no puedo seguir siendo el camaleón que pasa desapercibido, mi hábitat ha sido destruido y me encuentro a merced de las aves de rapiña.

Comenzó a llover en mi vida y yo no termine de construir mi arca salvadora, ahora toca nadar… nunca llovió que no escampara…


Sergio
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 17
  • 3.62
  • -

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta