cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
El ancla de sus pesadillas
Varios |
28.12.17
  • 4
  • 5
  • 1666
Sinopsis

Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

El agua siempre fue su pesadilla más mordaz, pese a no vivir cerca del mar ni de los lagos más cercanos siempre supo que moriría ahogado por mediación del agua.

Una vez murió en una piscina, durante 22 segundos dejo de respirar, algo que se solucionó con unas maniobras de reanimación que le volvieron a la vida, aunque el siempre creyó que parte de él quedó para siempre en el fondo de aquella piscina pintada de azul y con el fondo cubierto de barro pues era un mes de diciembre y hacía meses que no se utilizaba, pues tal hecho fue una broma entre compañeros de trabajo.

Con el tiempo acabo viviendo a 100 metros escasos del mar que oía en los días de levante chocar contra las rocas, como un martillo golpeando un yunque sonido que llegaba hasta él pese a que intentara mitigar el sonido poniendo el volumen del televisor o la música más alta de lo normal, mientras en sus pesadillas ahora se sentía a salvo pues ya murió ahogado una vez, algo que se decía empapado en sudor después de soñar con mares que bañaban las pirámides en un irreal desierto que creaba su imaginacion cada noche.

Después el destino le llevó a comprarse una casa a orillas del lago, allí ya no oía las olas  cosa que si seguía ocurriendo cada noche en sus pesadillas; la segunda vez que murió ahogado nadie tuvo conocimiento de ello, y pese a estar condenado a vagar cada noche por este lago por fin se siente libre, pues ya no teme nada ya que no hay lastre mayor que temer algo que ocurrirá tarde o temprano, en vez de aprovechar el tiempo y reírte de “tus pesadillas”, pues ellas pueden ser el ancla que te impidan avanzar aunque tus velas estén desplegadas prestas a surcar el mar que cada uno llevamos dentro.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1120
  • 4.58
  • 8

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta