cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
El Asesino de Desiré Cordero Ferrer
Suspense |
28.11.21
  • 0
  • 0
  • 1178
Sinopsis

cuento de terror

Desiré Cordero Ferrer, Miss España 2014, modelo española, alcanzó fama en Europa al consagrarse como una auténtica botinera por sus sonados romances con Cristiano Ronaldo primero y con Joaquín “Tucu” Correa después, este último jugador de la Selección Argentina, ex Sevilla y actualmente en el Inter de Milán, entre otras instituciones.      

El romance con el argentino fue muy intenso y apasionado a juzgar por el material fotográfico que publicaban los medios y ellos mismos en las redes sociales. Pero todo tiene un final y el romance terminó a principios de 2021. Una historia de amor más del montón entre una botinera y un futbolista, motivada más por dinero que por placer.      

Una noche de verano europeo, Desiré se encontraba en Ibiza, acostada en la cama, bebiendo unas copas y alimentándose de frutas, en una habitación de hotel, mientras sonaba el ritmo de Macarena, Tu Calorro, La Raja de tu Falda y otras canciones de la movida española de los 90 y los 2000.  

De repente, un hombre alto y patón, totalmente enmascarado, incluyendo pasamontañas y guantes negros, ingresó a la habitación. La española exclamó con sorpresa:  

- ¿Y tu que quieres?   El enmascarado nada dijo, solo extendió sus pies sobre el rostro de Desiré. Esta, como imbuida en una especie de extasis, comenzó a oler, chupar, lamer, besar y frotar aquellos pies, primero lo hizo con las zapatillas puestas, se las sacó al muchacho, luego hizo lo mismo con los calcetines o las medias, y disfrutó mucho aquello.  

- Creo reconocer estos pies, vos sos el Tucu Correa, no tengo dudas, como disfruto de estos calcetines, ahora seguiré jugando y gozando con tus pies descalzos. Qué olor a Queso que tenes, es impresionante, y como me gusta, y como lo disfruto. Pero tu y yo estamos separados creo recordar chabal.      

- Creo que lo estamos, pero esto a modo de despedida final – le contestó Correa, a la vez que se sacaba la máscara, ya no era necesario – nos hacía falta, y además estoy con mucha energía, recuerda que vengo de salir campeón de América con la selección argentina.  

- Oh, es verdad! – exclamó la española.  

- Tan verdad como que mi nombre completo es Carlos Joaquín Correa, así figuró en las planillas de la AFA, la Liga Española, la italiana, la UEFA, la CONMEBOL y la FIFA. Todos me llaman y me conocen por Joaquín, es verdad, es más fashión y acorde a mi generación, pero el Carlos lo tengo dentro de mí.  

- Lo sé, y por eso estos pies huelen a Queso, y me encanta eso, tanto como el sexo.   - Y recuerda que vengo de una provincia donde en Tafí del Valle se celebra la Fiesta Nacional del Queso. Debo hacer honor a eso. Soy Quesón, mido 1,89 calzo 48. Y por eso te tiro este Queso, ja, ja.  

La risotada de Carlos Joaquín Correa sonó fuerte y ahí tiró sobre la modelo un enorme y gigantesco Queso, repleto de agujeros.      

Luego de esto, Correa y Cordero continuaron jugando con los pies del futbolista, se revolcaron en la cama y pasaron a un sexo total y completo, desenfrenado, se ve que Correa tenía mucho energía, había hecho un gol en La Paz, en la altura de Bolivia, vital para la tranquila clasificación de Argentina a Qatar 2022, y acababa de ganar la Copa América, o sea que tenía cuerda para rato, el sexo fue por eso tan intenso como largo y prolongado. Carlos Joaquín Correa quería más y estaba para más, pero Desiré Cordero, ya estaba exhausta, como un cordero que va para el matadero.  

- Vas a tener que reponerte y descansar un rato – le dijo Carlos Joaquín – toma, bebe estas copas, te van a hacer bien.     La cara de asesino de Carlos Joaquín Correa habla por sí sola Cordero obedeció a Correa y tomó unas copas, descanso y empezó a recuperarse tras quedar exhausta.  

- Esto ha sido algo formidable – dijo la española, ya muy recuperada – lástima que haya sido la despedida.   - Ha sido la despedida – dijo Carlos Joaquín Correa – pero una gran despedida, digna de un Quesón y una Quesoneada.  

- ¿Tu eres el Quesón y yo la Quesoneada?   - Yo soy el Quesón y vos la Quesoneada. Lo siento Desiré, pero aca sí finaliza todo. Los Quesones somos así. Y yo soy un Quesón, aunque pocos lo sepan.  

- ¿Los Quesones somos así? ¿Qué significa esto?  

- Esto significa – contestó Carlos Joaquín Correa.       

Para sorpresa y horror de Desiré, el futbolista la estaba apuntando con un revolver calibre 45 largo con silenciador, que sostenía con guantes negros, mientras estaba vestido totalmente de negro, como cuando había llegado. La española quedó paralizada, mientras Carlos Joaquín Correa apuntó y disparó un balazo. Un solo balazo que impactó en el cuello de la modelo, asesinándola en forma inmediata, precisa y certera, a sangre fría, un crimen digno de un Carlos.  

- Queso – dijo entonces en voz alta Carlos Joaquín Correa mientras tiraba el Queso sobre el cádaver de Desiré y contemplaba el asesinato que había cometido. Ese mismo Queso de gran tamaño y repleto de agujeros que le había tirado encima a la española antes de cogerla, antes de quesonearla, ahora se lo tiraba de nuevo, después de asesinarla, como corresponde a todo asesinato Quesón.      

Un asesinato limpio, una bala y nada más, al mejor estilo Carlos Fabián Melia, el Quesón Gay, cualquiera hubiera creído que había sido la tarea de un sicario, por la profesionalidad que había tenido todo. Quizás era lo que Carlos Joaquín Correa quería, que el asesinato que había cometido fuera confundido como el acto de un sicario, un sicario matamujeres y tiraquesos, un sicario Quesón (como Carlos Fabián Melia), pero un sicario más.      

Carlos Joaquín Correa exhibiendo sus pies, típica pose de Quesón   - Habrá más minas quesoneadas por el Tucu Correa – dijo Carlos Joaquín Correa – aunque esta no fue la primera, ya hubo otras, esta fue una más en una larga lista…  

Y el asesino, o sea el Tucu Correa, abandonó la escena del crimen. Carlos Joaquín Correa, otro futbolista Quesón, este con Destino Qatar 2022.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 134
  • 4.37
  • 553

Joven ciudadano del mundo, podes visitar mi Blog con los "Relatos Quesones" donde tendrás relatos bien bizarros de terror y suspenso http://cuentossangrientos.blogspot.com.ar/

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta