cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
EL BAILABLE
Amor |
05.12.17
  • 4
  • 9
  • 1086
Sinopsis

 

EL BAILABLE

Claro que sabían que en aquella calle vivía el alemán loco. Loco de guerra, decían. A veces se descuidaban y pasaban bien cerca de la casa del viejo insano. Pero, por las noches, siempre evitaban aquel camino.

Beatriz vivía a pocas cuadras de allí, bien donde la calle empezaba a ensayar una subidita suave. En aquel sábado le tocaba a ella organizar la reunión bailable. Las muchachas llevaban los “comes” y los gurises los “bebes” generalmente coca-cola, guaraná y fanta. Ningún padre dejaba que las bebidas pasaran de eso, excepto cuando se organizaba en la casa de alguien con mente muy liberal. Entonces, como surgiendo de la nada, aparecía una cervecita perdida entre tantos refrescos.

El  bailable de aquel sábado fue divertido. Quien estaba controlando el tocadiscos colocó unas cuantas músicas lentas y fue inevitable bailar abrazados, unos más abrazados que los otros, es verdad, pero todos disfrutando del momento. Las muchachas, por algún extraño motivo estaban más accesibles que nunca. Algunas hasta se dejaron llevar para el patio oscuro o para el costado de la casa, e intercambiaron algunos besos y deliciosos manoseos.

Juan estaba feliz porque Beatriz se había dedicado totalmente a él durante toda la noche. En un momento mágico, la muchacha se dejó llevar hasta un rincón de la casa y se besaron y tocaron como nunca. No pasó de eso, pero Juan se sintió en la gloria. Sabía que cosas mejores vendrían.

Cerca de la medianoche, el padre de Beatriz dio por encerrada la jornada. Apagó el tocadiscos, encendió algunas luces que alguna mano anónima había apagado, informó que ya era hora de ir para casa y nadie discutió con él.

Salieron todos más o menos juntos, en grupos pequeños. En la primera esquina empezaron a dividirse, cada uno para su destino. Juan, Ramoncito, Carlitos y Peirano siguieron recto. Juan estaba entusiasmado, hablando y cantando alto, prácticamente gritando. Carlitos pensó, por un instante que no deberían hacer tanto escándalo, pero la alegría de Juan contagiaba a todos.

Iban cantando una canción de Los Iracundos, aquella que habla que la dejó sola frente al mar en Puerto Montt. Más que cantar, gritaban alborotando a los perros que aullaban en diferentes tonos, de acuerdo con su tamaño. Justo frente a la casa del viejo loco, Juan resolvió alargar una frase desafinando mucho al final.

Todo fue muy rápido. La puerta de la casa se abrió, el corpulento hombre con mirada de demente apareció y gritó algo que nadie entendió.

- ¡Para vos también, viejito! – exclamó Juan entonando cada palabra como si estuviera cantando.

El hombre volvió a gritar palabras que nadie entendió y enseguida vimos el fuego, o la luz o lo que sea, salir de su mano. Juan gimió y se llevó las manos a la barriga. En cámara lenta fue cayendo de rodillas hasta que se desplomó totalmente. Los otros huyeron, desesperados. Carlitos corrió hasta la próxima esquina, se detuvo, miró hacia atrás y vio lo que no quería ver: Juan caído, inmóvil, el viejo loco con el  arma en la mano apuntando y apretando otra vez el gatillo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 201
  • 4.66
  • 59

Lectura, cine, deportes.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta