cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Doblemente buena 4
Fantasía |
07.09.19
  • 4
  • 6
  • 101
Sinopsis

Ella: Hola guapo.

El: Hola princesa.

Ella: Hace semanas que no sé nada de ti ¿Estás con alguna otra chica quizás?

El: Podria ser.

Ella: Vale, pero al menos podías haberme dicho algo. No lo entiendo. Estábamos tan bien juntos y de repente no me hablas.

El: Lo siento.

Ella: ¿Fue algo que pasó el último día que nos vimos? ¿Hice algo mal?

El: La verdad... No lo pasé tan bien como esperaba.

Ella: Pues te pregunté y no me dijiste nada.

El: No tenia que decirte nada. Me dejaste sin final feliz, mientras tú tuviste doble dosis de placer. Eso tenía que salir de ti cariño.

Ella: Es que me dió un poco de vergüenza. No olias muy bien...

El: ¿Qué no olía muy bien? Pues creo que eso es una apreciación tuya y con la confianza que tenemos podías haberlo comentado. Habría puesto remedio aunque dudo que ese fuera el motivo.

Ella: Lo siento.

El: O sea que yo te pude comer tu conejito salado, y tu apenas me tocaste...

Ella: No tuve mi mejor día contigo cariño.

El: Ya me di cuenta, ya.

Ella: Pero te lo compensaré cuando estemos juntos de nuevo. Te necesito. No he estado con nadie más que contigo desde que nos vimos.

El: No sé. Ya te diré algo, princesa.

Ella: ¿Hasta vuelto con tu antigua amiga, la que conociste antes de mí?

El: Si.

Ella: Ya... entiendo. Es más de tu edad y tendrá más experiencia que yo.

El: Me gustas cariño, y no se trata de que tengas más experiencia o no. Para mi todo va en función de dar y recibir en ese momento de pasión que disfrutamos, porque lo necesitamos, porque es una vez por semana y porque el que paga soy yo. Nunca he obligado a nadie a hacer algo que no le apetezca. Si en verdad tanto te gustaba, yo también queria que me quemarás con ese fuego que se supone llevas dentro. Aquel día no me quemé.

Ella: No sé qué decir ¿qué puedo hacer para que me perdones y me des la oportunidad de rectificar mi error?

El: Quizás valoraría que no me cobres, por ejemplo.

Ella: (Silencio)

El: Lo suponía. Suerte princesa.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 50
  • 4.61
  • 20

No penseis que mis dedos valen más que cualquiera de los vuestros. Grito a los vientos que si por vos pierdo la razón mis dedos dejarán de ser eso, dedos. Porque aunque haya nacido con dedos en la mano derecha y en la izquierda, entre todos no sumarán más.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta