cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Dos metros cuadrados
Drama |
03.05.22
  • 5
  • 9
  • 342
Sinopsis

DOS METROS CUADRADOS

           Laura encontró en el ordenador el vehículo a través del cual dar rienda suelta a buena parte de sus fantasías, algo así como el puente que la conectaba con un universo paralelo donde de algún modo poder hallar algo de sentido a su solitaria vida. Poco importaba a ese respecto que dicho universo no convergiera dentro de unas coordenadas tangibles y se extendiera, por el contrario, más allá de las fronteras que albergaban la clásica realidad espacio temporal. A fin de cuentas, las sensaciones que experimentaba en su seno eran reales, tan vívidas para ella como pudieran haberlo sido las caricias de unas delicadas manos o el beso de unos labios palpitantes, y dado lo parco que de ordinario se mostrase el mundo exterior a la hora de ofrecerle tales caricias y besos, había decidido encerrarse en este otro universo donde, aunque fuera mediante sucedáneos, hallaba parte de aquello que vedado le fuera en el llamado mundo real. El ordenador y la virtualidad que contenían sus entrañas de silicio se convirtieron así para Laura en su único refugio, un refugio donde se sentía más a gusto que en cualquier otra parte; se convirtieron, por así decirlo, en su verdadera vida. Apenas si ya recordaba los motivos que la habían llevado a buscar ese cibernético amparo: continuos rechazos, desengaños lacerantes, amores frustrados..., tantas y tantas cosas, tanta y tanta soledad. El mundo había sido hostil con Laura, y Laura había finalmente decidido dar la espalda a ese mundo hostil para instalarse en otro muy diferente, en un mundo virtual donde podía transitar a golpes de clic.

           El carácter ficticio de ese universo no parecía preocupar a Laura. En realidad, ni siquiera se percataba de ello, como tampoco se daba cuenta de que cada vez que era absorbida por aquellas cibernéticas quimeras, su aislamiento crecía en proporción. De esta guisa se fue agrandando más y más la distancia entre sí misma y el mundo exterior, entre lo virtual y lo real, hasta quedar convertido el puente que ambos espacios unía en una línea minúscula, una línea meramente imaginaria.

           Un par de metros cuadrados. Eso era todo el espacio que Laura necesitaba. Dos metros cuadrados capaces de dar cabida a su mesa, a su silla, a su ordenador y a su frágil cuerpo. Dos metros cuadrados. Nada más. Dos metros cuadrados que acogiesen sus dudas y vacilaciones, sus fantasías y terrores, sus fobias y su soledad. Sólo eso: dos metros cuadrados para sobre ellos erigir un orbe espurio. 

           Fue hallada muerta una mañana de verano. La cabeza descansaba sobre la mesa, apenas rozando el teclado del ordenador, en tanto que las manos colgaban inertes a ambos lados del asiento. La pantalla aparecía oscura, si bien, justo en la parte inferior parpadeaba una luz que venía a desvelar que allá dentro los circuitos seguían operativos, a tan solo un golpe de clic. No se halló ninguna nota de despedida. Sólo un montón de pastillas desparramadas por el suelo.

                                      (Diciembre 2011)

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ups, qué dura realidad, aunque pareciera (lo de realidad) una paradoja. Pareciera que tanta conexion, nos incomunica cada vez más. Tenemos que entender que los seres"animados", somos seres sociales y nos vamos constituyendo a través de los demas. Muy bueno, abrazo.
    magnifico relato, una bofetada de esas que escuecen , lamenmtablemente la realidad de muchos, aunque cerremos los ojos y evitemos enfrentarlo. felicidaddes! un abrazo
    Bello y duro a la vez, un saludo
    Un soberbio relato. Habrá bastante gente, que aburrida de su mediocre vida se sumerjan en un mundo paralelo, virual. Se sabe que a veces, el ordenador atrapa otra dimensión que puede ser fatal. Yo precisamente tengo en esta página un relato de un hombre que crea a una mujer a través del holograma, y se aisla de todo. Progresa la tecnología, pero las relaciones humanas están fatal. No sé cómo lo ves tú. Efctivamente los sueños lúcidos se an muy de vez en cuando. El hecho de que tú hayas tenido algunose debe a que trabajas mucho tu mente; lo cual en estos tiempos es una heroicidad.
    Ya estamos en ese tiempo, que un día creímos lejano y fictísio. Cada vez más entramos de cabeza y parece que no hay retorno. Buen relato, compañero!
    Con el fomento del individualismo, creo que esto va a peor. Es un problema muy actual y real,
    La soledad, ese mal implacable que nos condena a cada segundo. Saludos.
    Un drama muy real y actual. Buen relato.
    Un relato que aborda un tema muy real, aunque sea ficticio, narrado con coherencia y la clara intención que patentiza el final: un trágico episodio, que en nuestra sociedad no es imaginario. Casos de suicidio, mediante desafíos, por presunto juegos en las redes sociales , jóvenes han perdido la vida. También se ha determinado, que proliferan comunidades virtuales que se retroalimentan, recibiendo influencias negativas, observándose personas con trastornos psicológicos y a eso se une, casos de : rupturas amorosas, el bullying y problema de autoestima. Estimado Mario, otra forma, en tú magnifica pluma de visibilizar el problema. Felicitaciones !!
  • Relato de palmaria inspiración borgiana. Espero que el maestro, desde el más allá, sepa perdonar mi osadía

    Una de mis escasas incursiones en el género del terror. Espero que os guste

    Escribí este cuento allá por el año 2002. Lo comparto ahora con vosotros

    Aunque no suelo prodigarme mucho en lo que a versos se refiere, teniendo en cuenta que hoy es el día mundial de la poesía, qué menos que aportar mi pequeño grano de arena. Lo dedico especialmente a todas aquellas mujeres cuyos ojos son de color marrón. Hay mucha poesía enfocada a los ojos azules, verdes o negros, pero no tanta para ensalzar los ojos marrones, que son asimismo muy bellos. De modo que aquí va mi modesta contribución personal

    Publico este relato, escrito hace ya años, porque acabo de leer "El hombre y el páramo", de mi admirada Ana Pirela, y me lo recordó. Así que lo extraigo del baúl de los cuentos perdidos para compartirlo con vosotros

  • 42
  • 4.71
  • 10

Parafraseando a Benedetti, puedo decir que escribo porque me resulta imposible no hacerlo. En realidad, escribir es el único medio con el que consigo exorcizar esos puñeteros demonios que se empecinan en colarse por debajo de la piel para darle bocados al alma. Serán cabrones

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta