cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
duelo macabro
Suspense |
05.07.21
  • 5
  • 6
  • 537
Sinopsis

El duelo suele ser terrorífico, abismante, invalidante . estoy cierta que cada vez que oimos la sola palabra algo nos atraviesa .

Veía correr las lagrimas por los rostros , los estremecimientos, los estertores, a pesar de aquello algo me mantenía ajena al dolor, pensaba en que yo debería ser la mas afectada y  por alguna extraña razón no sentía nada , no brotaban las lagrimas, no venia el ahogo y a cada que si alguien me abrazaba, solo sentía el ruido de las telas chocando entre si. No salí de ese estado de abulia por días , quizás incluso semanas, la gente a mi alrededor decía que estaba en shock,

No descubrí hasta pasados varios días que casi no dormía, que se me hacia difícil tragar y que mi rostro estaba pálido y ojeroso, tampoco que llevaba mas de tres días sin bañarme, ni lavarme los dientes, fue cuando Marta me visitó y la vi moverse incesante  a través del departamento recogiendo ropa, envases vacíos y un sin fin de frazadas dispersas por cada habitación en que no solo sentí vergüenza , también sentí pavor ; yo que me jactaba de ser pulcra y ordenada hasta casi la obsesión , estaba inmersa en esta bruma idiotizante, capaz de hacerme perder mi esencia  y mi cordura . La detuve un instante y la abrace fuerte, como si yo tuviese que compadecerla a ella, sollozo largamente entre mis brazos y yo no sentí nada . Al separarla de mi cuerpo aun sentía húmedo el cuello, toqué instintivamente mi rostro esperando que aquella humedad me perteneciera ,pero tenia las mejillas secas, Pensé en un terapeuta cuando la abulia no me dejó , comía y hablaba casi automáticamente sin un solo sentimiento pasional recorriéndome, yo que siempre he sido tan extravertida, desconocía mis propias reacciones absolutamente indiferente. Leí un par de libros , incluso algunos de poesía, buscando lograr encender mi motor, pero aquello no sucedía , seguía sacando las hojas del calendario encerrada en ese mundo irreal sin conexión , sin  poder sacarme la coraza. Fue  solo cuando el frágil pajarillo dio contra el cristal abruptamente y lo vi caer por la cornisa agonizando varios minutos antes de literalmente estirar la pata, al abrir la ventana el  delicado cuerpecillo se retorció un rato intentando incorporarse, hasta que se dio por vencido, entre la niebla espesa de la mañana , me golpeo el rostro la humedad gélida y de la nada una sensación de dolor se me alojo por todos lados , me dolieron las manos, los ojos, la espalda , los pies, el dolor se repartía y me cruzaba en agudas contracciones,  un ardiente espasmo muscular  cerca de la mejilla, y un punzante latir en la sien, fui de a poco tratando de meter el aire, una quemadura intensa me recorría la faringe a cada  bocanada , estuve a punto de saltar un par de veces, nublado el juicio por el dolor , estuve a punto de gritar, pero mi voz no salía, atrapada en algún lugar , me senté en el suelo frio, húmedo y se estremecieron mis miembros, la suave camisola se humedecía y yo no podia moverme; aterida, asustada, agotada , así pase un buen rato hasta que volví a sentir el aleteo agónico del ave, un zumbido en los oídos , intenté alcanzarlo pero estaba demasiado lejos, yo no tenia fuerzas, lloré largo rato ,hasta que se inflamaron mis parpados casi al quedar  adormecidos, ahogada, me arrastre literalmente hacia el interior del departamento, tenia mucho frio, pero no quería moverme, deseaba perder el sentido y creo que por algunos instantes así fue, sentí un piar , tan leve, tan despacio que me estremecí pensando en los juegos siniestros de mi mente , pero entonces lo vi ,tambaleante en el marco de la ventana , quede atónita mirándolo un rato , y me acerque de nuevo al ventanal, intente asirlo, pero tenia los dedos torpes por el frio y el esquivaba mis manos, por fin lo sostuve ,tenia sangre en un ala y le latía apenas el corazón, lo apreté un poco mas fuerte y me miró como si suplicase ayuda , entonces en un movimiento rápido y certero le retorcí el cuello, se parecía un poco a lo que había hecho con mi padre unas semanas antes, cuando me miró de la misma manera,  suplicante y apretó mi mano , lo solté al borde y lo vi caer los 5 pisos y estrellarse en el suelo, así como vi apagarse y nublarse los ojos  de papá. lo sostuve un poco, igual que al ave y lo solté cuando pararon los estertores. me sentí de pronto liberada, como si alguien me autorizara hacer esto, me levanté del piso ,me metí en el baño caliente varios minutos me vestí y peine , ordené por colores todo como siempre y baje por un café 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias a todos, es verdaderamente importante para mi que se den el tiempo de leerme, y su opinión ,me permite tratar de seguir mejorando Francesc pensé que la macabra era yo... ja, ja
    Un muy buen relato de suspense con final sorpresivo. Las frases sucesivas te dejan sin aliento y sin poder parar de leer. Enhorabuena Pamela. Buen día
    Buen relato...espeluznante y sorpresivo final, que descubre un perfil del personaje principal: una mujer con un comportamiento psicótico , mente fría y cruel. Saludos gratos Pamela.
    Un relato tan estremecedor como de buen suspense. No hay concesión alguna en el desarrollo del mismo. Lo del pajarito es tremendo. Está muy bien narrado. Se nota que te gusta la literatua.
    Hola Pamela, buen relato, me tuviste en vilo toda la lectura y el final, excelente. A veces, cuando escribimos desde el celular, aparecen algunos errores, sugiero que releas y ubiques bien las comas y algún pequeño error de tipeo (nos sucede a todos) para dejar el relato más limpio y ágil para leer. te felicito y continúa escribiendo, por favor.
    uf..... me estremecí ..........
  • El duelo suele ser terrorífico, abismante, invalidante . estoy cierta que cada vez que oimos la sola palabra algo nos atraviesa .

    Magnificas tradiciones

    Es verdad todos tenemos de que arrepentirnos , de no aprovechar la ocasión de no permitirnos perdonar , aquello se queda molestando, como un secreto oscuro que atormenta no tan dramáticamente como en el texto pero seguro no hay quien de algo no se arrepienta

    Tomo prestada la historia de un joven que me contó su peor error en la vida, por supuesto el relato ha sido modificado, exagerado y contextualizado en parte , pero muestra la forma en que los jóvenes son influenciados y como esto afectará a veces todo el resto de su vida

    En algún lugar lejano colgando del mapa , en un país estrecho , pequeño, olvidado, fértil ,insondable, exuberante, en un lugar bañado de costas majestuosas, prósperas, mágicas . legendarias ,en aquel lugar en que el mar significa tanto, para tantos, se oye el estremecedor bramido, ya no es un susurro, ni una voz ,ni siquiera un grito ....desde hoy es un bramido

    Es lo violento que resulta que alguien no pueda explicarnos porque, se mantiene a nuestro lado en algo forzado incapaz de asumir que ya no siente lo mismo, de demostrar el amor de la única manera que es posible, con la verdad

    supongo que el stress actual es capaz de bloquearnos y de predisponernos para que nuestras sensaciones se exalten y nos afecten

    No creo que alguno se salvara de este sentimiento, seguro menos dramático que lo expuesto, pero estoy segura que de cualquier forma intenso

    A QUIEN NO....

    dentro de cada uno de nosotros vive un alquimista

  • 155
  • 4.57
  • 34

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta