cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
EL CADÁVER DE JEREMY MILES
Terror |
12.10.19
  • 5
  • 7
  • 97
Sinopsis

Feliz Octubre, perdón por la ausencia. He aquí un humilde relato para alegrarles (o aterrarles) este fin de semana. Abrazo grande a todos.

Jeremy Miles era un imbécil, todos en el departamento estaban de acuerdo. Encima, su repentino ascenso como detective fue como una cachetada para los que nos tenemos que romper el culo todos los días. Y claro, ser sobrino del alcalde tenía su encanto; eso seguro, y el comisionado de policía no había tardado en entenderlo.

En fin, lo que nadie sabía era que se había metido en la cama a su encantadora primita. Eso sí que había sido una sorpresa. Para la mujer de Roger, para empezar. La pobre no tenía ni tres meses de haber dado a luz al pequeño Ben cuando los encontró en su propia cama. Pero bueno, si quizás una vez dudo de su marido jamás alguna vez imaginó hallarlos de esa forma.

Había sangre en el piso, en el lavado, en las ventanas y por supuesto, en la cama. El jueguito había durado bastante al parecer, el lunático había bailado sobre sus cadáveres y se había encargado de vaciar cada gota de sangre en la habitación. La imagen era aterradora, visceral, una que a la mañana siguiente seria titular en la página de homicidios de todos los periódicos de la ciudad.

La mujer era un amasijo de carne y huesos, parecía que le habían comido la mitad del cuerpo. Jeremy tenía un hueco enorme en el pecho; carajo, era realmente gigantesco. Llegaba hasta lo más profundo de sus entrañas y abarcaba todo su tronco. Si había sufrido o no la imagen era como mínimo perturbadora, la sonrisa congelada en su rostro era la broma que nadie se atrevía a reír.

Van a pensar que soy una mala persona y la verdad, no me importa, el tipo se lo merecía y ya. Bastardo egoísta y engreído. Claro, en ese momento, en la misma escena del crimen, no esperaba que el alcalde en persona se asegurara de que yo tomara el caso. Así fue, imagínense mi cara caminando a la morgue unas horas después.

Para Bob era una tarde cualquiera, el viejo barrigón parecía mirar al cadáver como un vegano contempla una ensalada. Sin duda la visita le había hecho el día, casi divertido me dijo que en muy raras ocasionas llegaba a toparse con casos como este. Su reputación al servicio del departamento era incuestionable, lo tenía claro. Sin embargo, había una extraña fascinación en sus ojos que me aterraba. Sus manos parecían casi desesperadas por enterrarse en la carne del muerto.

La autopsia comenzó como cualquier otra. Brazos, piernas, cabeza, el tema como muchos imaginaran se puso interesante en el pecho. Sí, la conversación se hizo jocosa aquí: ¡ahí está!, ¡uy!, ¡no escaparas! Con el brazo completamente sumergido y persiguiendo vísceras como si se tratara de una comedia, una muy vil, triste y mediocre.

El grito casi me tira al piso, lo reconozco. Me sorprendió, aunque casi lo esperaba, verán, estaba harto. Quería que algo saliera de ese montón de entrañas, le arrancara la mano a Bob y por fin se dejará ya de estupideces. Las cosas, digamos… salieron más o menos como me lo imaginaba. La diferencia es que el grito vino del muerto, uno gutural que parecía salir del averno.

El chillido del viejo Bob no se hizo esperar, le dije que se calmara y que siguiera haciendo su maldito trabajo. Tenía una cita a las seis y las cosas ya se habían vuelto demasiado complicadas. Ni una sola de mis amenazas pudieron detenerlo, cuando el cadáver empezó a sacudirse en la mesa salió corriendo dejándome a solas con ese espectáculo de la película de Re-Animator.

No pueden juzgarme, no se atreverán. A ver, díganme. ¿Qué hubieran hecho en mi lugar? Por supuesto, tomar la sierra y empezar a cortar. Pero no, Cristo o Satanás estaban dispuestos a joderme el día. Había calculado que no me llevaría entre diez minutos o menos cuando el cadáver de Jeremy Miles se levantó con la cabeza echada para atrás.

Maldito Jeremy, maldito Bob, malditos esos dos guardias que importa un carajo como se llamaban. Te explico, esa cosa no podía salir hasta que abrieron la puerta. Ah, pero claro, con un arma en la mano todos son muy valientes; no duraron mucho cuando el apéndice, cual látigo, emergió del pecho del muerto para arrancarles la cabeza a los tres.

Haya sido compasión o no, me quejo del ahora y no de ese momento. El tipo escapó a quien sabe dónde y yo aquí, con las seis menos cuarto, esperando que alguna luz me ilumine para escribir algo en este condenado informe.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 43
  • 4.58
  • 102

Llueven silencios que sueñan con aplastarme; el lápiz todavía sonríe, eso es lo importante.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta