cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
EL ASIENTO DE ATRAS
Varios |
11.03.20
  • 4
  • 6
  • 189
Sinopsis

RELATO EROTICO

Me atrae su rostro de mujer y mezcla de colores, nívea y morena, así es.  Una fusión entre adolescencia y madurez.  Es seductora, muy seductora.

Sus líneas curvadas de hembra erótica me arrastran a un laberinto de insinuaciones y situaciones sexuales; no creo poder contenerme.  Estoy seguro de que yo no me voy a agotar primero.

Sería un desperdicio.Tengo que estar preparado, ni un detalle librado al azar, cualquier titubeo y esta amazona me devora.

Tengo que mantener la melodía sonando toda la noche.  Ya hizo su primera jugada: no quiso bajar del auto.  Está bien, no me preocupo, soy muy bueno en el asiento de atrás.

Me tiraría de cabeza entre sus piernas a beber su sexo, pero no debo transparentar mis deseos; no es que sea una batalla, no es que sea un juego que quiera ganar, sólo es que quiero enamorar de lujuria a esta geisha.Esta mujer será mi chica, respirará mi nombre.

Vaya, no aguanto, me mira.Sus ojos parecen de puta come hombres; no me toca  e igual crezco, no paro, se me nota, la deseo, me desea, se siente el aroma a placer, a orgasmos uno tras otro.  Está muy cerca, su fragancia me aturde, siento urgencia de comenzar mis propósitos.

Me arrimo, la beso, me besa  ¡Dios, como puede besar así!  Sus tibias manos toman las mías, me tensa, me desliza por sus pechos, pero no se detiene, baja directamente hacia el borde de su tanga.  Yo sigo elevándome. Notoriamente crecido, repito sus movimientos.  Ahora me toca, llevo sus manos directamente a mi erecto universo, que ahora es de ella, y no pierde tiempo, está hambrienta, me susurra al oído (quien dijo que no importa el tamaño).  Es abrumadora, es imposible que alguien pueda llegar a ser tan maravillosa con la boca, esta mujer sabe muy bien lo que hace y a dónde quiere llegar.  “Me toca”, le dije, y se sorprendió de que quiera parar, pero no se negó, accedió y me zambullí…

Cumplimos los dos, sabemos los dos, llegamos los dos, ahora nos toca ir más allá, la quiero poseer, la quiero hacer toser de gemidos, la voy a hacer gritar, nunca se va a olvidar del asiento de atrás y, la verdad, yo tampoco.Lo que sigue no lo puedo describir ahora, necesito tomar un poco de aire...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta