cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
EL CRÁTER
Ciencia Ficción |
23.04.19
  • 5
  • 2
  • 458
Sinopsis

Después de tanto tiempo, Bahía Blanca lo esperaba, aunque ya no era la misma...

     Llegó a la ciudad todavía de noche. Caminó con paso elástico atravesando los suburbios. Al avanzar por  las calles vacías, las casas le recordaban los panteones de un cementerio. La urbe se veía quieta y oscura como la boca de una momia.

     Continuó moviéndose a través de la oscuridad, cruzando los arrabales por la calle Sixto Laspiur; cuando alcanzó el puente Colón siguió una cuadra más por calle Chile. Acomodó el bolsón de piel  que llevaba en bandolera en tanto doblaba por O´Higgins, hacia el microcentro de Bahía Blabca; encaró la calle tranqueando mientras observaba los lugares y evocaba su infancia y juventud.

     Llegando a la intersección de calle Italia, recordó que había tenido parientes por allí cerca y, si seguía por Italia, llegaría hasta calle Undiano, su barrio.

     Sacudió la cabeza. No iba a volver allá, para rebobinar su juventud, su trabajo, su familia, y aquella novia que antes tenía en el barrio San Martín, pasando las vías del ferrocarril.

     No tenía ningún deseo de regresar a la desgarradura de las penas; no retornaría a naufragar en la agridulce melaza de la melancolía; hacía mucho tiempo que había petrificado su corazón a propósito, como simple necesidad de supervivencia. Cualquier persona de aquella época que lo encontrara ahora, lo vería como a un "pagano", o como a un "bárbaro", propenso a la ira y a la carcajada fácil.

     La calle Italia quedó atrás y avanzó, observando las masas oscuras de los pocos vehículos arrimados a las veredas.

     ---La esquina de Darregueira---, expresó en un murmullo ---la estación de servicio, y enfrente había una lechería y heladería; ahora parece un local de cíber.

     Promedió la cuadra, escudriñando los edificios. ---Aquí, frente a la empresa de automóviles, estaba la entrada de un taller electrolítico ---musitó pensativo ---"El Atómico", se llamaba. Al lado vivía aquella chica tan bonita---. el lugar se encontraba ahora ocupado por un local de venta de automotores. 

     Se aproximó al cruce de O´Higgins y Berutti. El comercio de cajas de hierro y tesoros había desaparecido; en su lugar pudo ver un gran edificio con un quiosco... una óptica... y enfrente, donde había estado la farmacia Gonzalez, se veían los letreros de una pizzería y cervecería.

     Cruzando Berutti, Más grandes edificios. El hombre se rascó la tupida barba entrecana y lanzó un furibundo escupitajo a la vereda de enfrente. ---¡ Cómo nos cambian treinta o cuarenta años ! ---carraspeó con ronquera, mientras notaba que en la cuadra siguiente no quedaba casi nada que recordara. Sólo reconoció la casona de la Unión Telefónica, ahora ocupada por un canal de televisión. Después recordó el escupitajo y se golpeó el pecho con un puño ---¡Qué pulmones, viejito!---, articuló en forma gutural.

     Las calles permanecían desiertas. Ni siquiera un perro vagabundo podía verse en las calzadas heladas, como las de una necrópolis. ---Tal como debe ser una madrugada de domingo ---pensó, calculando los días.

     Se encontró en calle Saavedra. La tienda "El Siglo" no estaba más. Su lugar era ocupado por varios pequeños negocios.

     La vieja casa de "Medias Sugry" era reemplazada por la construcción de un edificio horizontal.

     Llegando a mitad de cuadra abrió los ojos asombrado. ¡ El viejo Mercado de Abasto !  ¡Ahora había una plaza ! Densas sombras de plantas y árboles la poblaban. El edificio "Taberner" seguía casi igual, se veía un poco más petizo, como si lo hubieran descabezado, y el lugar donde estaba la gran tienda "Gath & Chavez" mostraba un comercio de artículos de música. Sólo en lo alto, sobre el frente, asomaba el viejo letrero semiderruído.

     La tienda "La Capital" estaba desaparecida... y en O´Híggins y la cortada de Drago... la vieja "Casa Muñoz", "donde un peso vale dos", era reemplazada por algo así como un café. Enfrente, el cine "Odeón" era ahora una tienda deportiva. El viejo cine... ¡cuántas películas de terror se había despachado allí! También recordaba que en esa sala había visto "Il Sorpazzo", con Vitorio Gassman, Caterine Spaak y Jean Louis Trintignant; y justo al lado... ¡se habría algo así como una peatonal... y se prolongaba por Drago !

     No reconoció nada más hasta llegar a la esquina de Chiclana; el lugar del Banco de Londres estaba ocupado por varios comercios.

     El hombre escuchó cantar unos pajaritos; mirando por Chiclana, como por un oscuro cañadón, podía ver el resplandor del alba.

     Cruzó la calle y se sentó en el cordón de la vereda, quitándose uno de los "tamangos" de caña alta. ---Necesita una cosida---, graznó, mientras lo examinaba. Luego alzó la vista hacia los sombríos inmuebles de enfrente. Le vino a la memoria el hotel "Nerva", en la esquina, y una especie de restaurante que había habido al lado, se llamaba "La Cosechera", o algo parecido.

     Con un movimiento del hombro se descolgó la aljaba con gran cantidad de flechas. Lo mismo hizo con el arco de alerce del otro lado. Lo probó un poco, forzando la cuerda hecha con tendón de venado. ---¡ Ja !  ¡ Carajo!  ¡ Hace treinta años no hubiera podido tensarlo ! ---roncó muy torvo.

     Seguido a éso, se desembarazó del bolsón y de una especie de casaca, ambos cosidos en piel de guanaco. Rebuscó en la alforja y comenzó a masticar nueces y pedazos de carne reseca. Cada tanto bebía un trago de agua de un gran cuerno que llevaba en la cintura, como cantimplora.

     Con timidez, la claridad del amanecer fue transitando a hurtadillas por todo el ámbito.

     Como los pájaros cantaban tan fuerte a sus espaldas, se puso de pie volviéndose. El hoyo de casi cinco hectáreas que ahora se veía, estaba semicubierto por añosos árboles sombríos; a su alrededor afloraban los restos arrasados, erosionados, de los edificios circundantes del gran cráter, que antes había sido la plaza Rivadavia.

     El hombre lanzó una atroz risotada, y después de un salivazo vociferó a pleno pulmón: ---¡ ¡CARAJO... QUE HABÍAN TENIDO BUENA PUNTERÍA ! !

                                                                   oooOOOooo

                                                              

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

nacido 1943-estudio de dibujo ar tístico e historietas, retratista y ca ricaturista trashumante 2000/0l-afincado 2002- 1985 estudios de biología- escritura desde 1972.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta