cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
EL AJUAR
Históricos |
22.04.09
  • 4
  • 8
  • 4043
Sinopsis

Con este relato termino mi saga dedicada a " La Libertad". Muchos libros se han escrito de este tema y no quería pasar por alto la historia de mis abuelos maternos en este día tan especial.

Cuando no está sentada en su silla de mimbre a la puerta de casa, ni con las vecinas
de enfrente o en la tienda comprando el pan, se con certeza donde encontrarla.

Solamente compra pan, pero en su casa siempre tiene un poquito de todo, comparte
alguna que otra galleta con la soledad y un ratón gris de lomo plateado, al que no da
caza porque en las noches de insomnio, lo oye corretear por el falso techo y se siente acompañada.

Lo tiene todo muy ordenado, todo muy limpio. Al lado del frigorífico, que no funciona, pero que usa como alacena, hay una estantería, soportada por dos cariátides de
madera que han perdido su semblante porque cada par de primaveras las maquilla con una mano de pintura; siempre de distinto color, porque abusando de su bondad, la Sra.Encarnita, la dueña de la ferretería, le vende excedentes del almacén.

En esta estantería, estaba colocado el aparato de radio. A su alrededor se
emocionaron ella y sus vecinas mientras bordaban, con Lucecita, Patty Corazón y
también lloraron con la muerte de Manolete.

No tiene ni tuvo nunca televisión. Su hija María quiso instalarle la suya, cuando
cambió de modelo, pero ella había oído en el pueblo que los ratones no eran buena
compañía para tales cachivaches y pensó que prefería a su amigo, el ratón gris de
lomo plateado.

Pero se dejaba seducir por la ventana mediática dos veces al año, coincidiendo con
los momentos clave en la vida de Cristo, cuando nacía, en Navidad y cuando moría, enSemana Santa. La veía en casa de sus vecinas, Manuela y Soledad, dos solteronas que por creerse de alta alcurnia no apreciaron los piropos de los gañanes cuando pasaban por su puerta.

Con unos orejones anisados, agradecía a las solteronas el Vía Crucis de la Misa del
Gallo y los concursos regionales de villancicos, con la esperanza de que algún día
ganaran los castellanos pero siempre ganaban los valencianos, los murcianos… empezaba a estar de acuerdo con sus vecinas; ellas decían que estabaamañado por el asunto del turismo o algo así.

Y en Semana Santa, les canjeaba “La Túnica Sagrada” y “La Pasión de Cristo” por
unas torrijas de vino que a juzgar por el rechupeteo de las damas, estas hubieran
guardado luto por el Redentor un par de semanas más.

Guarda en su armario, entre hojas de laurel y bolitas de alcanfor, su tesoro, lo único
que podría firmar la sentencia de muerte del ratón gris de lomo plateado: su ajuar.

Con la misma frecuencia y ceremonia, pasa revista a las piezas que lo componen.
Aquel ajuar de suave hilo, bordado a la luz de un candil. Sus manos temblorosas
acarician una y otra vez las suaves piezas de que lo componen. Pasa las horas muertas así un día y de nuevo al siguiente y sus recuerdos vuelan muy alto y regresan de nuevo al pasado.
•      

* * *


Se confabularon las esencias de la primavera manchega para abrir los sentidos que
Dimas había cerrado a cal y a canto el día de su partida. Dando por hecho que sus ojos no verían nunca más ni su tierra ni a su joven esposa embarazada.

Recordó el muro donde morían los días de verano a la espera de que madurase la uva.
En aquel muro se sentaba con sus paisanos las tardes de domingo y hasta pudo oler por un momento, el humo del tabaco de picadillo, sobreviviendo al sudor que impregnaba el pañuelo de cuadros cuando regresaba de la siega.

Dimas cayéndole una lágrima por su sombrío rostro se reencuentra con la mirada de
aquella mujer que cortaba juncos en la orilla del Tajo.

Un suave viento de solano alisa los espadañales, divisa a lo lejos como una barca se
mece en el sosiego de las aguas.

La corriente feroz del cauce del rio Tajo, se detiene por unos instantes, creando un
paisaje distinto.

Huele a romero, un par de barbos saltan en el agua produciendo una diminuta ola que se extiende por todo el cauce y muere a sus pies…como el muere a los pies del Alcázar.

El aire de solano abre las cortinas del amanecer para que el astro rey, caliente las
estancias manchegas donde se desperezaran sus moradores y volverán a la vida un día más.

Caminan por fin juntos, por la orilla blanca, por la orilla negra. Así llamaba mi abuela al
sendero que discurría coqueteando con el agua.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un homenaje excelente.
    Que bien describes, como siempre, las vidas de tus personajes, sus cotidianidas, envolviéndonos en esa atmósferas que ya es de todos. Muy bien escrito, un besazo.
    No habia tenido la ocasion de leerte antes, estoy regersando a la web despues de algun tiempo y me encuentro con esta sorpresa, excelente escrito
    un relato precioso y entrañable lucía, me encanta leer lo que escribes, tienes un imaginación y una forma de narrarlo envidiable. un beso
    Mi estimada Lucía, no es necesario expresarte lo que sentî al leer este texto porque tû misma lo expresas con esta bonita imagen: "Un suave viento de solano alisa los espadañales, divisa a lo lejos como una barca se mece en el sosiego de las aguas.". Le quito una estrella porque hace falta pulirlo en la forma(tîldes que faltan,etc.). Un abrazo.
    Excelente y hermoso retrato, lucía. Besos
    Precioso, no te puedo decir más.
    Te quedó muy bien la saga. Cierto que alguna s personas mayores son así; lo has descrito a las mil maravillas :)
  • Llegó mi turno... esta semana estaba muy liada pero no he querido que pasara más tiempo... así que Roberto es hora de que pienses en una buena venganza... jejeje. Esto se acaba y me da penaaaa...lo he pasado bien. Gracias a todos por dejarme compartir espacio en estas páginas.

    La historia se reparte en tres capítulos...los niños soldados y el porqué de su crueldad. Siempre detrás de ellos está la mano negra...

    La historia de Samir la voy a repartir en tres entregas...

    Espero que no tengamos que esperar a esto para firmar un contrato indefinido... ojalá se arreglen las cosas pronto...

    No he podido evitar incluir un toque de romanticismo...drama...y alguna sorpresa. Espero que os guste,lo he escrito con mi mejor intención y he disfrutado haciéndolo. Ahora le toca a nuestra compañera Marfull así que ánimo, y a seguir escribiendo que es lo de que se trata.

    De lo bueno a lo malo solo hay un paso...y viceversa...

    A veces se escoge el camino equivocado para llegar a un fin...

    Una ilusión... un hecho... y no solo una vida destruida. Es un relato largo y por eso lo enviaré en tres o cuatro capítulos. Me apetecía volver...

    A escribir se aprende escribiendo, no dejemos nunca de hacerlo.

  • 118
  • 4.55
  • 88

Me gusta escribir para transferir a la realidad cosas positivas. Y en esta balanza de la vida además de obligaciones compartimos aficiones.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta