cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Divinidad
Reflexiones |
11.01.21
  • 5
  • 1
  • 66
Sinopsis

A veces lo divino se resume a la comunión con lo humano.

La divinidad siempre está. Se mueve al ritmo del latir de un corazón. Fluye como las agua de la tierra. Arde como las llamas del infierno. Brilla como la estela de los angeles en el cielo. A veces toma forma terrenal, infernal o celeste. Pide prestado un cuerpo, un envoltorio limitado para su idiosincrasia infinita, camina, conoce, siente, y expande el cosmos al morir. A veces soy yo quien se embriaga en divinidad, y no sé si es adicta a mi cuerpo o yo soy adicto a ella. La siento vibrar cuando me acaricia con el viento, fluyo como los ríos de la tierra cuando el agua se escurre por mi piel. Floto en humo sosteniendo un pedazito de infierno en la mano mientras la nube mundana se hace tangible para luego diciparse, sonrió en aristas del cielo que se dibujan en la sonrisa de quién sus penas decide contarme, al que su suerte termino llevándome, me siento divino y a veces perdido.. Me tiño de sombras que atañan la gloria de luces del mañana De virtudes que se apagan y de penas que se ahogan en las aguas de la psique, estanques de locura y muerte, en medio la vida va en una escala tonal con el balance en la meta. Los problemas de la tierra siempre se van a asomar pero es en divinidad que los puedo destronar, y a los demonios enviar a las aguas de Acheron, mientras las gracias del cielo vuelvan a tomar mi rostro y la luz de la vida me muestre. Soy el huésped que se afana por la muerte y no se desea muerto. Soy el ente no silente que hace que la mente se fragmente en todo aquello que siente. Soy la balanza del caos y el orden, de la justicia y el placer, de lo que está mal pero hace bien, y de lo que es al revés. La divinidad siempre está y en suspiro se va, y en un suspiro regresa.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta