cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
duelo "Fobia"
Varios |
27.03.17
  • 5
  • 12
  • 1822
Sinopsis

Vota por el relato que más te guste.

~~duelo “Fobia”

relato A


¿Fobia? ¿yo?

Empecemos por aclarar el término.

Según reza en el diccionario, fobia es un “temor intenso e irracional, de carácter enfermizo, hacia una persona, una cosa o una situación”, o también “odio o antipatía intensos por alguien o algo”.

Bien. Hay dos opciones para tenerla: o temo a alguien (o a algo), o le tengo un odio o antipatía sin igual. Les pondré en situación y juzguen ustedes.

Mi vecino es el típico que mira de arriba abajo cuando uno se cruza con él. Debe poner en conocimiento de todos que hago o dejo de hacer tal o cual cosa. Y seguro que critica mis acciones desde el punto de vista más subjetivo que pueda adoptarse por lo que, en base a ello, todas son punibles. A veces me planteo tomar una iniciativa en función del resultado que pueda obtener y, por tanto, qué comentarios y valoraciones pueda hacer de mí. En ese sentido, tendría temor. No obstante, mi determinación me obliga a realizar la acción, o no, sin miramientos, lo que desmonta el miedo enfermizo; aunque tampoco es menos cierto que, precisamente por esa actitud, mi consideración hacia él roza más bien el odio.

Siguiendo el planteamiento cartesiano de dudar de todo, lo primero que tendría que hacer sería cuestionar si tal comportamiento tiene lugar, para asegurar que por ello está justificada mi actitud hacia él. Porque, al igual que pensaba Descartes, un genio maligno puede estar haciéndome creer tal cosa sin llegar a ser cierta. Pero a este ser, me refiero al genio, lo conozco desde que tengo uso de razón y sé que no me engaña. Por tanto, la forma de actuar del vecino debo considerarla cierta.

Y, de cara a la segunda alternativa, si mi actitud ante él fuera de odio ¿por qué motivo, entonces, lo saludo cordialmente? No, está claro que no lo odio. Solo me resulta algo antipático, pero no en el grado de intensidad que define el término fobia. Si esto fuera cierto, cosa que pongo en duda siguiendo el antedicho planteamiento, no tendría sentido que hubiera acudido a una reputada tienda de armamento militar, entretenido por más de media hora al sufrido dependiente para que me muestre todos los artículos y, finalmente, marcharme con un paquete bajo el brazo. El genio maligno no me ha propuesto que haga tal cosa, de eso puedo estar seguro.

Entonces, si descartamos el odio acérrimo y aún así se sigue pensando en la existencia de la fobia, de la que el genio no puede engañarme, no cabe otra cosa por concluir que poseo un temor intenso e irracional hacia él. Tal vez por eso haya decidido armarme, conociendo de antemano que el individuo es incapaz de matar una mosca. O eso me hace pensar el genio. No lo creeré, por el momento.

Quizás ahora, por ese motivo, estoy aquí esperando a que llegue, en el rellano de la escalera que necesariamente él debe tomar, ya que vive en un primer piso y renuncia coger el ascensor. Me siento en el frío escalón, sin consideraciones a lo que me pueda estar diciendo mi genio interior. Permanezco ahí sentado bastante tiempo. Otros vecinos me han mirado interrogantes, pero no han lanzado ni una pregunta al por qué de mi espera o si he perdido las llaves. Se han limitado a saludar, o no, y continuar su camino.

Finalmente ha aparecido mi vecino, con una sonrisa en su rostro por todo saludo. No me tomo la molestia de contestar ni devolviendo ese sencillo gesto. Deshago el paquete ante su atenta mirada, como si fuera un regalo que pretendo hacerle en reconocimiento de algún detalle que desconoce. Ante sus aterrorizados ojos aparece el arma blanca, brillante, nueva. He de reconocer que es preciosa, pero no la voy a utilizar en mi faceta de cazador, por el momento.

El vecino se queda paralizado ante la visión del objeto. “No pensará usted… aquí” dice tartamudeando, con un terror palpable, su cara pálida, sus piernas temblando perceptiblemente por el leve movimiento de las perneras del pantalón. Cojo el cuchillo, me pongo en pie y me dirijo hacia él. Debo actuar rápido ya que cualquier vecino puede entrar o salir de un momento a otro. El individuo no se mueve. Tan solo levanta los brazos en ademán de que detenga mi acción, pero como he dicho antes, mi determinación es férrea. Me coloco detrás de él y pongo el cuchillo en su garganta. Sus esfínteres no le obedecen y un pequeño charco se forma a sus pies. Es todo mío. Ahora tengo que decidir si atiendo las indicaciones del genio interior, el cual tampoco termina de aclararse, también le han asaltado las dudas y me agobia en sus contradicciones.

“Por favor, no lo haga” me implora. Yo sigo escuchando las elucubraciones de mi genio, que se debate en un cúmulo de interrogantes y respuestas. Un asesinato en el zaguán, que queda parcialmente oculto a la vista de la calle, dejaría a la policía sin prueba alguna del homicida. Ahora me siento con total libertad para hacer lo que solo yo decida.

“¿Le gustó mi cuchillo?”, termino diciéndole.

relato B

—Papá, tengo nuevos amigos.
—Wala, ¿y eso?
—Porque hay un chico en clase del que se ríen todos —El padre no dijo nada—. Y me he metido con él y eso le ha gustado a mis amigos. ¿Por qué me miras así?
—Estoy pensando. Creo que es momento de contarte cómo funciona el mundo.
—¿Eh?
—En esta vida tendrás que escoger. Muchas amistades surgen de formar bandos. Esos amigos, a menos que intervenga la casualidad, desaparecerán.
—¿Desaparecen?
—Se alejan. Es una amistad basada en la hostilidad común. Es frecuente.
—¿Hostilidad?
—Tendrás que escoger bando; o acaso apártate y no participes. Puedes actuar a tu modo, pero estarás solo.
—Papá…
—Escoge bando y machaca a quien es diferente. Cuando crezcas admirarás lo diferente. Forma grupos y define tus ideas sin darte cuenta. Las ideas te harán discutir hasta contigo mismo. Lo peor de la verdad es que cada uno tiene la suya, a veces más.
Unas lágrimas comenzaron a asomar.
—Escoge bando, no te quedes sin nadie. Si escoges el camino solitario, actúa. No te quedes parado nunca. Jamás…
—¿Señor Robertson?
La enfermera le tocó el hombro. Se sacudió al comprobar la sombra de la mujer cubriéndolo de repente, cómo de un segundo a otro la luz resultó opaca.
—¿Papá?
—¿Ya está jugando con el androide? —argumentó la enfermera—. Deje de idealizar, señor Robertson.
—Ya no idealizo.
—Pues no trate así al robot.
—¿Ha estado…? Uf, no puedo —Resopló—. Perdone enfermera.
El androide se alejó para jugar con otros pacientes. Sólo a él lo llamaba papá por petición propia. El doctor accedió por probar, ajustando la inteligencia artificial para simular que acudía al colegio. Desde entonces el doctor solía mostrar ese rostro de preocupación.
La enfermera se mantuvo hablando. Él le esquivaba la mirada, apartando el rostro como si descubriese algo brillante en el suelo cada poco. Las luces del techo resultaron molestas conforme la enfermera insistía en su verborrea.
Una vez la enfermera se alejó, Robertson quedó divagando en sus pensamientos:
“Por favor, escoge bien. Los tiempos de hoy son bandos, y el objetivo es unirse y acabar con lo que se considere injusto, aunque sea una palabra que no defina a la verdad. Es fútil, lo descubrirás, pero por favor, no cuestiones, actúa, no temas y no quedes atrapado en el camino que no termina. Es triste ver cómo no se avanza. Los días son crueles. Muy triste percatarse que fue uno mismo quien se amputó los pies.”.
—Papá.
Miró alrededor y se fijó en el androide por el fondo, junto a una anciana. Su corazón continuaba a un ritmo exacto sin descanso. Siempre se había sentido alguien con prisas, aunque apenas se hubiera movido del lugar que le correspondía en la vida.
Un salto por la ventana y todo acabaría. De pensarlo el pecho se le inundaba de un alquitrán metafórico. La respiración se le aceleró.
El corazón. Lo imaginó estallando.
Un único salto y todo el peso de una vida habida y por haber se aligeraría. ¿Cuántas veces lo habría pensado? Hasta eso se repetía…
—Una y otra vez.
—¿Papá?
—Oh. Estás aquí. Todo sucede tan idéntico que las imágenes van salteadas. Ya no presto atención.
—Comprendo. ¿Sabes? Ya no estoy con esos amigos.
—¿Y eso?
—Te hice caso. Prefiero ir por mi cuenta.
—Vaya. ¿Lo has pensado bien?
—Sí. Leeré mucho. O viajaré. En mi registro analizo el dicho sobre que mejor solo que mal acompañado.
—Los tópicos son aborrecibles. Son hermosos pájaros que hace tiempo que ya no vuelan.
—¿Los tópicos?
—¿Sabes? Tú estás a tiempo. Aún puedes volar.
—¿Por qué?
—Porque estás a tiempo. Ve a la ventana y salta. Da una vuelta en el aire. Estaré muy orgulloso de verlo.
Y así hizo el androide. Sin decir nada giró y comenzó a alejarse. Llegó a la ventana y la abrió. Se encaramó y se dejó caer. El ruido fue escuchado por todos los presentes en la sala.
“Pudo hacerlo porque no teme. Una pena que para vivir plenamente sea necesario sentir miedo.”

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Bienvenidos al Segundo Torneo de Escritores de tusrelatos.com Puedes participar comentando y votando. El ganador de cada duelo lo eliges tú.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta