cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Diferencias en Ejército. ¿Herencia de "Doctrina de la Seguridad Nacional".
Reflexiones |
23.05.19
  • 0
  • 0
  • 199
Sinopsis

Diferencias en Ejército. ¿Herencia de  “Doctrina de la Seguridad Nacional”?

Por: Felipe Solarte Nates

Dejando de lado la seguidilla de tragicómicos sucesos desencadenados por la salvaguarda de la JEP a la extradición de Santrich, la oportunista renuncia del Fiscal Martínez, la ministra de Justicia, la ‘libertad’ e inmediata retención del cuestionado desmovilizado, etc; el escándalo desatado por el New York Times, sobre directrices dadas a comandantes de Brigadas y batallones por el Comandante del Ejército Nicacio Martínez, para mejorar sus resultados operacionales: incrementando las bajas de los enemigos, -aún a costas de garantizar la seguridad a civiles en zonas en conflicto, justificando la unión con grupos irregulares (¿paramilitares?) y abriendo posible retorno a los ‘falsos positivos’-,  revivió la discusión sobre  las taras que en la formación de oficiales y soldados de las fuerzas armadas colombianas, dejó el adoctrinamiento a que durante décadas fueron sometidos siguiendo la “Doctrina de la Seguridad Nacional”, impuesta para los tiempos de la “Guerra fría” y la lucha global contra el comunismo, desde “La Escuela de las Américas”, del Comando Sur del Ejército de los Estados Unidos, encargada de formar a la mayoría de oficiales de Fuerzas Armadas de Latinoamérica , después de asimilar experiencias en las guerras de Corea, el Vietnam  y la revolución cubana.

Gracias a la formación ideológica y de milicia contrainsurgente, los egresados de las academias militares de los distintos países fueron entrenados para enfrentarse no sólo contra  guerrillas armadas como las que desde los años 60s surgieron en Venezuela, Brasil, Uruguay, Argentina, Perú, República Dominicana, entre otros países. También para enfrentar los movimientos campesinos, obreros y estudiantiles que se movilizaban en campos y ciudades luchando por sus derechos gremiales, democráticos y respaldados por diversos partidos políticos, no sólo de filiación izquierdista, y a los que consideraban “brazos desarmados de la insurgencia” y como tales fueron perseguidos política y legalmente,  acudiendo a represión desmedida contras sus movilizaciones y descabezando sus líderes mediante desapariciones o asesinatos selectivos cometidos por paramilitares asociados a ellos, principalmente durante las dictaduras militares en los países del Cono Sur, y en Colombia, por décadas, gracias al Estado de Sitio institucionalizado desde el Frente Nacional hasta 1991.

A raíz del asesinato en el Catatumbo de Dilmer Rueda, desmovilizado de las FARC, afloraron diferencias entre la alta oficialidad del ejército, acerca del papel de la institución en la sociedad y su posición frente al proceso de paz y los Derechos Humanos, tal como se conoció mediante grabaciones filtradas y declaraciones anónimas  suministradas al NYT y Noticias1, por oficiales descontentos con directrices operacionales  del Comandante General del Ejército, que para el 2019, recomendaba retornar a cuestionados métodos heredados de la “Seguridad Democrática” de Uribe, que replanteó el anterior gobierno al asumir el proceso de paz con las Farc.

Así lo evidencia, el matoneo interno y en las redes sociales, a que fue sometido por varios colegas, el oficial que reconoció y pidió perdón por el crimen del desmovilizado Rueda. Actitud preocupante, pues también es conocida la íntima e histórica relación que ha tenido el expresidente Uribe y los guerreristas del Centro Democrático,  con altos mandos militares, activos y en retiro, promoviendo la continuación del enfrentamiento armado, descartando negociaciones con ELN,  poniéndole talanqueras al proceso de paz y funcionamiento de la JEP y boicoteando  confesiones de crímenes cometidos por militares, políticos y empresarios ligados al paramilitarismo y exigiendo la verdad y reparación sólo a los guerrilleros.

 Sin duda que la continuación del conflicto armado en Colombia atizado por políticos radicales,  guerrillas, delincuencia organizada y neo-paramilitares, retardará la adaptación del Ejército, más profesionalizado en la lucha contrainsurgente interna,  que en custodiar las fronteras.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
  • 260
  • 4.6
  • 34

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta