cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
el beso en la mano
Amor |
22.03.19
  • 4
  • 3
  • 155
Sinopsis

A mi país 1, 5 millones de haitianos han entrado desde el 2016, casi 450,000 han sido devueltos . Esta historia ficticia tiene por labor homenajear a los que vinieron en busca de nuevas oportunidades, persiguiendo un sueño, que se transformaría pronto en pesadilla, atrapados en un país racista y ególatra, desconsiderado y oportunista . Para aquellos que tuve el honor de conocer y perder un abrazo en donde quiera que estén

 

 sabíamos de antemano que aquello no podía ser, desde la primera vez que nos vimos;  no era solo un asunto de raza, tamaño, o edad, iba más allá de aquello, porque algo físico me advertía a diario del peligro y me obligaba a mantener cierta distancia , aún cuando mi afecto y el tuyo crecían a costa de nosotros, de manera tal que nuestros cuerpos libraban arduas batallas para mantenerse alejados . 

aquel día cuando como siempre te tendí la mano para estrechar la tuya  a  modo de saludo , aprisionaste mis dedos, que parecían manchar los tuyos tan oscuros y la  besaste, un sentimiento extraño me embargó, no era de tipo sexual, mas bien. sentí una ternura infinita, notaste mi desconcierto y te disculpaste ,

- pardon pardon -no maldad - champurreaste en español  asentí teniendo la certeza absoluta de  la falta de maldad en aquel gesto, porque tu alma es tan noble, simple e inocente que me conmueve, cabe todo aquello en tu 1.85  oscuro, delgado y fibroso. 

Tres días después repetiste la acción, esta vez acompañada de tus ojos en los míos y aquello si me turbó, los cerraste unos segundos, mientras  la besabas y no me atreví a retirarla, por no herirte o confundirte , pero me pareció que aquello traía consigo una devoción incómoda  El día que separaste el mechón rebelde  de mi cara, supe que algo no estaba bien en cómo nos sentíamos uno con el otro,  tú estabas casado ,tenias una hija lejos de aquí ,una vida  y 10 años menos , y yo, bueno, un par de amantes ocasionales  que  me permitían mantener el ritmo de mi vida.

 Cada día en el trabajo buscabas  una excusa, a veces ridícula para acercarte y darme aquel beso en la mano, que era más largo, sentido y me iba trastornando  un poco más.

Una mañana ,cuando al llegar ví a la policía de extranjería , dio un vuelco mi corazón , me seguirme todo el  trayecto hasta la salida, con los ojos aguados, te  subiste  a la camioneta con esa expresión de infinita ternura  .

- tranquilo Nivard, voy a sacarte de acá, le dije con desesperación cuando en la comisaría el cabo no me dejo acercarme .asentiste con los ojos suplicantes fijos en mí. Tenias algunos problemas menores con la visa, y de acuerdo a la ley debías permanecer encerrado 3 días hasta que el proceso finalizara . Te envié comida y ropa con el junior, los eventos habían desatado una ola de murmullos y comentarios de pasillo, que me exponían tanto como a ti, así que decidí que me marginaría un poco . La segunda noche desperté sobresaltada, envolví una frazada, un jugo y unos panes y me dirigí cerca de las 11 a la comisaría. El policía de guardia me miró con extrañeza

- no son horas de visita 

-lo sé... solo podría ..

-venga sra, después de todo el hombre está sólo acá y es inofensivo-  me dijo, cuando llegamos a la celda te ví sentado con una polera blanca y  el cuerpo encogido

- ¡ey Nivard!, tienes una visita hombre . saltaste del asiento al verme, yo me emocioné tanto que se me llenaron de lágrimas los ojos, El guardia nos miró con extrañeza y cuando le tendí las cosas, el me indicó con la mano que entrara, abrió la reja y nos dejó a solas unos minutos, Tuve que contener las ganas de correr y abrazarte. caminaste tan despacio hacia mi, que me temblaron las piernas , sin quitar tus ojos , sin dejar de sonreirme, la mano morena sostuvo la mía con cuidado y te la llevaste otra vez a los labios , yo cerré los ojos , no sabía que hacer, aún con la prendas en la mano, intenté hablar, pero sólo me salió un susurro, tu abriste los ojos , me retiraste las cosas y volviste atrapar mi mano , besándola de nuevo, jalándome despacio hacia ti atrapando mi muñeca y mi antebrazo con una presión fuerte y cuidada, allí a pocos centímetros de tu pecho, que subía y bajaba al ritmo acelerado de tu corazón, busqué tus ojos . No podía decirte cómo me sentía.  besaste de nuevo mis dedos con igual devoción que antes, mientras sujetabas  mi otro  brazo por el codo.

- no preocupe - dijiste al fin y me fuiste soltando lentamente, al paso toqué  tu antebrazo musculoso y oscuro , al paso busqué tus ojos infinitos , aun sonreías, me pasaste la mano por la cintura en un movimiento delicado, pero firme  y me pegaste a tu pecho 

- no preocupe , dijiste ronco muy, muy cerca de mi boca. sabía que debía parar aquello, que estaba mal y a pesar de eso, con la palma abierta acaricié tu mejilla y tu cuello ,te estremeciste y pusiste rigido, tu boca casi rozaba la mía

 - Tengo que irme , dije al fin cuando los últimos vestigios de autocontrol dominaron mis instintos

- no preocupe - repetiste, y tu aliento me entró en la boca semiabierta,  tomé distancia, retrocediendo lentamente, alargaste el brazo a último minuto y volviste a besar mi mano con cuidado , la sostuviste contra tu corazón unos segundos, obligandome a sentir tus latidos. cuando alargaste la mano hacia mi rostro supe que debía escapar

- guardia  - murmure , el  joven apareció, caminé a la salida sin mirarlo

- ¡jefa! - y me paré en seco, jamás me habías llamado así 

- merci pour tout -  dijiste,  y  el piso pareció abrirse, me volteé y te abracé con todas mis fuerzas, tú me sostuviste y me levantaste a  varios cms del piso, con fuerza ,besándome el cabello, la mejilla y me acercaste la boca gruesa y generosa,  saltó  una alerta, que dijo que en el momento que pasara aquel límite, no habría vuelta atrás

- pardón pardón-  dijiste dejándome de nuevo en el suelo, tomando mi mano por vigésima vez,  para besarme los dedos y mirarme profundamente

- te veo luego - le dije bajito, apretando despacio sus dedos

- je te vois plus tard  ma princesse - y deslizaste tu dedo por la orilla de mi mentón . sostuve tu mano y dije

- oui monsieur 

no volví a verte jamas, cuatro días después te embarcaron en un avión de vuelta a haití, no pude despedirme porque me habían enviado a santiago por unos cursos , no tenia una direccion donde escribirte y aquello además sería  inapropiado , pero a veces cierro los ojos en medio del café de la mañana, y siento aquel beso suave en la mano y me vuelvo otra vez tu princesa...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Pues ficticia o no, la historia refleja uno de los aspectos crueles de la inmigración. Muy emotiva también. Un saludo, Pamela!
    Sensible y emocionante relato. El beso en la mano ha dejado una huella profunda en la protagonista y en su corazón. Un abrazo
    Hubo una época, lo cuanta Stefan Zweig en le Mundo de Ayer, en que los hombres iban de un país a otro como quien cambia de habitación. Todo eso lo cambió la Gran Guerra. Luego los países se convirtieron en trampas, como se vio en la Alemania del 33. Emocionante relato. Un abrazo, muy sensible.
  • La vida, que al iniciar no sabemos cuando tendrá término .

    hace ya varias décadas, existía una costumbre entre la clase acomodada, que se ha erradicado casi por completo, pero que marcó profundamente a muchas familias .

    ¿cómo se explica lo inexplicable?...

    Cuando la música, viene , sobretodo aquella que nos arrebata ( mi admiración al gran músico Ludovico Einaudi )

    El invierno que nos llena de nostalgias y penas...

    cuando nadie interpreta nuestras claras intenciones

    Más de una vez me ha pasado que al acercarme a alguien saltan chispas. Estoy segura que a uds tambien les ha pasado

    La gracia de los pueblos olvidados radica en sus historias ocultas, aquellas que forman parte de ellos y se transmiten como un secreto "vox populi", que siempre tiene varias versiones. eso sumado al paso del tiempo y a las fallas de memorias le suma condimentos a una historia base, que termina por convertirse en una fantástica al ir pasando de boca en boca .

    Jugando con las leyendas de todos los tiempos

    Solo quisiera que la vida me alcanzara para poder ver algunas cosas

  • 86
  • 4.47
  • 421

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta