cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El Cadejo
Fantasía |
07.11.15
  • 5
  • 2
  • 1185
Sinopsis

corres con suerte...

Llevo años en busca de mi Doppelgänger, hoy iba caminando por la calle Paul 96 y en el cruce con jean 17 comencé a sentirme débil, como si me quedara sin energía de un segundo a otro. Tome asiento en el cordón de la calle y observe hacia la vereda del enfrente. Para mi gran asombro lo que vi me dejo perplejo…era yo!, yo iba caminando por allí,  ¿será posible qué esto sea verdad? Pensé, ¿el fenómeno de la bilocación es posible?, que extraño me sentí.
Mi curiosidad era tan fuerte que con la poca energía que tenia salí detrás de mi otro yo, cuando intente cruzar la calle, desde tras de un camión que se encontraba estacionado salto con ferocidad un gran perro negro, en sus ojos  amarillos se notaba la furia, pero por raro que parezca no le tuve miedo, de hecho me sentí muy bien al verlo, sentí que mi cuerpo  se llenaba de energía nuevamente. El can me observaba fijamente a los ojos y yo  intente  espantarlo pero no lo logre.
-Córrete bestia!
el animal ni se inmuto, cada vez que intentaba  irme el se interponía y no dejaba que avanzara.
-Córrete animal!, se me escapa mi gemelo!
el animal cuando sintió que dije la palabra gemelo, se abalanzo sobre mí, pero  cuando estaba tirado en el piso con él sobre mí, nuevamente me sentí muy débil, al levantar la mirada pude ver a mi Doppelgänger con una sonrisa maléfica en su rostro el cual venia con una pala en sus manos directo a atacar al animal.
Ellos dos mantuvieron una lucha feroz entre rasguños, mordeduras, golpes de pala, sangre y saliva, Poco a poco iban destrozándose entre ellos mientras yo petrificado solamente observaba desde el suelo. Algo  que me pareció muy extraño era que las personas  pasaban como si nada estuviera sucediendo.
Cuando estaban casi agotados mi otro yo exclamo
- Me lo llevaré!
a lo que la bestia luego de dar un salto e interponerse entre yo y mi doble, con una voz firme respondió.
-Lo harás, pero hoy no!.
Luego de esto ambos desaparecieron. Cuando ambos ya no estaban la gente comenzó a acercarse a mí y me preguntaban si me encontraba bien, porque me habían visto desmayar.
Tiempo más tarde en un viaje  que realice a Sudamérica, en pueblos indígenas la bestia volvió a aparecer nuevamente, pero esta vez solo caminaba a la par mía lentamente. En determinado momento cuando íbamos pasando por una tienda, un chaman que también pudo verlo me silbo para llamar mi atención, lo mire  y  me dijo
- Tienes suerte de que te acompañe el cadejo… 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta