cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Duelo contra Ever
Humor |
16.04.17
  • 4
  • 3
  • 2186
Sinopsis

Relato del duelo que tuve en el grupo de WhatsApp de escritores, donde puedes unirte en el siguiente enlace: https://chat.whatsapp.com/8SailvKidwi5XYamPg1GrN

—…y le dije, “veste” a la mierda, hombre. ¡Largo!
—Ajá.
—Y el sargento: “No, no, usted sabe más, perdone, perdone, el teniente se equivoca” ¡Pues claro, hombre! —Calló para llevarse el cigarro a la boca y quitárselo enseguida como si lo tuviese al revés—. ¿A que sí?
—Sí.
—Claro que sí. Joder.
Y con misma prisa dio una calada. Absorbió como con una pajita, lo que provocó una tos que mantuvo el cigarro en los labios entre malabarismos humeantes. Lo pilló a tiempo y entonces tosió con fuerza, enrojeciéndose.
—Estos cigarros no son de calidad, eso es lo que pasa.
—Ya.
—Cuando hice el servicio sí habían cigarros de verdad, y bajo manga. De hecho aquello era más ejército que lo de ahora. ¿Tú crees que entonces estaríamos paseando como estamos haciendo ahora tú —remarcó— y yo? Claro que no, el problema es que hay una mala gestión que nos hace perder el tiempo. En mi época no paraba de moverme, de ir aquí y allá, de llamar la atención a quien se lo buscase, y eso que era un soldado raso, pero ni el coronel se salvaba. Una vez vino un general y me felicitó por lo activo que era; y porque las comunicaciones no iban muy allá, pero me dijeron que hasta el ministro quería felicitarme. Levanté la base yo solo, ¡menuda panda de holgazanes tuve a mi mando! Oficiales incluidos. Era un soldado eficiente, de los de verdad, no como ahora que todo lo que hacen es estar en la cantina comiendo y quejándose del país. Una guerra, eso es lo que necesitan, que por cierto casi voy a una, pero hacía más falta en la base. Este cuartel es postizo, existe porque, mira, hace falta. Lo que pasa que no forma a la gente como debe, si estuviera mejor organizado… —Miró hacia su mano y lanzó la colilla. No la pisó—. Estos cigarros hasta duran menos.
El otro afirmó con un gemido.
—¿Me das otro cigarro? Ya te lo devolveré. Sólo uno más.
El soldado que lo acompañaba meneó la cabeza y entonces sacó el paquete de tabaco del bolsillo trasero para ofrecérselo.
—Vaya, queda uno. Bueno, me lo pillo yo y ya luego al salir ya te pillas otro paquete.
Un destello rojo.
—El caso que estos cigarros son una mierda. Pero es lo que hay. Deberías comprarte una marca mejor, que no te gastas ni un duro de más, ¿eh?
Una luz rojiza rebasando el fondo.
—Di que sí, que hay que ahorrar, que este país está así de mal por culpa de holgazanes y gente que sólo trabajan el pico. Si fuese con palabras, el mundo ya estaría arreglado de hace tiempo. El problema es ese, que el habla está sobrevalorada, que por mucha teoría no se aprende nada, que si no lo haces no lo sabes, chaval —alargó.
—Ajá, y…
—Niñatos. Niñatos por todas partes. Dos años en el ejército daba yo a cada uno. O tres. Y a los que valen, a los que se les ve con sólo mirarlos, en puestos aptos. Este país está lleno de charlatanes que saben convencer. No se diferencian mucho de los sectarios, ya me entiendes —Fue entonces que miró a los lados, acercó la cara y dijo en voz baja—: y lameculos. La chupan como una rusa en busca de papeles —Alejó la cara y entonces recordó que tenía el cigarro sin encender entre los dedos. Pidió fuego a su compañero. Una vez encendido, dio una calada de triunfador—. Y luego pasa que está la mala suerte como la mía, que me acusan de hacerle la pelota al cabo. ¿Qué dices? —clamó—. Si él me suele pedir ayuda es porque sabe que soy el único que merece en toda la unidad. No te estoy menospreciando, ¿eh? —aclaró.
Un degradado rojizo descendente que regresa ascendiendo con más velocidad.
—…y la unidad podría mejorar si…
Un baile de colores cálidos donde predomina el rojo.
—…y la celebración para el comandante salió bien gracias a…
El carmesí.
—…un baile de máscaras. La Muerte Roja entre ellos…
Ratas despellejadas.
—…la metáfora del concepto de la situación carnal del cadáver prematuro…
Ojos que dejaron de ver hace tiempo.
Bocas que debieron callar hace tiempo.
Hace tiempo.
—…y mi mujer dando por culo. Como siempre. Menos mal que me zumbo a la del quinto, que me ayuda y apoya dejándome dinero… ¿Eh? ¿Qué te pasa? Estás muy callado.
—Sí.
—¿Has dormido bien? Sé lo que es eso. Hubo una época que no dormía bien debido a que tenía que preocuparme y encargar de todo que si en casa, el trabajo, mis padres y mi tío enfermo… Eh, lo que digo, estos cigarros se acaban enseguida. ¿Vamos a que pilles otro paquete?
La cabeza giró hacia él con una calma ceremonial. Los ojos expresaron una oda que empequeñecieron todas las palabras que existieron alguna vez.
—Tengo maría—se pronunció el compañero.
—¿Ah, sí? Si quieres luego al salir quedamos. O mejor por la noche y así me da tiempo a pillar unas birras. Aunque no aseguro nada.
—Vale.
—En mi casa no, que mi mujer me pone a parir. Y en la tuya estará tu familia, imagino. ¿Qué tal si pillas el coche y vamos al parque ese de cerca del río? O a otro lugar apartado. Que luego el olor…
—Qué fácil lo pones.
—¿Eh?
Y un reguero de sangre tiñó el asfalto de madrugada.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 416
  • 4.56
  • 27

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta