cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El abuelo y el gorrión
Infantiles |
10.06.19
  • 4
  • 13
  • 418
Sinopsis

Estaba el abuelo en su taller terminando de perforar unas maderas, era un carpintero de esos que prácticamente eran artistas con las maderas, podía hacer la figuras que le pedían, y de eso vivía ya que tenia muchos encargos.

Esa tarde entró Manuel, su nieto, y mientras le preparó unos mates amargos, hizo notar su desazón, el abuelo sin dejar de trabajar le preguntó qué le esta pasando.

 

—Abuelo estoy cansado de esta sociedad, el sistema tiene la culpa de mi frustración.

Ya van tres trabajos que no me aceptan por no tener el secundario completo.

 

El abuelo, paró un rato de perforar y le dijo

 

—Manu ¿Por qué le echas la culpa al sistema de tu fracaso?, ven siéntate te voy a contar una pequeña historia.

Las historias del abuelo estaban llenos de aprendizajes y Manuel mientras probaba el primer mate se sentó deseoso de escuchar…

 

Hubo hace mucho tiempo un joven gorrión, que metódicamente construia el nido para su familia, cuando por fin había terminado, un fuerte viento destruyo su nido.

El pájaro  lejos de rendirse comenzó nuevamente rama por rama y esta vez ató el nido con unas hojas finas y alargadas. El viento soplo y el nido no se desmorono, pero hubo una fuerte lluvia con granizos y el hogar del gorrión no resistió.

Ya un poco cansado volvió a comenzar, en esta oportunidad construyo su nido bajo una gran rama, la lluvia ni los granizos podrían llegar. Pero no estaba demasiado alto y otros animales en busca de alimento lo destruyeron.

 

Muy enojado el gorrión emprendió un vuelo a las altas cumbres, cansado de su suerte llegó a la cima y gritó:

 

Oye Dios, ¿Por qué me haces esto? ¿Cómo puedes permitir que mi nido se destruya una y otra vez?

 

Un águila que moraba en las alturas al escuchar a la pequeña ave le dijo

 

— ¿Por qué le echas la culpa a Dios?, eres joven no te rindas, sigue y encontraras un buen lugar donde hacer tu nido.

 

Y desde ese día los pájaros nunca pero nunca se rinden y hacen sus nidos todas las veces que sea necesario.

 

El abuelo miró a su nieto y le dijo

 

—Mientras puedas hacer algo hazlo, no te rindas y no le eches la culpa a nadie,

Solo tú eres el responsable de tu destino.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta