cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
el beso
Reales |
14.11.11
  • 4
  • 4
  • 2671
Sinopsis

solo un contacto, un roce, un beso, un amor, una historia...

Un beso.

Solo un pecado cometí en mi vida del que no me arrepentiré nunca. Por más mal que este.

Él, el chico atlético e intelectual, guapo y prohibido.

Desde que tengo memoria estuve enamorada de Jerónimo, el chico de al lado, era mi perfecta mitad, todo lo que yo no soy, lo era él. Nos gustaba estudiar, queríamos ser abogados, nos gustaba la misma música. Pero llegamos a la secundaria con una amistad que poco a poco se iba vistiendo de algo más fuerte, la pasión. Mi mundo ideal.

Pero mi mundo se puso de cabeza un día de noviembre. Aun recuerdo ese día perfectamente, el llego en su moto, con su chaqueta negra, y me sonrió ya que me venía a buscar por encargo de mis padres. Pero justo ahí lo vio ella, mi mejor amiga, la chica más popular del instituto, que inmediatamente puso sus ojos en el. Quise gritar allí mismo que él me pertenecía, que él era mío y solo mío. Pero no lo hice.

Al contrario fui yo quien los unió. Mis ideales y todo aquello que mandaba mi vida me lo prohibió, me costó con toda el alma, pero lo hice.

Muchos años después me encuentro aquí. Escribiendo mis memorias. Bueno, algunas de las cosas más importantes que ocurrieron en mi vida.

Bueno, seguí siendo la amiga de los “noviecillos”, que luego de unos años se casaron cuando Jero se recibió de abogado. Entro a trabajar en un bufete que da la casualidad que trabajaba yo allí.

Como compañeros de trabajo nos seguimos hablando por algún tiempo, antes de que nos mandaran juntos a una reunión de trabajo fuera del país.

Allí teníamos nuestros cuartos separados, contiguos y básicos para la única noche que pasaríamos allí.

Teníamos que hacer un contrato de separación millonario que si tenía éxito nos ascendidos y nos subirían el sueldo. Horas después nos dan la buena noticia que todo salió bien, así que íbamos a ir a tomar unas copas entre él y otro compañero, al bar del hotel. Tomamos mucho, lamentándonos de las cosas que no pudimos cumplir de nuestras vidas, los recuerdos de nuestra infancia juntos.

Cuando acabamos estábamos bastantes borrachos pero conservábamos nuestros sentidos intactos. Al subir la escalera necesitamos ayuda, pero justo a nuestro compañero, Juan, lo llamo su esposa urgentemente, por lo que me quede con Jerónimo para que nos ayudáramos mutuamente a subir.

Una chispa salto. Algo muy viejo y tan profundo como el mar. Una marea calma que de repente se hace tormentosa. Todo esto ocasionado por el casual roce de nuestros cuerpos calientes al caminar.

Al llegar a mi puerta me tomo cálidamente de la mano, así me di cuenta que no tan solo yo sintió esa conexión que me derritió por dentro.

Nos acercamos más y más. Hasta que el no pudo retenerse y bruscamente me agarro de mi cabello para atraerme hacia sí, y tapar con sus labios inquietos mis palabras que brotaban incoherentes.

No fue largo. Pero si ardiente, maravilloso, nos olvidamos de todo, apasionado. El roce de nuestros labios, sus manos ansiosas recorriendo mi cuerpo por encima de mi ropa. Y yo. Jugando con su pelo, sintiendo bajo mis palmas sus músculos, el calor que irradiaba. Pero un segundo me basto para que el sentido común accediera a mis pensamientos y murmurara: “Paula”. El paro inmediatamente, acordándose de su esposa y sus hijos que lo esperaban es casa. Me miro esperanzado, con sus hermosos ojos negros, casi pude leer lo que pensó, de que yo le digiera que no importaba, que se separara de su mujer para vivir lo nuestro. Pero yo le negué con la cabeza. No podía hacerle eso a los niños, sus hijos, separar a sus padres, arruinar la relación. Me miro con rabia apenas contenida, para luego darse la vuelta y entrar a su dormitorio con un portazo.

 Solo fue un beso, no es para tanto pensaran, pero para mí fue mucho.

Es y siempre será un recuerdo que nunca olvidare, cuando bese a otro lo comparare con ese beso, único e irrepetible.

Esto es para que nunca me olvide de ese mágico momento por el que espere y recordé toda mi existencia. Ahora con mi mente apenas lucida escribo esto para que mi historia quede en la memoria de mis nietos, para que no me juzguen xq adopte a su madres en vez de tener un hijo yo misma. Nunca me arrepentiré de haberla adoptado como tampoco me arrepentí de ese beso, mi último beso verdadero…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • cuantos recuerdos... cuanta emoción... tal vez por lo personal e intransferible, 45 estrellas
    Antes de nada ¿puedo hacerte algunas recomendaciones? Si te molestan dilo y las quitaré sin problema. Sobre todo revisa el relato para evitar poner las mismas palabras demasiado juntas. Te digo ejemplos: "Mi mundo ideal. Pero mi mundo se puso de cabeza un día de noviembre". Mundo y mundo. "Bueno, algunas de las cosas más importantes que ocurrieron en mi vida. Bueno, seguí siendo la amiga de los “noviecillos” Bueno y bueno...y alguno más que vi. "Teníamos que hacer un contrato de separación millonario que si tenía éxito nos ascendidos y nos subirían el sueldo" En esta frase cuando dices "ascendidos" creo que lo que querías poner era "ascenderían" o algo parecido. A parte de todo esto, que solo son pequeñas correcciones, nada importante, pues yo tampoco soy el más indicado para corregir, el relato está muy bien, sobre todo la última parte, a partir de que llaman al otro compañero, hay si que plasmas tus emociones de verdad, y he de decirte que a veces un solo beso puede cambiarnos por completo. Oscar Wilde dijo: "A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante." Un saludo y feliz año 2012.
    Opino de la misma forma, tienes los medios para hacer ver el sentir con una narracion sencilla, lo que es de por sí, muy pocas veces lograble. Realmente bello.
    Perdóname cielo gris, quería valorarte el relato de Julia con 5 estrellas pues bien las mereces, pero no sé cómo borrar y sólo deja poner un comenatrio ahora. HAce mucho que no estoy por aquí y se me ha olvidado como va esto. Este relato es igual de sentido que el otro, tienes el don de hacer llegar muy bien los sentimientos al que te lee y este empatiza contigo. Muchos besotes.
  • Porque aun en la sombría penumbra del desconsuelo puede surgir una amistad.

    Porque ella siempre guardaría el secreto que nunca debió enterarse.

    ¿Qué piensas cuando te cortas? Esta es la versión editada de mi antiguo relato, ilustra la realidad de muchas situaciones que han vivido los jóvenes. No eres psicópata porque te cortas, tampoco eres masoquista ni loco, solo quieres escapar aunque sea por un instante de los problemas, aunque esta no sea la mejor forma. Aclaro, NO ESTA BASADO EN UNA HISTORIA REAL AUNQUE MUCHOS CHICOS/AS PASEN POR SITUACIONES PARECIDAS.

    Una problemática adolescente que no muchos comprenden pero que es la más común de todas: el estar insatisfecho con su cuerpo.

    ¿Qué harías si el amor de tu vida obstaculiza tus sueños?

    Nadie se da cuenta de lo que siente una simple niña, o de las amplias realidades que las fachadas aguantan.

    Una mirada a mi ser interior...

    Porque muchas veces la vida nos enseña pequeñas cosas, lecciónes que compartir...

    Una vida algo anormal, marcada por un hecho secreto que marca a Fiorella, la protagonista de esta pequeña novela. El destino tiene escrito un reencuentro con ese recuerdo, puede que para destruirla o fortalecerla, esa sera decisión de ella.

    Cuando añoramos volver al pasado.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta