cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Doña Olga
Reales |
22.04.21
  • 5
  • 4
  • 693
Sinopsis

Tomo prestada la historia de un joven que me contó su peor error en la vida, por supuesto el relato ha sido modificado, exagerado y contextualizado en parte , pero muestra la forma en que los jóvenes son influenciados y como esto afectará a veces todo el resto de su vida

El cosquilleo se sentía en casi todo el cuerpo, peleaba mi mente con mi corazón, tenía dudas que se mezclaban con la excitación el miedo y la emoción que produce el riesgo y lo prohibido

- porque puedo, si es porque necesito y puedo -  me repetía mordiendo mi labio inferior, Roberto me empuja bruscamente al interior y la bolsa que porto se cae, suena un pitillo agudo por algunos segundos, tardo en poder ver, la oscuridad es total , las linternas se encienden y Marcos me entierra un bastón en las costillas para avanzar, se oye el resoplido agitado de nuestros púberes cuerpos, me golpeo con algo en la cadera y lanzo una maldición , el cajón está cerrado, una luz roja comienza a girar a penas nos acercamos a la caja , me muevo despacio sudo bajo el buzo de mecánico y las orejas me arden por el pasamontañas, estoy ahogado y puedo sentir el olor de mi aliento a marihuana y cerveza , es entonces que de la nada sale la mujer , una mujer vieja en bata, que tiene en sus manos una escopeta, sin mediar palabra alguna dispara sobre Roberto y el ruido es infernal me acuclillo pero veo los fogonazos y el material  de los muros lanzando escombros sobre nosotros

Marcos chilla con las manos ensangrentadas y golpea el piso , veo que tiene una mancha que se va agrandando en la pierna, soy el único indemne luchando por buscar una salida , la oigo recargar , me entra el pánico, me arrastro a punta y codo por el pasillo , la mujer recorre los extremos  pesadamente y choca con algunas gavetas , oigo como amenaza con la voz enronquecida y se desplaza con una agilidad  incomprensible para sus años, Roberto ya no se mueve esta caliente aún y al tocar su cuello no tiene pulso, ambas manos sostienen su estomago vaciado casi en su totalidad en el piso , la nausea me estremece , avanzo hasta Marcos que gimotea y golpea el piso a instantes, muy blanco , alterado le hago un torniquete y sigo avanzando sintiendo la voz de la extraña mujer siguiéndome de cerca por los pasillos, a cada tanto me grita

te voy a encontrar puto pendejo de mierda - se me acelera el corazón y me saltan las lágrimas, hace tres horas jugábamos un partido en la calle, como fue que me metí en esto, percibo que di vueltas en circulo cuando estoy de nuevo en la caja las manos me tiemblan tanto que soy incapaz de abril el cajón así que me hago de un metal y lo palanqueo hasta que cede, cuando lo abro mi angustia aumenta y siento rabia, debe haber unos 25.000 pesos. Algo así como 23 euros , un arma corta, una bolsa con monedas y una cajita pequeña con una imagen de la virgen en plata maciza, un sudor frio viene apoderarse de mí, cuando me veo las mangas ensangrentadas, húmedo maloliente, las manos manchadas y temblorosas , rescato todo y lo introduzco en la bolsa de pan, el fogonazo da sobre mi cabeza al punto que el aire hiede a pólvora, me agacho y arrastro sorteando los pasillos como puedo intentando dar con la salida, estoy desorientado, voy llorando abrazado a la bolsa con la sangre de mis amigos  cubriéndome , casi al llegar a la puerta metálica que da al patio es que recuerdo el arma, decido que voy a vengar a mis amigos y la saco de la bolsa, es pesada e incómoda, le  reviso el cargador y saco el seguro, en cuanto este a tiro mato a la cabrona, espero impaciente, sudoroso, agitado, solo recuerdo la fuerza que me impulsó hacia adelante, el dolor indescriptible en el hombro y mis huesos desastillados saltando por los aires, el arma salta a un par de metros , me doy la vuelta como puedo con un chorro de sangre caliente como una lluvia , que me recuerda las películas de terror , se acerca con el arma apuntalada cerca de la clavícula derecha , es una sombra amorfa al principio, una mujer pasada en peso, con un rostro redondo, el pelo desgreñado, pero tiene garbo, se mueve en sincronía y sus ojos de un color amarillento destacan porque son grandes, me patea la zapatilla y cuando sonríe le faltan varias piezas, socarronamente me pregunta

- ¿cuántos quedan?, yo intento hablar, pero no me sale nada, siento empapado el pelo en sangre y el charco que de a poco se enfría estremeciéndome, ella vuelve a patear mi pie

¡cuántos quedan te digo? repite ahora guturalmente

- tay cagao, van a morirse todos aquí - me grita muy cerca, arrebatándome la bolsa con mi exiguo botín, cierro los ojos y veo mi torta con 13 velas dos días atrás, el desafío de robar la ferretería de dona Olga y me voy desvaneciendo.

Cuando llega la policía apenas estoy consciente , está sentada en una esquina, le toman la presión le dan agua con azúcar y va relatando  una historia completamente distinta, el botín a sido vaciado  en el suelo, excepto la virgen, el desorden con luz es total , no recuerdo que hallamos volteado las repisas, nada esta en su sitio .hay colillas, latas de cerveza que tampoco recuerdo, lloriquea y se victimiza al punto que el sargento la abraza , el arma ha sido puesta en un rincón , lleva pantuflas , el cabello desgreñado , los ojos enrojecidos, parece tan distinta, cuando me alzan lanzo un grito porque mi brazo entumecido me mata de dolor

-Nos persiguió. Nos disparó a quemarropa, esta loca esta señora quería matarnos chillo - entrecierra malignamente los ojos y solloza más fuerte  

-Tranquila señora ya está, les dio a los tres muchachos, uno tal vez no sobreviva, camino a la ambulancia la gente se agolpa cerca, oigo gritos de apoyo y también retractores

-Ta bien, eso se merecen los chicuelos malandrines estos!!

- Mamá cállese la mujer les disparó a tres niños

-Era su negocio, ellos irrumpieron - la corrige alguien

Y ese ? hay que esperar al legista esta muerto , mi amigo Roberto cubierto de sangre y con el vientre partido deja un reguero de líquidos mientras es montado en una camilla y tapado con una lona, Marcos va desmayado la pierna se ha inflado y se ve pálido, ojeroso, descompuesto, va desmayado, yo tengo el hombro completamente deshecho, oigo el crujir de los huesos rotos, la herida aun emite borbotones de sangre  y duele muchísimo ,al punto que creo desvanecerme a cada oleada de dolor, alguien toma mi mano, es mi abuela mandi

-chiquillo estúpido - me reprende, pero me acaricia la mano y la aprieta contra sí. En la esquina , apoyada en el poste de la luz mi madre me observa sin acercarse y con una expresión de pena, rabia, desconcierto o decepción no logro elegir solo una, no llora,  parece impávida mientras me suben a la ambulancia a la que ni siquiera hace amago de subir, es mi hermana Rosa la que sube , trece años mayor que yo , último año de pedagogía en letras , no dice nada solo se sienta junto a mí , sin tocarme, ni mirarme, el techo metálico se me hace a ratos extraño difuminado, el dolor sordo no pasa a pesar de las bolsas colgando a mi alrededor., en una mano enganachada auna pieza metalica del vehiculo las esposas

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ufff, una historia realmente terrible, donde el mal es respondido con el mal y la tragedia se materializa. Bien narrado.
    Excelente. Pan nuestro de cada dia aqui en Caracas. Niños de 14 años con 4 asesinatos y niñas de 14 años con dos hijos...victimas y victimarios.. Superdoloro por ser tan real... Y lo ultimo es lapidario.. Mi hermana en el ultimo de pedagogiase monto en la ambulancia....
    Una historia terrible muy bien contada, basada en hecho reales que da mucho qué pensar. A veces las cosas se precipitan de mala manera y se produce la tragedia.
    Historia trágica y desencadenada en una sorpresiva actuación de "Dona Olga"... Aconteceres reales. Saludos Pamela.
  • no creo que alguien viviera este proceso con calma , mas aun ,creo que todos los miedos se han paseado prepotentes por nuestros hogares ,nuestros trabajos, nuestra vida , llenándonos de incertidumbre, dolor y rabia

    A quien no le ha pasado....

    Puede que me equivoque pero los encuentros inesperados resultan ser en ocasiones tan importantes y decisivos como el conocer a alguien toda la vida , en honor aquellos amores que nacieron así de la coincidencia y el azar .

    La rutina es como el acido y los miedos como cuerdas desgastadas, que se rompen y sueltan la pesca cosechada, a su paso van esparciendo almas

    la vida es un sin fin de sensaciones emociones y momentos que deben ser vividos a totalidad, nada como un baño de felicidad que renueve todo a su alrededor

    Hace ya mas de un año, perdimos a alguien muy querido de forma violenta e inesperada, su mujer y ss dos hijos quedaron devastados, la he visto caer en la pena mas profunda , levantarse y caer de nuevo innumerables veces buscando una explicación que no llega. hace unos días me explico como es vivir con aquella tristeza a cuestas, he intentado interpretarla y compartirla con Uds. porque siento una honda impotencia, nada de lo que yo haga la ayuda , aquello me llena de preocupación y tristeza .

    A veces, la sensación física es tan abrumadora que nos talla el cerebro dejando una marca indeleble , perdurable y mágica yo que soy tan de piel, que disfruto cada sensación al máximo, me atrevo a invitarles a mi mundo

    ahora que mi país muta política, económica social y sentimentalmente, ahora que enfrentamos cambios tan profundos es que hago esta reflexión nacida de las entrañas atravesadas con lanza y flecha . y peleo esta batalla interna con mis genes y mi descendencia

    El duelo suele ser terrorífico, abismante, invalidante . estoy cierta que cada vez que oimos la sola palabra algo nos atraviesa .

    Magnificas tradiciones

  • 153
  • 4.57
  • 35

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta