cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

6 min
EL COLLAR DE LA ABUELA U OTRA HISTORIA MAS DE OBJETOS MALDITOS
Fantasía |
19.06.17
  • 0
  • 0
  • 36
Sinopsis

cuanto puede soportar una familia que posee un objeto maldito sin sabes como deshacerce de él?

El collar de la abuela es un accesorio antiquísimo de oro blanco adornado con pequeñas piedras preciosas alrededor de la cadena y una gran piedra azul al centro. Aun siendo una joya de gran valor, ningún miembro de la familia de mi madre quería tenerlo.

¿La razón? a mi parecer era absurda pero simple: el collar de la abuela estaba maldito. Si no fuera porque presencié la tragedia de dicho artefacto a lo largo de mis 30 años de vida seguiría creyendo con fuerza que la idea de un collar maldito es estúpida, sin embargo las pruebas estaban ahí; una hermana y un tío de mi madre muertos con todo y familia incluyendo al perro y antes que ellos muchos mas, pero eso fue antes de que yo naciera así que no puedo dar fe a las afirmaciones de que esos otros parientes murieran a causa de la maldición, a excepción del abuelo pues el epitafio en su lapida es bastante claro y quedará escrito para la posteridad en su tumba: "Padre y esposo ejemplar. Murió a causa de una maldición inquebrantable llamada Amalia o a un supuesto collar encantado".

Semanas después del funeral de mi tía y su familia, mi madre fue llamada por el notario para notificarle que ella era la heredera del collar de la abuela, aun recuerdo su rostro cuando escuchó la noticia, parecía mas el de una mujer que fue diagnosticada con una enfermedad mortal que el de una mujer que recibió una fortuna de su hermana muerta.

Mamá pasó por una profunda depresión un par de semanas no tanto por haber perdido a dos parientes cercanos sino por que no dejaba de pensar en la forma que tomaría la muerte ahora que habia recibido la herencia de la abuela. No pasó mucho tiempo cuando la vanidad se apoderó de ella y decidió que si el fin estaba cerca debia encararlo con estilo asi que optó por lucir el collar en cada oportunidad que tenía; reuniones familiares, fiestas, caridad, etc, etc. Parecía tener una vida muy activa desde que tomó la decision de usar el collar hasta puedo decir que tuvo una vida bastante plena. Salia con mucha gente, viajaba a muchos lugares, incluso tuvo algunos amorios con esposos de sus amigas y se rumoró que hasta se acostó con el marido de mi hermana.

La vida de excesos de mi madre duró solo dos años y medio cuando un mal día cayó enferma y no pudo recuperarse, se sentía tan mal que no quería salir de la casa y los medicos que la visitaron no pudieron hacer mucho pues ella se rehusaba a que le hicieran estudios de laboratorio, su estupida idea de querer curar sus males con cuarzos y rezos terminó por extinguir su vida un dia lluvioso de junio. Cuando la sepultaron, entre mis hermanos decidieron que fuera enterrada con el collar sin embargo este habia sido incautado por el notario dias antes de la muerte de mamá y no supimos de su paradero por ello no nos fue posible cumplir este pequeño capricho familiar.

Una semana despues del funeral me llegó la noticia de que mi madre arregló todo para que después de su muerte yo recibiera el collar ademas de algunos de sus bienes, también dejó una carta poco emotiva explicándome porque decidió que heredara la reliquia familiar que en resumen solo eran excusas diciéndome que prefería verme desde el infierno morir antes que a mi hermana dicho esto con palabras bonitas para que no me sintiera ofendido, supongo.

No tuve mas opción que aceptar la herencia de muy mala gana, imaginando que estaba predestinado a perecer de un forma horrible a causa de mi maldita abuela y su maldito collar. Aunque sin importarme mucho pensé que lo mejor para mi era deshacerme del collar y hacerme de unos cuantos miles de billetes, total, que me importa si alguien mas muere a causa de la maldición, si no soy yo, el destino de otros desdichados me tendría sin cuidado pues ya no me importaba lo que pensara mi familia y su patética creencia de no vender el collar por ser una reliquia familiar.

Comencé a investigar el valor de la joya, los procedimientos mas seguros para la venta y aunque mi escepticismo hacia la magia era grande, también busqué las maneras de protegerme legalmente en caso de demandas por vender objetos mágicos mortales.

Al paso de unas tres semanas de hacerme del collar cosas extrañas comenzaron a ocurrir en mi apartamento, las plantas se marchitaban rápidamente y morían, mis dos gatos sufrieron una muerte repentina, los aparatos electronicos comenzaron a funcionar de forma errática y yo no podia dormir por la noche, una sensación extraña no me lo permitía incluso me sentía enfermo constantemente.

Antes de que las cosas comenzarán a ponerse peor en casa solicité el apoyo de un viejo conocido de la universidad, el profesor Brainchild, científico muy competente en diferentes áreas de la ciencia y el unico en quien podía confiar para resolver de forma profesional los misterios del collar. Cuando llegó a casa comenzó a inspeccionar el espacio con un aparato que me parecía muy familiar, decía expresiones para sí mismo como "vaya, vaya", "esto es interesante", "valgame el señor, esto no puede ser!"

Despues de un breve analisis dijo -Aqui hay una energia muy particular y es la que causa todas las anomalías que describió en nuestra charla telefonica y por lo que puedo deducir es la misma que ha causado todas las desgracias que han acontecido en su familia por generaciones, solo afectaba a los anteriores propietarios y los que estaban cerca del collar por una razon muy especifica...

Antes de que terminara no pude evitar interrumpirlo -profesor! lo que usted me está diciendo, es que en realidad el collar si está maldito y quienes físicamente lo poseen están destinados a morir. Por favor, dígame que podemos hacer para retirar esta maldición-

-No sea ridículo señor Klinsmann-Robespierre, tome estas pastillas, salga de esta propiedad inmediatamente y recomiendo que vaya a un hospital lo mas pronto posible-

El contador Geiger generaba fuertes ruidos similar a un viejo walkie talkie. El supuesto collar maldito de la abuela, no era mas que una simple roca radioactiva...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta