cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El chimpancé y sus platos
Amor |
05.11.19
  • 5
  • 3
  • 76
Sinopsis

Chimpancé y la vida

He pensado en exterminarlo un millón de veces. En un fin. En su fin. Para quizás salvarme o hundirme más. Pero hoy volví a perder. Hoy perdí. Desconozco si en el suicidio o en el revivir.

 

Tengo un ser indefinido metido dentro de la cabecita. A veces la da por bailar, a veces por cantar, a veces por cantar y bailar. A menudo parece estar dormido. En silencio. Otras, toca el violín, la guitarra, el violonchelo, el tambor. Hay días en que hace una sinfonía, y la mayoría únicamente estruendo. Quiero pensar que se encuentra a gusto en mí y yo, con él, aunque no sé si debo decirlo.

Puedo asumir que soy cómo un planeta, un microcosmos. Dicen, porqué nunca me he puesto a contarlos, que en nosotros habitan unas 48 billones de bacterias, unos 60 billones de virus y miles de millones de hongos. Que en nuestro cuerpo hay unos ecosistemas muy diversos, húmedos cómo una selva tropical en la nariz o áridos como los desiertos en el antebrazo donde habitan estos microorganismos. Es decir, que una mitad del cuerpo es humano y la otra no lo es. Y lo más jodido de todo, es que ese microcosmos tiene un efecto en nuestro peso y yo, creyendo que ser gordo era culpa mía. He vivido engañado toda la vida ¡Putas bacterias! Puedo asumirlo, ya lo he dicho, que vivan en mi ese sinfín de extraños microbios que nunca conoceré, quien sabe si entre ellos hay una relación cordial, igual que entre vecinos. Por mi tamaño diría que soy un sistema solar… Quién pudiera dar el salto al espacio interestelar.



Sin embargo, el chimpancé que hay dentro de mi cabeza, llamémoslo así por ser la parte de mi menos evolucionada si es, que tango algo de la evolución a parte del lenguaje, pues soy de los que pueden mover las orejas, tengo restos de cola en el coxis y el palmaris longus que su ausencia es signo de evolución, sobresale en mi antebrazo con todo su poderío igual que lo hacía 15.000 años antes, domina el día a día presionando a un lado o al otro del cerebro, creando dudas, dolores, quebraderos de cabeza.

Quisiera exterminarlo, pero que sería de mi vida sin la duda.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 10
  • 4.88
  • -

tarambana en soneto

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta