cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
E-MAIL PARA CARLOS (I)
Amor |
17.09.06
  • 4
  • 25
  • 10671
Sinopsis

De: maríaaudije@opimet.com
Para: carlosmengod@tricomail.com
Asunto: Hola
Fecha: 18 de Septiembre de 2006


Hola Carlos...

Te mentiría si dijera que no me ha sorprendido tu correo al igual que lo haría si te dijese que sabía que me escribirías. Por poco borro tu mensaje de la bandeja de entrada; no acostumbro a abrir aquellos e-mails de remitente desconocido, pero he de confesarte que el “Hola nena” te delató.

Hace algo más de tres meses desde que nos vimos por última vez; desde que tu visita fugaz a Lisboa y tu despedida en el puerto me cayeron encima como una losa. Ni un “te quiero”; ni siquiera un “hasta pronto”; tú y tu misterio. Nada que me diera esperanzas de volver a encontrarme entre tus brazos una vez más. Aún tengo grabada a fuego la última imagen que me dejaste ver de ti antes de subirte al barco: tu inseparable cazadora de cuero, mochila al hombro, vaqueros desgastados y, como no, cigarrillo entre los dedos que se consumía tan rápido como acababa nuestro tiempo juntos.

Supongo que Teresa se enteraría de lo nuestro. Quizás no se creyera lo de tu viaje de cuatro días a Lisboa por cuestiones de trabajo o encontrase entre tu ropa aquel colgante que escondí en tu mochila con la esperanza de que regresaras a devolvérmelo. Recuerdo el día en que te vi por primera vez, hace dos años. Era la hora del café y me dirigía hacia el salón del hotel para amenizar con el piano la sobremesa de los turistas. Os encontré en la recepción, a tu mujer y a ti con cara de recién casados. No te lo niego, no me pasaste inadvertido y me pareció notar cómo tú también girabas la cabeza a mi paso. Has de saber que mi pulso se disparó cuando, a la hora de la cena, me pediste que tocase “Ballade pour Adeline” para tu mujer. Siete noches fueron las que, sin tú saberlo, toqué para ti. Para aquel hombre capaz de estremecerme con sólo mirarme. Aún me pregunto como Teresa no se dio cuenta de nuestro juego. Dos años tuvieron que pasar para volver a verte; para volver a naufragar en tu mirada y consumar, por fin, el deseo que me quemaba por dentro.

Creí que no volvería a saber de ti.

Besos, Carlos.

María
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 48
  • 4.26
  • 618

Ummmm, leer, escribir, ir al cine, escuchar música y, sobre todas las cosas, ¡tocar el piano! "Terra mágica, perco-me em tuas ruas com aroma a sal enquanto contemplo morrer a tarde sobre teu rio e mar "

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta