cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

22 min
Duelo 25: Nuestro silencio
Varios |
23.03.16
  • 4
  • 20
  • 5858
Sinopsis

la votación cierra el 25 de marzo a las 20:00

relato A

 

Ayer te vi, Clelia. Estaba comprando unas revistas en el quiosco cuando pasaste a mi lado. Ibas alegrando la acera de la calle del Pensamiento con el taconeo de tus esbeltos stilettos. Llevabas un abrigo del color de la arena del desierto que apenas dejaba ver un trozo de tu pierna y del encaje del vestido que llevabas debajo. Supuse que tendrías una cita con alguien a quien querías impresionar: a menos que hayas cambiado desde que estábamos juntos, no te hubieses arreglado tanto para una simple tarde de merienda con tu amiga Isabel.

Al verte, se removió todo mi interior. Pagué mis revistas sin siquiera fijarme en las monedas que entregaba al quiosquero y fui tras de ti ignorando cuál era mi intención al hacerlo. Enseguida mis pies recobraron la memoria y te siguieron al ritmo rápido de tus pasos. Iba unos cuantos metros detrás como hipnotizado por el juego de tus cabellos cobrizos con el viento. Quería llamarte pero el miedo atenazaba mi garganta. Al pasar por el portón del cementerio, volviste la cabeza y todo tu cuerpo se estremeció como las cuerdas de un arpa acariciadas por tus manos. Entonces recordé la última vez que visitamos un cementerio muy parecido a aquél y tuve miedo de que me descubrieras. Tragué la bola de amargura que se había aposentado en mi garganta y me di la vuelta camino de la soledad de mi casa.

Pasé la noche envuelto en tu recuerdo acompañado de una botella de whisky y las fotografías que no quisiste llevarte. Ya ves, amada Clelia: tú te empeñaste en romper con todo mientras yo no conseguí nunca desprenderme del aroma a violetas que me anunciaba tu presencia. Ahora me recreo en tu imagen como buscando resucitar mi alma muerta en tu sonrisa de papel. Contemplo la fotografía que me diste cuando empezamos a salir juntos, en esa que estás con Pizca, tu gato, y me parece verte la primera vez que te llevó Elena a casa de mis padres, con tu cola de caballo y tu minifalda negra con potos de colores. Veníais del Conservatorio, donde mi hermana estudiaba canto y tú, arpa. No te hubiera hecho caso de no ser porque Milord, nuestro dogo, quién sabe si impulsado por el rastro de olor a Pizca que traías contigo, se abalanzó sobre ti. Tú, que no esperabas tal recibimiento, perdiste el equilibrio y acabaste tendida en la alfombra del vestíbulo con todos tus libros, partituras y cuadernos desperdigados por el suelo. Elena y yo nos precipitamos a ayudarte a levantarte del suelo temiendo que te hubieras lastimado, pero te pusiste de pie tan rápido que apenas tuve tiempo de tenderte la mano. Después te perdiste en la habitación de Elena y no volví a verte hasta semanas después.

Estabas sentada en la terraza de una heladería leyendo un libro mientras saboreabas un granizado de limón. Los rayos del sol besaban tus hombros desnudos. Así, tan concentrada en la lectura, nadie diría que ya tenías veinte años. Te silbé pues no recordaba tu nombre y me miraste como si no me reconocieses. No esperé a que me dieras permiso para sentarme frente a ti. Durante unos instantes, permanecimos en silencio. No nos conocíamos y no teníamos de qué hablar. Sin saber cómo comportarme, cogí el libro que estabas leyendo: “La Cartuja de Parma”. Entonces, como inspirado, te empecé a llamar Clelia. Tuve suerte. En aquella época no era yo un gran aficionado a la lectura pero sí que había leído la novela de Stendhal y te impresioné hablándote de las desventuras de Fabrizio del Dongo. Después fuiste tú la que me embelesaste con tu charla. No puedo recordar lo que me estabas contando. Confieso que estaba más atento al sonido de tu voz, al aleteo de tus manos blancas y al baile de tu sonrisa sobre tus labios de mandarina que a tus palabras. Mientras el mundo seguía girando, el tiempo se detuvo para nosotros. Cuando la noche cayó, te tomé de la mano para llevarte a la casa donde vivió mi abuelo hasta que le llevamos a la residencia y, como si tuviéramos un acuerdo tácito, olvidamos el pudor y nos amamos hasta que el nuevo amanecer dio paso al mediodía.

No le dijimos a nadie que nos amábamos, ni siquiera a Elena. Temíamos que, si lo sabían los demás, se rompería la burbuja de dicha que nos aislaba del mundo. Te esperaba a la salida del Conservatorio, al otro lado de la calle, oculto tras un quiosco muy parecido al que ayer me descubrió tu presencia. Llegabas a paso lento, como si quisieras hacerme rabiar con tu demora. Luego, de pronto, echabas a correr y me rodeabas el cuello con tus brazos. De camino a la casa del abuelo, cogidos de la mano, nos quitábamos la palabra mientras relatábamos los pequeños acontecimientos del día: tus clases, las mías, las discusiones que tenías con tu madre por pequeñas cosas que a ti te parecían una enormidad...

Llevábamos seis meses robándole tiempo al día para encontrar un momento para nosotros cuando te propuse que nos fuéramos a vivir juntos. Había encontrado un trabajo de administrativo en una empresa de exportación de corbatas de fantasía y con mi sueldo, aunque precario, podíamos alquilar un apartamento pequeño. Fue una sorpresa para nuestras familias, sobre todo para Elena, que nos reprochó que no le hubiésemos contado lo nuestro. Tus padres y los míos intentaron disuadirnos del plan temiendo que, si vivíamos juntos, abandonásemos los estudios. Pero no hicimos caso de nadie y una semana después de proponértelo, dormimos en nuestra cama.

Nuestro hogar tenía dos habitaciones: una para nosotros y otra para el arpa. Me parece que estoy oyéndote ensayar tu parte del Concierto de Häendel al llegar a casa de mi trabajo. Permanecía en la puerta de la habitación sin moverme para no molestarte hasta que me descubrías. Entonces lo dejabas todo para venir a mis brazos y abandonarte a la pasión tantas horas contenida.

Para ayudarme con los gastos de la casa, te buscaste un empleo de camarera en un bar de copas. El día se encogió tanto que, entre los estudios y el trabajo, apenas teníamos tiempo para nosotros. Vivíamos arañando minutos a las horas hasta encontrar un momento en que disfrutar el uno del otro. Cuando terminaba mi jornada laboral, iba al bar y me tomaba un vaso de whisky mientras esperaba que terminases tu turno. Después, recorríamos los locales de moda en la noche madrileña en busca de una gota de alcohol que nos limpiase de la fatiga del día y acabábamos rendidos de pasión en nuestra cama cuando el alba despuntaba.

No fue sino este frenesí el culpable de nuestra desgracia. Un sábado, ya de mañana, de regreso de una de nuestras noches locas. Conducía el Renault Megane mientras tú, adormilada, descansabas la cabeza en mi hombro. El cansancio de tantas horas en vela volvió torpes mis reflejos. Los ojos se me cerraban llamando al sueño mientras un CD dejaba escapar los acordes del Concierto para flauta y arpa de Mozart interpretado por ti. Debí de quedarme dormido. No sé. No recuerdo más que el grito de un animal herido, que luego resultó haber salido de tu garganta, y un golpe en los bajos del coche. Detuve el Megane en seco y bajé aprisa. La confusión de mi mente no me dejaba entender lo que veían mis ojos: un amasijo de hierro, carne y sangre. Detrás de mí, te agarrabas a mi jersey. No te permití mirar, querida Clelia. Te tomé las manos y te forcé a regresar al coche. Pero antes de que pudiera dar la vuelta a la llave de arranque, abriste la portezuela y corriste hacia el lugar del accidente.

Cuando regresaste, traías el rostro demudado, la misma máscara de dolor que ya no te abandonaría hasta el día en que te fuiste, Clelia. Querías que llamásemos a la policía, no hacías más que gritarme y golpearme el pecho con los puños, pero yo sólo oía una voz dentro de mí que me decía que huyéramos. Te zarandeé y te obligué a meterte en el coche. Luego, guardamos silencio hasta llegar a casa: un silencio preludio del que acabaría destruyéndonos.

Al mediodía, los informativos de todos los canales de televisión abrieron con la noticia del atropello de una madre con su cochecito de bebé. Se desconocía quién era el conductor responsable, que se había dado a la fuga sin prestarles auxilio. La palidez de tu rostro delataba la impresión que te causaba la noticia. Entonces fui yo el que quiso llamar a la policía. Pero no me dejaste. ¿De qué servía ya si no les podíamos devolver la vida a la joven madre y a su bebé? Tenías miedo de lo que me pudiese ocurrir. Y, ahogada por el pánico, me hiciste prometer que no se lo contaría nunca a nadie.

Como si de un acuerdo tácito se tratase, no volvimos a hablar de ello, pero el recuerdo de la madre con el niño nos perseguía día y noche. Seguíamos saliendo en busca de diversión pero nuestras risas sonaban forzadas; seguíamos hablando de las mismas cosas pero nunca de lo que nos angustiaba; seguíamos amándonos pero en nuestras caricias no había ternura sino rabia y miedo. La culpa roía mis entrañas y me obligaba a rehuir tu mirada. Nuestra vida se tiñó de rojo y negro: el rojo de la sangre en la que se ahogaron nuestras víctimas, el negro de nuestro silencio. Sí, amor mío, porque, callándonos, ocultamos el dolor y la culpa que albergábamos en el corazón: preferimos hundirnos en la farsa de felicidad que nos iba matando poco a poco.

A veces, en mitad de la noche, me despertabas con un grito de angustia muy parecido al que precedió a la tragedia. Tu dolor, querida Clelia, me angustiaba, pero no podía hacer nada por aliviarlo. Cuando intentaba estrecharte en mis brazos, corrías hacia el baño y cerrabas la puerta por dentro. Me quedaba escuchando junto a la puerta cerrada sin atreverme a pronunciar tu nombre, Clelia, no fueras a rechazarme. Y me preguntaba si la llave que me impedía entrar, no me estaría cortando también el paso a tu corazón. Hoy me duele mi cobardía, nuestro silencio, que nos fue alejando más y más.

Al cumplirse el primer aniversario del accidente, te atreviste, por una vez, a hablar de ello. Me pediste que te llevara al cementerio: querías llevar unas flores, dijiste. Al principio, me negué. Te grité que se trataba de una idea morbosa que nos haría daño, que no era bueno hurgar en la herida. No podría decir ahora si temía agrandar tu sufrimiento o era el miedo a verme desbordado por la culpa lo que me impulsaba a negarme. Pero tú me suplicabas entre lágrimas y acabé accediendo para no ser testigo de tu dolor.

Compraste unos lirios blancos que depositaste a los pies de los dos sepulcros. Después permaneciste unos minutos en silencio, con la cabeza gacha, como musitando una oración a un Dios en el que no creías. Tu mano se asió a la mía y me apretaste con fuerza. No recuerdo, amada Clelia, cuánto tiempo permanecimos allí unidos en el silencio; lo que sí recuerdo es que en esos momentos creí que volvíamos a ser uno.

De regreso a casa, mi corazón se iba colmando de dicha. Estaba convencido de que, con la visita al cementerio, habíamos dejado atrás tu dolor y mi culpa. ¡Qué confundido estaba, amor mío! Al llegar del trabajo tres días después, te encontré con el abrigo puesto y rodeada de maletas. Me estabas esperando, dijiste, para despedirte. No aguantabas más; no podías vivir como si no pasase nada, como si no hubiéramos enterrado el amor en nuestro silencio. Mi corazón se detuvo al oírte y, con él, mi vida entera. No supe qué contestarte para retenerte y te dejé marchar.

En estos cinco años desde que te despediste de mí, amada Clelia, no ha pasado un instante sin que me haya prometido llamarte, enviarte un WhatsApp, un correo electrónico para rogarte que volvieras. Te he escrito miles de cartas que, luego, han terminado en la papelera y he ido a la puerta de la casa de tus padres sin atreverme a llamar no fueras a rechazar a quien destrozó tu vida.

Ayer te vi, Clelia. Estaba junto al quiosco cuando pasaste a mi lado. Lo dejé todo para seguirte pero el miedo me volvió a sumir en el silencio: nuestro maldito silencio.

 

 

 

relato B

 

Hay palabras en nuestro vocabulario que son imposibles. Una de ellas es “Siempre”, y no es posible que algo dure para siempre, ni el Universo. Si acaso quedará una negrura infinita (palabra hermana) imposible de concebir, y mucho menos cuando no quede nadie. Nadie… es imposible que alguien no sea alguien.
Otra de las palabras, ya que he nombrado a la nada, es “Vacío”. No tiene lógica que no haya un mísero átomo en cualquier parte. Hasta en el hueco del espacio uno termina por tropezarse con un objeto sideral debido a ese caos ordenado, aunque sea el fragmento de un fragmento de un meteoro enano, una pelota sin explicación flotando en mitad del océano.
¿Te has percatado de las palabras imposibles que ha habido en apenas unas líneas? Están por todas partes haciendo de las suyas, pero ninguna es como la palabra que más… ¿Odio? No, porque sería reconocerle un grado de apreciación. Es mas bien un respeto, una admiración oculta irreconocible.
Me refiero a la palabra “Silencio”.
Derivado del vacío, se haya la voz de la nada. Nadie lo ha escuchado, no te creas tus propias mentiras. Es imposible estar en un lugar en que no se escuche un mínimo, aunque sea el intento de roce de los átomos. Sé que estás pensado en el espacio, donde no hay aire que vibre, pero hasta en esa soledad absoluta escucharíamos a nuestro propio cuerpo apagándose…
El silencio es donde mueren las palabras. Imagino un bar cerrado por la noche, que fue llenado por el día de cientos de palabras que mueren precoces. Eso significa que nuestro entorno es un cementerio, un lugar donde la cháchara y la última palabra del genio resultan que tienen la misma importancia. Hay gente que intenta y logra rescatar los sonidos del silencio, y si no acaban locos es porque nuestra razón lleva siglos de evolución.
Me hallo en ese bar, solo, infiltrado sin que nadie lo sepa. Sentado en la barra, sin variar mi interior de preguntas y deducciones que olvido por su poca importancia en comparación a mi duda principal. He pasado años buscando por el silencio, y como un matemático he probado e investigado hasta tener cicatrices en el cerebro. Una vez me preguntaron cuál era mi música favorita, y les respondí que el silencio, porque era lo que menos había tenido en mi vida.
Son esas conclusiones lo que en verdad me atormenta, pero como orgulloso siempre echo la culpa. Un concepto inexistente me derrota, ¿sumun de lo patético? ¿O algo más natural de lo que parece? Y sin embargo lo siento, bajo las capas del ruido urbano de afuera o de mi respiración; incluso bajo la humedad del ambiente. Dime que no existes, viejo amigo, que no hubo nunca un guardavías de Dickens.
Y sigo aquí sentado, como un cliente que nunca será atendido. Pensando, evaluando qué paso dar para encontrar al verdadero silencio. Las grandes proezas requieren riesgos a la altura, o una locura inadmisible en un principio. Debo superarme, y secuestrar al dueño del bar me es algo impensable, al menos así lo era el día anterior. Ahora lo tengo atado a mis pies, arrancada su conciencia de un golpe de llave inglesa. Vivir para ver, un inglés maleducado.
Lo meto en el coche y me subo para alejarme con calma, intentado hacer el menor ruido posible. Tengo preparado un sótano, lugar que creé con mis ahorros y un préstamo que no creo poder devolver. No importa. Si logro lo que tengo pensado, todo me será perdonado. Es en pos de mi orgullo, así es en toda gran investigación, y si se consigue un milagro de forma colateral y accidental, pues mejor.
La casa apartada, donde el aire inquieto. Varios cerrojos, suelo sucio, apenas muebles y un cuadro sin valor. El paisaje del primer escalón y la oscuridad que invita. Cómo odio también a la oscuridad. Qué fácil es lograr que no exista la luz y conocer su auténtico contrario. ¿Por qué no es así con el silencio? Sólo hay sonidos y sonidos, música que no me ensañaron a bailar y de lo cual me señalan como si tuviese culpa de existir. Les enseñaré, les daré la lección que necesito.
Lo coloco dentro del compartimento estanco. Dentro hay una cámara para observar por pantalla las reacciones. Es mejor el micrófono de ésta que el propio objetivo. Es necesario y útil. No hay otro modo.
Espero las horas mirando la pantalla, sabiendo que puedo grabar durante días. Observo a ese hombre que pronto despertará y echará de menos a su familia y al local, a sus amigos y clientes; incluso a sus enemigos, centrado su foco en uno que nunca verá.
Ni escuchará.
Sucede.
Y observo.
Pasa un día y no hay ninguna reacción que no espere. Maldito. Calla y escucha. He creado este entorno para ti. Deja de gritar por ayuda, estate quieto y escucha a la nada. La quiero encontrar para ti para arrebatártela por egoísmo, porque no sabrías apreciar cuál es el sonido de que nada exista. Si lo logramos, seremos pioneros de un anti-big bang, ¿no crees? Un nuevo ruido invisible tan importante como la radiación reinante de la primera explosión. Su contrario, deleitarse con lo que quedará después de la existencia.
Para siempre.
Pasa otro día y el tipo está más calmado. Tiene nombre, no para de decirlo antes de una nueva clemencia, cada vez más rebuscada. La desesperación no ha dejado de pilotarlo en ningún momento. Hay algo que me inquieta, y eso me excita. Su temor es contagioso, y me hace sonreír sin ganas. Creo que me estoy acercando.
Otro alba y el tipo está más delgado. No olvido apretar el botón para que entre un poco aire que lo alimente, el justo. Ese es el verdadero alimento, amigo, el lugar donde habita el sonido. Mi objetivo es matarlo de hambre. No a ti, preso, sino al aire. Ahogarlo para que se calle de una vez y me revele el secreto.
Otro día.
Otro.
Ha muerto.
Repaso las grabaciones. Las escucho sin abrir en ningún momento los ojos. En los momentos de calma sigue habiendo un mínimo, ese apenas que me mortifica. Pero he logrado una décima de avance, lo sé. Justo cuando murió el apresado observé un cambio en su rostro. Un alivio, un poco de magia. Qué envidia me dio. Repaso ese cuasi-segundo muerto una y otra vez, edito y creo un bucle. Una y otra vez, hay algo ahí…
Necesito más ayuda.
He capturado a la mujer del dueño de bar. Es lo mejor, así le ahorro la pena de saber que está muerto. Mejor que se reúna con él en la incertidumbre que en la tristeza. Sé de lo que hablo, sé bien de melancolías que no sacian.
Octavo pecado capital.
¿Qué número es la lujuria?
Supongo que no importa, me he dejado llevar porque no se callaba, así que es culpa suya. Cuando he terminado se ha quedado quietecita, sollozando hasta que su cara ha cambiado a un nuevo color. He machacado su aire para que resulte más sencillo. Cómo brilla por las lágrimas, parece un hada… deja de tentarme.
Ha muerto más rápido que su marido, y eso me ha permitido avanzar antes. La intuición de silencio en su momento final de vida ha podido ser grabada. La escucho una y otra vez, y alcanzo tal éxtasis que realizo una mueca que resulta extraña, y por lo tanto nueva.
Necesito otro más. A la tercera va la vencida, como bien dicen los esclavos del ruido.
Con los niños la sociedad se mueve más. Es increíble cómo se ha movilizado la policía cuando he secuestrado al hijo del dueño del bar. Es un chico listo, pues me reconoce. No he tenido valor de golpearle, así que he usado psicología y la promesa de llevarlo con sus padres. No le he mentido, ¿verdad? Verdad, otra de esas dichosas palabras. ¡Dejadme en paz! Paz, otra de…
Creo que este preso va a durar menos, pero resulta perfecto para que dé tiempo antes que me encuentre la policía. No andarán lejos de alguna pista que les conduzca hasta aquí. Así que me apresuro y acelero la muerte del chico.
Sus gritos no me gustan. Esto no está bien.
Es en pos de un gran descubrimiento, le explico, pero no me comprende, ¡nadie me entiende! Le golpeo y se calla. Bien, así, y ahora déjame salir y comprobar cómo te mueres por la falta de aire. Déjame escuchar lo mismo que tú…
Sus pulmones son más pequeños, y hacen un ruido extraño. Eso es nuevo. Buena señal. Permanezco atento. El sótano está silenciado, si ahora entraran a la casa no lo sabría. Es necesario para mi experimento…
La señal. Su rostro. Magia. Sí. Sí. Lo tengo.
Te encontré.
Edito la décima exacta. La ausencia de aire de vida, ese corte en el tiempo. Me emociono, creo el bucle y lloro. Lloro por los años de sufrimiento compensados. Aprieto con las manos los auriculares de estudio y me dejo embriagar por una belleza digna del espacio.
Apenas una décima. Es ella. El silencio es ella. Y me excita, la amo a primera escucha.
Y le doy las gracias.
Gracias.

La policía logró tumbar la puerta que había al final de las escaleras que conducían al sótano. Un olor los atacó, reaccionando todos con el gesto de taparse. Entraron y a un extremo contra la pared vieron dos cuerpos adultos irreconocibles. Al frente había otra puerta que parecía conducir a otra habitación, una construida y preparada. Dejaron a un lado la mesa de grabación de alta gama y se dispusieron a adentrarse en aquel habitáculo. La puerta no emitió sonido alguno al moverse. Era como si no existiera el sonido allá dentro.
El compartimento recibió el aire y dio una impresión de alivio. En una esquina se hallaba un cuerpo menudo y encogido. Parecía un niño, pero estaba irreconocible. Contra la otra esquina había un hombre, sentado con las piernas separadas entre sí y los brazos caídos. No llevaba ropa, siquiera tenía pelo por su cuerpo. Y el pecho… su pecho estaba enrojecido, casi morado, lleno de arañazos que habían levantado gran parte de la piel. Parecía como si hubiese intentado abrirse el cuerpo con las manos porque algo intentara salir; algo atrapado dentro, despertado sin permiso. Pero lo que más destacaba era su rostro, por su sonrisa y mirada abierta. Observaba algo más allá, una satisfacción imposible de entender. Su sonrisa era de orgullo y logro, pero la punta se torcía con temor.
Los hombres no se movieron, permanecieron llenando su mente de esa imagen. De repente los imperceptibles crujidos de sus cuerpos se enaltecieron, y fueron bañados por su propia respiración, de la que no creyeron tener paciencia para soportar todo un día. Quizá, lo que había dentro de aquel hombre intentó salir por la garganta y lo había ahogado. Esa es la impresión con la que soñaron y evitaron vivir los policías por gran parte de su vida, esa vida hallada en un mundo lleno de ruidos que ya nadie escucha junto a otros que nadie se percata.
El policía más rezagado no había entrado en la habitación. Estaba junto a la mesa de grabación analizando una libreta con decenas y decenas de apuntes. “Protección” era lo último de la libreta, escrita en mitad de una página. Daba una sensación de alejamiento, de hallarse la palabra flotando en medio de una nada blanca, sin un alrededor posible. El policía no lo entendió, concluyendo que “Soledad” sí sería una palabra más adecuada.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta