cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El alien.
Fantasía |
23.09.07
  • 2
  • 1
  • 904
Sinopsis

[El alien.

Ángel “princeso.”

Un fuerte dolor de cabeza me recorría longitudinalmente desde atrás, en la base del cerebelo, hasta la frente, en la parte superior del cráneo. Ello acompañado de un terrible dolor de garganta que me impedía tragar incluso la saliva mentolada del caramelo de eucalipto que degustaba para suavizar la faringe irritada, muy irritada.
      Todo había comenzado unos días atrás con un ligero picor en la garganta, un cierto malestar corporal, como si la ropa le estuviera un poco ancha. Enfriamiento, un pequeño catarro ¡sabe Dios lo que sería!
      La realidad era muy distinta, un diminuto alienígena estaba alimentando su órgano sensorial y reflexivo gracias a las 1.958 neuronas cerebrales que estaba absorbiendo a través de las raíces cervicales, abriéndose paso por el cerebelo. Necesitaba, además, una pequeña cantidad de la sustancia gris periacueductal del parénquima cerebral, sólo 15 mg. para su ligero desarrollo, casi inapreciable. Asimismo, la combustión de nuestro alienígena también era obtenida del proceso catarral vírico de nuestro individuo, precisaba solamente 6 adenovirus con sus respectivas moléculas de oxígeno, procedentes del aparato respiratorio.
      Cada elemento alienígena era asignado a su individuo humano. Lo tenía que cuidar sobre todo, pues en ello le iba la vida al extraterrestre. Mi alienígena se llama >. Es su nombre y su código, pues lleva la fecha del nacimiento. Extrae su energía de mí, se lleva mis pensamientos, mis recuerdos, mis ilusiones, mis visiones. Va deteriorando poco a poco mi organismo, cada catarro vírico diagnosticado por mi médico, cada faringitis ignorada por el otorrinolaringólogo es vida para el alien y envejecimiento y enfermedad para mí.
      Esto es posiblemente un cuento chino, pero desde que pasé las fiebres y los dolores de huesos y musculares hace unos días tengo un fuerte dolor de cabeza que me recorre longitudinalmente desde la frente hasta el cogote, y sigue doliéndome la garganta de tal manera que no se me quita ni con analgésicos ni con caramelos de miel y eucalipto.

                  14 de abril de 1999
                  (7’15 horas de la mañana).

Ángel “princeso”.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
  • 4
  • 3.56
  • -

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta