cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El Anfiteatro de la Tortura: El autobús
Terror |
21.06.16
  • 5
  • 7
  • 2741
Sinopsis

El Anfiteatro de la Tortura Bienvenidas sean las almas en pena al recinto del dolor. Este es un lugar público donde todos son cordialmente invitados a participar con historias de tortura. Sube tu relato con el título “El Anfiteatro de la Tortura: (Tu Título)” Y pega esta sinopsis para que los nuevos mártires la lean. El propósito de esta serie es publicar un libro de descarga gratuita. ADVERTENCIA: Se prohíbe la entrada a menores de edad, mujeres embarazadas, personas con problemas cardiacos, y a los débiles de estómago.

El Anfiteatro de la Tortura: El autobús

 

Mi familia y yo de vacaciones viajando por ETN, la compañía más cara de autobuses en México. Yo la elegí porque los asientos se veían muy espaciosos en las fotos.  Mi mujer está con la niña en la fila de la izquierda y yo estoy a un lado, en el primer asiento de la fila de la derecha. No hay nadie junto a mí, podría dormir pero estoy muy tenso. La bebé tiene un año, no está tan pequeña pero me da pavor que se despierte llorando y los demás pasajeros se molesten. Además de la niña, me preocupan los pendientes de la oficina, el pronóstico del clima de la playa y…
–Gabriel, ¿qué pasa? –Me pregunta mi mujer asustada al ver a un grupo de sujetos enmascarados salir de entre los árboles a la derecha de la autopista.

Es de noche pero apenas si avanzamos, parece que hubo un accidente más adelante y vamos a vuelta de rueda. El grupo de maleantes no hace ruido, solo levantan las pistolas y las agitan para advertir al conductor.
–¡No les abra! –Grita la señora de adelante.
–¡Avanza por la izquierda! –Le sugiero yo desesperado.

Mi hija siente la tensión del ambiente y grita. Su llanto no es de hambre; nunca la había oído llorar así, puede sentir lo que su madre y yo sentimos. El chofer me hace caso y es bloqueado por el camión de adelante. Se echa en reversa y antes de chocar con el carro de atrás, uno de los encapuchados dispara. Las balas rompen la puerta de vidrio y en un instante ya todos están dentro. No es la primera vez que lo hacen, están organizados, son veloces y no titubean al hablar ni al moverse. No están nerviosos y saben que tienen completo dominio de la situación. Golpean a los que gritan y a los que se levantan, y una vez que logran apaciguar a la multitud, uno de ellos pasa a recoger carteras, celulares y joyas, protegido por delante y detrás por dos de sus secuaces. Uno vigila la puerta y veo otros dos afuera, no hay forma de hacerles frente; tenemos que darles nuestras pertenencias y hacer lo que nos pidan.

Antes de retirarse, el último sujeto se detiene junto a mi mujer y le acaricia la mejilla con el arma.
–Párate –le ordena y la jala del cabello.

Como una leona protegiendo a su cachorro, le entierra las uñas y le rasga de la frente a la barbilla, dejando tres líneas grotescas y un rostro deforme de por vida. Furioso y adolorido, el villano la golpea con el mango de su arma en la sien, dejándola casi inconsciente. Antes de que me ponga de pie, recibo una bala en el hombro.
–Mi bebé… –dice mi esposa aferrada a uno de los asientos.

El hombre que me disparó va por la silla de la niña, yo me levanto y ahora me dispara en la cabeza.

Varios días después despierto en el hospital. No hay pista alguna de mis personas favoritas. A las tres semanas empiezo a hacerme a la idea de que no las volveré a ver.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Mexicano viviendo en Japón, gozando de mis dulces 16 (por segunda vez), godin deprimido, rapero frustrado, comediante serio, escritor (bastante malo [maligno, no mediocre]{creo}) Antes escribía puro terror, pero estos últimos años me ha entrado un calorcito que me obliga a escribir puras cosas cachondas, aunque de vez en cuando se me sale el demonio. Solía estar muy activo en esta red pero me cambié de trabajo. Ahora gano mucho dinero pero casi no tengo tiempo libre. También me dio por dibujar más que escribir, casi todos los días dibujo. Checa mi instagran: orashiosensei

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta