cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Efecto Colateral
Drama |
11.09.20
  • 4
  • 1
  • 106
Sinopsis

Tan solo una despedida.

No me quería ir sin despedirme, tomé mi celular y presioné cada tecla tan fuerte como pisaba el acelerador, el sonido del teléfono al presionar cada número estremecía en mi mente una gama de sentimientos desde miedo a tristeza, pero la decisión ya estaba tomada.

Durante los segundos que demoró en contestar, mis pensamientos comenzaron a quedar en blanco poco a poco, pero no importaba, no necesitaba hilar perfectamente la historia que me llevaba a escoger este camino, pues la llamada era solo una despedida.

Me encontraba en estas cavilaciones cuando de pronto escuché su voz, que resopló como una suave brisa en mis oídos y logró enfriar mis huesos y mi cuerpo por completo.

 -aló- oí decir, y las lágrimas comenzaron a caer por mí ya pálido rostro, empañando mis ojos y dificultando aún más la panorámica al otro lado del parabrisas. Me sequé los ojos y de con dificultad pude ver entre la densa neblina el asfalto resquebrajado, las líneas blancas borradas con tanto desgaste y señales de tránsito que anunciaban peligro unos metros más adelante.

En ningún momento dejé de acelerar, estaba dispuesto a cumplir con lo que me había propuesto, me mantenía inmóvil y a mí alrededor ya no existía nada más que el roce del celular en mi mano y la presión continua que ejercía mi pie en el acelerador, hasta que nuevamente se escucha -aló-, mientras ya a lo lejos se divisaba el barranco.

No recuerdo exactamente las palabras que ocupé ni lo que respondió, por el tono de voz, supongo que habrá intentado detenerme. Solté el volante y dirigí la vista al celular como si pudiera ver a través de él cada curva de su rostro, relajé todo mi cuerpo y deje caer los brazos a los costados.

Por un instante el tiempo se detuvo, al igual que el sonido del motor, lo que me permitió escuchar un fuerte choque al otro lado del celular.

Lo juro, no sabía que ella también iba manejando.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 12
  • 4.56
  • 94

Aprendiendo...

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta