cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
EL AMANECER
Drama |
31.10.19
  • 4
  • 2
  • 878
Sinopsis

                                                                    EL AMANECER

 

                      Era raro que sonara el timbre tan temprano. Le recordó viejos tiempos, cuando se ponía el despertador para levantar a sus hijos, pero ellos ya no estaban; a esta altura de su vida  no sabía si seguir tendida en su cama o mover su dolorido esqueleto hasta el portero eléctrico. Tampoco  ya  no estaba su marido para darle una mano, y encima, todavía no había llegado la enfermera que la cuidaba.

           ¿Quien querría molestar a una anciana a esta hora?, pensaba la mujer, mientras tomó su bastón. Los metros que había entre su dormitorio y la cocina no eran muchos, pero  se hacían eternos y muy quejumbrosos.

-¡Soy yo, mamá, Pablo!

                    ¡Lo que le faltaba a una vieja como yo!, pensó la anciana , otra broma de mal gusto, como tantas había sufrido desde la desaparición de su hijo Pablo. Ni siquiera contestó, no era la primera vez que le hacían esto. No le dio importancia, aprovechó  que se había levantado tan temprano, para preparar la comida.

                       El timbre volvió a sonar una vez y otra vez, hasta que decidió que si no se iba por las buenas,  lo mejor sería avisar a la policía  o esperar a que viniese su enfermera. Decidió contestarle para disuadirlo de sus turbias intenciones.

-¡Por favor, le dijo, no me moleste, yo sé quién te mandó a vos! Ya le avisé a la policía.

-Mamá, soy yo, me olvidé las llaves,  las dejé en el jarrón rojo  de la cocina.

               La mujer se sorprendió y tomó nota de las palabras, ya que a Pablo siempre se le olvidaban las llaves en ese mismo jarrón. Era increíble la información que tenían ciertas personas, lo que eran capaces  de hacer con tal de lograr su objetico. No sabía el motivo, si esto era para robarle o simplemente para  hostigarla. Decidió seguirle la corriente, así ganaría tiempo para avisarle a la policía.

-¿Qué  quieres que haga?, le pregunto ella.

-¡Que bajes, mamá!

                   La maldad no poseía limites, especuló, ¡hasta la voz se le parece!, no tendría más de dieciséis años, como Pablo cuando desapareció de esta misma casa, hacía  como treinta y tres años. Recordó de pronto lo distraído que era su hijo, y sonrió levemente. ¿Quien estaría detrás de esto?,  quizás un grupo de delincuentes comunes,  que le quieren robar a una vieja indefensa, deliberó.

-Mama, te dije que iba a volver, de que no te preocuparas, de que igual iba a pasar de año,  ¿te acordás   de que me prometiste que  si aprobaba matemáticas nos íbamos al sur?

-Si,  ya lo sé, pero vos no sos Pablo.

                     Recordó de pronto ese incidente con Pablo, había sido casi a fin de aquel  año maldito, en quinto grado; Pablo se había dejado estar en sus estudios y eso a  su madre no le gustaba,  esperaba para él un futuro mejor que el de ella. La envolvió de pronto  la curiosidad, quería averiguar quién estaría detrás de esto; se vistió, se aseguró de que el portero estuviera abajo y decidió bajar a pesar de todos los peligros. Cogió su bastón y como pudo, llegó hasta el ascensor.

                   A medida que se acercaba  a la puerta de entrada, sus recuerdos  afloraban como si hubiesen estado dormidos por mucho tiempo; su asombro iba en aumento, el parecido de este chico con Pablo era sorprendente. No solamente la voz, sino su cara,  su ropa, la misma de aquella fatídica mañana y hasta los gestos que le hacía desde afuera.

                La mujer apuró  su marcha emocionada, su instinto de madre la guiaba por un sendero  de luz. Sintió que ya no necesitaba el bastón. Abrió la puerta, lo abrazó  y cayó tendida en el hall. La encontraron luego  en el piso  con los brazos abiertos y con una leve sonrisa.

 

  

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 41
  • 4.29
  • 586

Musico y escritor nacido en Montevideo, residente en Buenos Aires. Publicado en España Argentina y Uruguay

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta