cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
ECOS DEL MÁS ALLÁ 1
Suspense |
25.09.20
  • 4
  • 2
  • 274
Sinopsis

Es una historia que aborda el insondable misterio de la vida, y que yo la viví muy de cerca, la cual consta de tres capítulos y la publiqué en su día en una revista especializada.

A finales de los años 70 del siglo pasado, tuve ocasión de conocer a una familia a la que llamaremos Giralt que era oriunda de un pueblo colindante con Barcelona llamado Manlleu que estaba compuesta por un matrimonio joven y dos hijos de ambos sexos casi adolescentes, la cual se disponía a celebrar el aniversario del marido llamado Andreu. Y para ello dicha familia había decidido invitar a cenar en su casa a los padres del homenajeado.

Por lo tanto aquella noche Ramón que era el progenitor de Andreu, que era un hombre de seseinta años y de recia complexión buscaba con impaciencia en su armario una camisa limpia que ponerse, mientras que su cónyuge Carmen que era una mujer alta y huesuda, con una penetrante mirada en la que se traslucía una aguda sensibilidad, se hallaba frente al tocador terminando de acicalarse un poco.

Entonces ella que conocía la tendencia de su marido de hacer ostentación de su erudición por los varios libros que había leído en su vida, pero que en el fondo no era más que un deseo acomplejado de que se le reconociese su vigorosa inteligencia y así alimentar su vanidad le dijo:

-... ¡Y esta noche no nos des la lata con tus teorías que sólo vamos a pasar un buen rato en compañía de nuestro hijo y de nuestros nietos.

Ramón se sintio contrariado, pero no se atrevió a responder nada.

Cuando la pareja estuvo lista, tomaron su coche y se dirigieron al domicilio de su hijo Andreu.

Una vez que hubieron llegado a su destino los recibió muy cordialmente Mercedes, que era una atractiva mujer de cabello rubio, de ojos azules y de una esbelta figura. Junto a ella asomaban los nietos siempre algo esquivos con las caricias de los abuelos.

Ramón ofreció al joven matrimonio una botella del mejor cava, y Carmen abrazó amorosamente al dueño de la casa; sin embargo ella lo miró a los ojos y advirtió en ellos una expresión triste y lejana que la preocupó porque le dio que pensar que algo no marchaba bien. ¿Alguna desaveniencia conyugal?

A mitad de la cena Ramón se había olvidado por completo del aviso de su mujer y se pavoneaba ante su guapa nuera con una de sus pesadas disertaciones sobre un pasaje de la Biblia, ya que sentía una tan oculta como irreprimible atracción erótica hacia ella.

-... Cuando la Biblia habla del Diluvio Universal, teniendo en cuenta la cultura rural de aquella gente que no conocía más que su terruño, cualquier pequeña inundación en aquella zona se interpretaba  como que la Tierra entera estaba inundada - dijo él  con suficiencia-. En realidad las cosas de la vida por simples que sean la gente que está sujeta a su subjetividad siempre las distorsiona y las exagera.

De repente sucedió algo terrible que en aquel momento se hizo muy difícil de asimilar porque Ramón y su mujer vieron con espanto que su familia hacía un rictus de dolor, a la vez que se retorcían como los viejos troncos de un bosque en sus asientos y se desplomaban sobre la mesa.

-¡ Un médico, un médico...! - clamaba balbuciente Mercedes.

Ramón se quedó atónito ante aquella insólita situación. Creyó que estaba soñando, pero Carmen alterada le apremió:

-¡Anda corre y llama a una ambulancia!

En medio del desconcierto Ramón llamó maquinalmente por teléfono a una ambulancia la cual tardó una media hora en prsentarse y trasladó a aquella familia a un hospital; pero fatalmente poco se pudo hacer por ellos puesto que Andreu y su hijo murieron tan pronto fueron recibidos en Urgencias; así como Mercedes y la niña cayeron en un estado comatoso.

En principio todo parecía indicar que aquella familia había sido víctima de una intoxicación. Mas lo chocante del caso era que en la autopsia a los cadáveres el forense no pudo hallar una causa clara del fallecimiento de aquellos desdichados. Pues daba la impresión como si las víctimas hubieran ingeridoun sutil veneno capaz de no dejar huella en los organismos; de manera que se decidió mandar las vísceras de Andreu y de su hijo a Suiza ya que en aquellos lejanos años allí disponían de mejores medios técnicos que en España para poder desentrañar la verdadera causa que había provocado la tragedia.

En efecto, el resultado de los análisis demostró que Andreu y su hijo habían muerto a causa de haber tomado una mortífera sustancia venenosa vertida en los alimentos de aquel día, por lo que el luctuoso suceso dio lugar a deducir que se trataba de un planificado crimen.

Debido a ello la Justicia tomó cartas en el asunto y unos detectives del Departamento de Investigación Criminal comenzaron a interrogar a los parientes y amigos más cercanos de las víctimas centrándose especialmente como una potencial sospechosa en la hermana de la moribunda Mercedes que todavía no había superado  el coma, al igual que su hija, quienes en caso de recuperarse podrían padecer algunas secuelas en su organismo.

La hermana en cuestión llamada Ana era una fémina dos años menor que Mercedes; de cabelollo de color castaño, pero sin el encanto de la esposa del difunto Andreu.

Al parecer la cuñada había ido aquella tarde a ayudar a Mercedes a preparar la cena, y posteriormente se había ido con unos amigos al cine.

(Continúa)

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 122
  • 4.42
  • 474

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta