cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El accidente
Varios |
15.02.17
  • 3
  • 2
  • 1612
Sinopsis

 

 

Los pocos que aún viven y me conocen me ven pasar de diferente forma: a algunos con asesina indiferencia no les importa de no saber el porqué, ni cómo fue. Otros justifican la locura y mi culpa con conmiseración y gesticulan negando con la cabeza un caso perdido de angustia.

Cuando camino veredas, lo busco en los canteros y entre las ruedas de los autos estacionados. Cualquier movimiento delata una imposible presencia que primero alegra mi corazón. Luego…, luego me abofetea la realidad de un simple parecido que me sume en la decepción y doy el paso siguiente.

Creo que la penitencia ha sido mucha y, al olvidar, mi ánimo resurge de las cenizas. Sin embargo, es una ilusión que se termina cuatro, cinco o seis baldosas más allá; cuando piso la última, siento su presencia, la extraño y continúo mi condena.

Sin familia, él era compañía y amistad. Por eso su ausencia me turba tanto, al punto  que no presto atención a los semáforos colorados de las esquinas, en un juego de ruleta rusa.

En la plaza lo espero en un banco. Recuerdo sus fiestas que hacían florecer las aves en bandadas mañaneras y hacer volar hojas y flores como si fuera la brisa, todo mientras el celeste del cielo se tornaba infinito.

Desespero y envilecido trato de robar el de algún vecino. Les ofrezco agua y abundante comida, pero como mi alma se desmorona no lo aceptan y me rehúyen.

Evoco cuando saqué la basura, aquella vez, por el zafarrancho que hiciste. Con mal humor te traté de espantar dando patadas al aire que, lejos de amilanarte, redoblaron tu barullo, pero el que se espantó fue el enojo y agradecido te dejé entrar.

Conocí tu cautela al comer tranquilo las sobras del mediodía. Luego conocí el silencio del miedo y el estupor cuando te bañé mientras temblabas.

No pude cambiar tus mañas y te alimentaba bajo la mesa al dejar caer en el cuenco la comida sobrante. Mirabas televisión sentado a mi lado y dormías bajo la cama por olvidarme la puerta abierta. A veces te aburrías por lo que compré una pelotita para que jugaras.

En paseos con el auto, sentado a mi derecha con la cabeza fuera de la ventanilla, charlábamos lentamente de los eventos del día. Oíamos la ira de la bocina del que nos seguía y, cuando nos pasaba, tu lengua defendía nuestro honor.

La casa se une a la cochera mediante una puerta que mantenía, por precaución, cuidadosamente cerrada. Sin embargo, inconsciente, un atardecer sin luz lo olvidé y el accidente, la soledad y el llanto inundaron mi existencia. Quedé enajenado y por eso percibo el golpe del salto sobre su cuerpo como una tragedia.

La pelotita amarilla va y viene sobre el asiento del acompañante en busca de tus dientes y a veces, cuando por alguna razón abro la guantera, sobresale la culata del revolver.

Las ideas de locura, soledad y muerte que me trae me asustan. Por eso acelero y acelero hacia las barrancas del río para cambiar ese destino desde donde, loco, me llaman tus ladridos.

  

Carlos.Caro

Paraná, 09 de febrero de 2017

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 33
  • 4.45
  • 402

Esta es la segunda cuenta a mi nombre en “tus relatos”, si quieren acceder a la principal y sus cuentos pulsen el “Web” de este perfil. Iré publicando cuentos en ambas para facilitar su lectura y es mi intención que nos divirtamos juntos con la literatura.Mi correo: caroflia@yahoo.com.ar ....................................blog: http://carloscaro7.blogspot.com.ar/

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta