cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

31 min
El cruce de Av 5ta con 4ta calle
Terror |
21.02.21
  • 5
  • 0
  • 305
Sinopsis

Nuestro humilde aporte al romance paranormal

Cap. 1. Por eso llegué tan rápido. Por qué se dónde queda. Desde niño siempre he pasado por ahí. Regularmente se veía  a los muchachos jugando fútbol o béisbol en perfecta armonía. Durante las tempranas horas de la noche se formaron diferentes grupos que se aglutinaban en cada parte de la esquina. En el lado Noreste los Dañados que muchos aborrecían y otros consideraban un honor ser saludados por ellos. Por el lado sur los Fresas. Estudiosos, serios. Los buenos. No agredían, saludaban, eran limpios, no fumaban drogas ni bebían licor, vistiéndose de manera que los padres consideraban adecuada, con un corte de pelo muy labrado.  En las otras puntas ocasionalmente se veían parroquianos de los bares y los infaltables soplones de la policía del pensamiento represivo. La esquina tenía sus reglas no escritas. Nadie golpeaba a los del sur. Eso sería buscar graves problemas. Los del norte se comprometían a cuidar a los del sur.  Los del sur no se inmiscuían en las salvajes peleas de los del norte con cualquier otra banda de la parroquia; desapareciendo discretamente en esas épocas conflictivas que aparecen de cuando en cuando en una zona popular. No estaba firmado, nadie hablaba de ello, simplemente así funcionaba.  Las gentes para identificarlos hablaban de los “chicos chicos” refiriéndose a los chamos que siempre jugaban fútbol o béisbol  entre cada esporádica pasada de carros. Los “chicos bien” refiriéndose a los fresas, que estudiaban,  vestían bien, muy ocasionalmente bebían cerveza, obteniendo siempre el permiso para andar con las bellas chicas  para ir a ver las películas norteamericanas que tanto nos gustaban. Por su parte, los chicos malos era genuinamente los malos, los feos, los aborrecidos, los mal vestidos, los que nunca nadie invitaba para una fiesta , ni para ir a ver el juego de fútbol; los que permanentemente los milicianos paraban para identificar, sospechosos de todo lo malo real o imaginario que sucediera por el sector;  ciertamente  controlaban la marihuana, el paso de peatones, el tráfico de radio reproductores,compact, bicicletas, ropa robada y tenían dominio absoluto del sector. Yo pasaba generalmente a pie y saludaba a todos. No pertenecía a ningún grupo, pues vivía a diez cuadras de ahí,  de alguna manera los “chicos malos” no se metían conmigo. No sé porque. Yo sabía que los grupos buscaban afanosamente sumar adeptos y quitarse miembros, pues casi todos  eran familias y vecinos; en el terreno vacío donde fue el hospital civil siempre jugaban intercambiando jugadores, al béisbol, básquet, Fútbol según la temporada de la televisión. En la noche cada quien volvía a reiterar su pertenencia como si fuesen desconocidos. Cuando terminé la secundaria  fui admitido en  la Academia de la Policía Federal de Investigación.  Muy pocos continuaron saludándome cada Sábado cuando yo llegaba a pasar el fin de semana en mi casa. Fui paulatinamente perdiendo el contacto con ellos.  El sector fue poco a poco cambiando en cada paso mío. En la esquina, el local que antes fue una sastrería de colombianos, se instaló un mini mercado de chinos. Los chicos buenos fueron a las Universidades y Tecnológicos. Algunos hasta obtuvieron becas para ir al Imperio, a España, Irán y Rusia.  La vieja casa de los Gutiérrez desapareció, dio paso a un   feo edificio  de 5 pisos de apartamentos. También supe que uno de los chicos malos fue abatido por la policía estatal en un pésimo mal atraco, que tuvo como desenlace que toda la comunidad terminará de aborrecerme.  Me lo demostraban cada vez que yo pasaba con mi camisa blanca manga larga, con  mi corbata azul, junto a mi pelo cortado casi al rape. Era como un modo comentario. Ahí va el soplón. El pichón de policía. Por su culpa fue abatido “Cara e’ Malo” La esquina decayó, era muy raro ver ahí a alguien. El chino  vendió el mercado a un Polaco, gordo y calvo con cara de bruto. Pero a la verdad el hombre era amable, servicial y su aparente reticencia era porque no dominaba bien el idioma. Pero a mí no me gustaba. No me gustaba su forma de mirar, sin embargo lo aceptaba porque era uno de los pocos que me saludaba... Llegaron vecinos nuevos, tenían buenos autos usados, trabajaban en las nuevas empresas norteamericanas que se estaban estableciendo en la zona. Montaban dulcerías, mercerías, paladares, zapaterías y ciber cafés en las amplias salas de las viejas casonas del sector.        ##########                                   I                       ###########                  Llegó una señora con su hija. A pesar de no ser frecuente mi paso por la zona, me quedé entre los impactados por ella. Pura era su nombre. Pelo negro azabache, ojos verdes, menudita, bella a morirse, demasiado popular entre los adultos de la zona,  demasiado consentida por todos los chicos y odiada hasta el infinito por todas las chicas de la urbanización. Pues definitivamente era una competencia muy difícil de vencer. Era en extremo preciosa y muy fácil de hacer amistad , preferiblemente con todos los chicos, tuviesen novia, prometida ó no. . Cada vez que salía a la puerta de la casa a tomar el aire fresco de las tardes  y exhibirse en unos shorts de Jeans que quitaba el hipo junto a sus sandalias brasileñas…  Yo me sume a los que intentaban conquistarla. Sabía que llevaba las de perder en la competencia, por ser tan poco frecuente mi paso por ahí. Pero es que no podía dejar de intentarlo, obligado por ese amor doloroso e imposible que no me dejaban vivir, causado en menos de dos segundos por esa chica... También el polaco a pesar de ser mayor se incluyó en la carrera por conquistar el corazón de la niña.  El nuevo dueño del antiguo negocio de los chinos, se abrió paso regalándole cosas, regalándole dinero, siendo amable y riéndose todo. Pura  no desaprovechó la ocasión. A todos nos quitaba algo y en especial a mí, pues me quitó el alma, el corazón, las ideas y me la pasaba con una cara de gafo que ya no podía con ella. Hasta que un día, un miliciano cubano que repentinamente llegó y pareció ganar por afuera la carrera de los afectos de Pura. Siempre los sábados cuando yo salía en la tarde, veía pasar el Holden Blazer Diesel   por el sector. ##################################### --Seguro habrá boda- me dijo un amigo en un aventón al terminal de pasajeros cualquier domingo en la noche al tomar el autobús para ir a mi semana de clases en la academia. ##############################:::####### --¿Un Cubano? ¿No pudo escoger a un ser humano? –  dijo mi mamá a quien ya le había llegado el rum rum de mi declaración ante Pura y el Plantón que esta me dio, para hacer el ridículo en toda la parroquia. ####################################### ¿Por qué no?.  Ellos son los dueños del país. Lógicamente también son los dueños de los corazones de las chicas – dije para mí mismo, rumiando mi amarga derrota. ##############  II ###################: Cuando  tiempo después estaba en mis pasantías académicas, había superado en algo mi primer fracaso amoroso. Me asignaron el deber de ir a administrar la comisaría de un pueblito por allá en el extremo peninsular del país. Era junto a una playa magnífica. Con botes de pescadores, un cielo permanentemente azul, donde la tranquilidad era la norma. Yo era la única autoridad ahí y el trato de la gente conmigo era totalmente diferente al de los de mi sector. Comí de todo, bebí de todo, nadé en el mar todas las tardes de cada día y me aburrí como una ostra.  Lo malo era el viaje de 14 horas en los incómodos autobuses  de la Cooperativa Popular para visitar uno que otro sábado a mi mama. Una tarde de cualquier lunes lo vi todo por televisión. La reportera de la televisión ilegal de noticias explicaba cómo en un local llamado LA ESQUINA POPULAR ocurrió un terrible drama pasional.  El enloquecido dueño de un conocido negocio del sector, presa de un ataque de locura amorosa acuchilló hasta matar a una joven ,que le había anunciado su futura boda con un miliciano colaborador. La muchacha había tratado de huir herida de gravedad, pero el demente la persiguió y apuñaló en plena calle, acuchillando a dos transeúntes que trataron de salvarla. Después a la inmediata llegada de los milicianos del control ciudadano colaboracionista; el polaco asesinó a dos de estos e hirió a cinco antes de caer muerto de 7 disparos. Quede en blanco. Estoy tan lejos. Pura. Esa era mi Pura. Mi esquina. El polaco. Hoy tanto tiempo después no dejó de sentir un alfiler en mi corazón. Ella fue mi primer amor. Fue lo más bello y doloroso de mi adolescencia. http://youtu.be/1ENJ2ea-AIg ############## III ############## Durante estos quince años he tratado de olvidar. Fueron muchos meses tratando de conquistar a Pura. A veces creía que era mía. A veces me daba esperanzas.  Yo sentía que ella parecía corresponderme.  Pero no lo logre y la única forma de superar mi fracaso era marchándome muy lejos. Por eso pedí los traslados a sitios que nadie quería, todos rutinarios, todos en medio de un fastidio pero que me permitieron aceptar, olvidar aquel rechazo y aquella herida...  No pude estar cuando murió mi madre, no pude ir a estudiar una especialización en FBI, tampoco me casé. Viví una relación con una   médico de las misiones internas de espionaje psicológico, para detectar opositores. Ella no tenía tiempo y yo no quería tenerlo. Era físico, solo físico, al menos de mi parte. A ser sincero me emocionó más el día que se fue y me encantó   más todavía el día que compre mi Masseratti Quatroporte 1990 Diesel usado. ⏩⏩⏩ Ahora estoy en la esquina. Volví. Es solo una suplencia. El inspector administrador del precinto 44, fue víctima de  un horroroso accidente, una especie de  atentado y rodó por las escaleras del edificio  donde vive. Cuando él se recupere,  volveré a ser el inspector prefecto de Maroa allá en la selva... Manejaba a gran velocidad por mi antigua parroquia.  Tenía un caso. Mi primer caso en ésta suplencia. Precisamente en mi esquina. Nadie conocido. Inmigrantes Argentinos,  Sudafricanos..Gentes desconocidas para mí. Mi antigua parroquia ha cambiado mucho. Ahora hay un concesionario Mitsubishi, una venta de Starbucks, tiendas de ropa y vaqueros Levy, hay ventas de electrodomésticos y repuestos automotrices; quedan muy pocas casas viejas. Hasta la que fue mi casa dio paso a un estacionamiento. Pero si quedaba la vieja casona en la esquina sudoeste donde el polaco tenía el negocio y donde fue asesinada Pura, al lado del pequeño estacionamiento. Ahora es una venta de electrodomésticos de Taiwán y justo ahí estacioné el Opel Insignia Híbrido Diesel que la Policía Estatal me asignó.  Siempre me han gustado las luces giratorias, indican que es la ley y yo ahora soy la ley. Detrás de mí se estacionó violentamente el Navistar C6500 de los chicos de resguardo de evidencias criminales. Ellos hacen su labor para ellos y para el morboso público que veía la escena.  Es un caso fácil. Un viejo Opel Ampera Diesel eléctrico fue estacionado muy mal por su conductor que rutinariamente tenía problemas con los usuarios del estacionamiento al lado de la vieja casona. Puerta muy pequeña, muy cerca de la esquina, mucho tráfico, una calle de una sola vía y estrecha. Todo un cóctel para un enfrentamiento entre conductores. El chofer del Opel descendió al ser este impactado por una Dodge RAM Big Horn Turbo Diesel eléctrica que trató de entrar en el estacionamiento. Se inició la discusión, los empujones, el arma, la otra arma, resultado: El chofer de la Dodge muerto instantáneamente con dos balazos en el pecho, su esposa herida de gravedad. El agresor huyó cuando una multitud intentó lincharlo. ################################## ¿A nombre de quién está el vehículo? –   pregunté a un estatal. Generalmente no hago investigaciones, pero como tengo mi labor administrativa más que al día, y el precinto está colapsado de denuncias; me asignan casos la mar de sencillos como éste. #################################### --Lo tenemos señor. Nuestros muchachos lo capturaron mientras estaba comprando en la panadería. Lo están trasladando a su precinto.— #################################### --¿Cómo así?, ¿Estaba en la panadería? – pregunté con asombro. #################################### --Sí señor. Estaba de lo más campante. De  seguro tratando de disimular. No opuso resistencia. -- informó el  juvenil agente uniformado, encantado de ser útil ante un inspector. No puedo dejar de asombrarme. !que descarado!. Todavía quedan resabios de la época del mal y la oscuridad. Me introduje en mi auto.   Perfectamente sé  que no les gusta que un federal  usen sus autos, por eso  ya me asigne un Faraday eléctrico ó un Mitsubishi Lancer Diesel eléctrico; el que me llegue primero en unos días al precinto.  Hice mi trabajo tomando notas. Vi a los chicos tomando fotos y filmando todo. Ya todo estaba resuelto. Debía devolverme al precinto. Es la primera vez que estoy en la esquina, después de tantos años. Miró el poste donde  Pura se desplomó abatida… Los recuerdos...Siento mis ojos humedecerse... Tengo que marcharme de aquí. Recorro las nuevas avenidas sin huecos, con excelentes aceras, pequeños y relucientes centros comerciales. Disfrutó y respiró el nuevo progreso. La liberación fue buena para todos. Locales, discotecas, luces, movimiento, gente bien vestida, muchachos y chicas alegres por doquier, con ropas chinas y americanas que sustituyeron a los feos uniformes verdes  kakis de mi niñez... Arribó a mi precinto. Todos me saludan. Un caso. ¡Vaya novedad! Una investigación  realizada por un policía administrativo. ############################::::::#: --Fuiste y volviste –  saludan algunos compañeros de la academia que vuelvo a encontrar. ####### --Es por poco tiempo. Añoro la tranquilidad de mi selva y playa– les digo a todos mientras una sargento, respetuosamente me da una carpeta con los documentos de mi caso. ####################### Es ingeniero eléctrico, divorciado, trabaja en una suplidora de repuestos petroleros, vive alquilado a unas cuatro cuadras del siniestro. ###################################### --Ya usted lo va a ver – me dice la muchacha con sorpresa. Ya hasta los profesionales se comportan como chavistas, pude entender por su mirada. ##################################### Asentí en silencio. Por supuesto que la comprendía. Las viejas taras de la época anterior. Entré al cuarto de interrogatorios. Por puro formulismo. Es pan comido. Se le hizo la prueba del luminol y fue positiva. Se le incautó el arma homicida, una Glock 7.65 con sus huellas dactilares,   faltan 4 cartuchos al peine.   Las balas ya fueron recuperadas y coinciden plenamente con las de la cacerina.  Veo a un agradable hombre pequeño, con una incipiente calvicie, con unos lentes que pueden sustituir al observatorio del monte palomar y unos 20 kilos de sobrepeso. Está en una permanente expectativa y parece querer explicar algo. ##################################### --Soy en Inspector Prefecto Stalin González. Estoy a cargo de su caso. ¿Puede decirme lo que sucedió?. #################################### No—me contesta con una voz serena. --  no sé qué decirle. ##################################### ¿No recuerda lo que sucedió?— pregunto viéndolo mientras el hombre se acomoda en la silla. No parece incómodo. Su expresión es de aquel que no debe estar en un sitio. Un ¿Qué hago yo aquí? ##################################### --Pues no sé. ¿Sucedió Algo? – me contesta tratando de sonreír, mientras bebe toda el agua de un vaso encima de la mesa. ##################################### ¿No recuerdas que siempre te estacionas a cuatro cuadras de tu casa, teniendo un apartamento con estacionamiento privado? –  pregunto para ir ubicándolo en la escena. Se ve que está en shock o es el actor de teatro más grande del mundo. ################################## El hombre me mira con una auténtica sorpresa. No sabe qué contestar. Parece caer en cuenta de esa forma tan extraña de estacionar un auto lujoso, dejándolo prácticamente abandonado en la calle, en una zona que sigue siendo algo peligrosa. El hombre carraspeó. Busca las palabras.  ################################### Siempre estaciono ahí.--  me explica, con  una excesiva gestualizacion de sus manos... Evidentemente es un gerente acostumbrado a mandar, a señalar, a ordenar. --Camino a mi casa. Me gusta comprar en la panadería cigarrillos y pan de maíz. Para corroborar lo que dice,  saca una caja nueva de Marlboro. ################################## ¿Y hoy?—le digo mientras lo veo. Es un hombre serio, agradable. No tiene el perfil de un asesino ################################### --Bueno. Ha sido un día normal. Trabajé y me dirigí a mi casa como todos los días. Como siempre. ##################################### ¿Cómo comenzó el conflicto? – le pregunté seguro de escuchar su defensa.   Colocó mi laptop con el video. Claramente  se ve que el conductor de la Dodge RAM, cuando López extrajo su arma, también trato de sacar la suya inútilmente. Podía aducir defensa propia; un argumento muy pobre, por demás. El ensañamiento y la Ira del Ingeniero eran superlativos. Una cámara de seguridad del estacionamiento lo filmó todo de principio a fin. ######################:::::::::###########::# --¿Cuál conflicto?-- responde angustiado con una inquieta mirada, comenzando a sudar copiosamente, mientras ve el video, que le he puesto frente a sus ojos. ################################### --No evadas tus responsabilidades. Tus problemas son bastantes graves. No voy a estar toda la vida esperando que te dé la gana confesar. No hace falta. Todo te inculpa. Te tenemos absolutamente como el responsable de la escena del crimen. Habla ya. ######################################= El hombre abre la boca sin comprender nada de lo que dije. Me mira y mira alternativamente la laptop. ###################::::::::################## Yo estaciono ahí porque él me invita, me permite hacerlo –  dice con voz aplomada, viéndome con una nueva seguridad y apoyo. Levantando su mentón desafiante hacia mí, con una nueva  extraña sonrisa. ##################################### --¿Él? ######################################## --Sí. Siempre me invita –  dice asintiendo, manteniendo la misma sonrisa. ######################################## --Pero. ¿Cómo diablos? Las esquinas no tienen dueño. Te paraste mal. Te chocaron.  La gente dice que te bajaste transformado en Hulk para matar, sin darle oportunidad al otro conductor y herir a su esposa –  digo poniendo bajo sus narices las fotos de las víctimas. El hombre las toma y los vio con curiosidad y sorpresa. – hay una cámara de seguridad que filmó completa la escena. Es el video que estás viendo. Por eso. Confiesa ya. ###########################=====####### El hombre me mira nuevamente sin comprender. Yo he participado como espectador en muchos interrogatorios. Mi experiencia me permite detectar a los fingidores, mentirosos, teatraleros, tracaleros. Embusteros. Pero este tipo es el papá de los helados. Su expresión ofensiva cambia totalmente, ahora es un poema, sus ojos se llenan de lágrimas. ######################################## --Él es Eladio Parraga y su esposa – dice asustado--. Ellos son mis amigos y vecinos. La verdad es que yo me estaciono ahí porque el señor calvo y gordo me invita y me lo permite. Usted es un hombre malo. Muy malo.  ####################################::::### Miró al hombre. Este deja a Bratt Pitt y George Clooney en pañales. 3 Oscar son insuficientes para él. ####################################### Me están montando una trampa--- Exclama  gimoteando como un bebe ################################ IV %%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%% Los interrogatorios posteriores arrojaron que José López era ingeniero, excelente trabajador, buen vecino, buen amigo, buen chofer, buen padre. Sus compañeros de trabajo no daban crédito a lo sucedido  abogando por él, negando hasta la filmación de la cámara. Desde que descendió del Opel lo hizo con malas intenciones,  sus amigos ni siquiera lo aceptaban. Es que era un pan de dios. El ingeniero José también vio unas dos veces más la cinta, como un espectador totalmente ajeno al incidente.  Después de eso se sumió en un catatónico silencio. La esquina y su otra víctima en el lado sur oeste, en el mismo sitio donde años atrás se paraban los chicos buenos, donde estuvo el mercado del chino y la esquina popular del polaco y en cuyo poste se desplomó muerta Pura, donde el negro "Haiti" defendió a golpes a uno de los "chicos chicos" que no sabia pelear. ###########################::#### ¿Quién es él que te dice que te estaciones ahí? – le preguntamos nuevamente. ################################ El señor calvo y gordo—era la misma respuesta en varios tonos. #################::::::#############:::###### Vi las cintas. El choque al intentar la Dodge entrar en el garaje. López bajando con el arma ya en la mano. El otro intentando defenderse, los empujones y los disparos. López huyendo seguido por una cantidad de personas enfurecidas. No había en ningún lado el señor Calvo y Gordo. Ubique a los testigos principales. Un obrero de la construcción que pasaba ocasionalmente en su ruta al trabajo. La otra era una estudiante de veterinaria. Vivía en una pensión y no conocía a nadie por ahí. Fui al local que funcionaba donde estuvo la esquina popular. Ahora Vendían radios reproductores, compactos y computadoras. El dueño era un vietnamita que se hacia pasar por taiwanes. Sus empleados era una interminable colección de indocumentados. Me dijo que a pesar de estar casi en la puerta, vio el Opel estacionado  pero no vio nada de lo sucedido. Al ingeniero López  la fiscalía no le creyó en nada sus alegatos de inocencia, no aceptaron la defensa que alego locura y lo juzgaron. Veredicto CULPABLE. Condenado a prisión perpetua y aislamiento total. Pasaron varias semanas. Realmente estoy impaciente por irme a Maroa. Al morir mi madre vendí la casa a través de una inmobiliaria. Yo vivía y dormía en el precinto. El señor calvo y gordo nunca apareció por ningún lado. ###################################### --Hay una denuncia de acoso – me dijo el Comisario Superior, algunos días después, cuando ya estaba a punto de derretirme de tanto fastidio, sin hacer nada, permanentemente sembrado en mi escritorio, viendo películas gratis por internet. Total. Es un simple cambio de escenario. Allá en Maroa es igual. Pero no sé... Es diferente ##################################### —Estamos abarrotados y como tienes algo de tiempo libre encárgate. Es por donde vivías. Cerca del caso del loco.    El que  acabas de resolver. #############################::::##:### ¿Eso no es competencia de los municipales?. El acoso no es para nosotros—dije levantando con esfuerzo mi vista de “Avatar 21”, que se desplegaba 4D en mi laptop. #############::###:###################### Encárgate— me dijo mi Comisario con un gesto vago. --También es un caso sin complicaciones. No busques excusas. Nos llegó y punto. ####################################### La denunciante era una bailarina exótica. Expresaba que al salir de su trabajo había sido acosada justamente en la esquina sudoeste, donde ocurrió el asesinato, Los Municipales quieren que nosotros ahondamos más. Puesto como habían ocurrido varias cosas Federales ahí, a lo mejor había algo de conexión.. Fui al local. Era un local transformado,  el sitio conservaba su antiguo nombre EL TUCAN. Llegue y pregunté por la chica. Flor Silvestre. Era una cubana.  Me dijeron que esperara. Los tragos serian por cuenta de la casa. Ya se disponía a dar el espectáculo. Me senté en un rincón oscuro. Vi a los usuarios mientras la música bachata y hip hop atronaban el ambiente. Todos eran malvivientes. Dos soldados norteamericanos ebrios y drogados, unos obreros buscando mujeres, un conocido profesor famoso por sus obscenidades. Seguía siendo un sitio de mala muerte, pero limpio y ordenado. Dos mesoneras comenzaron a pelear con unas botellas quebradas. Todos entendimos que era parte del espectáculo, hasta que una cortó en un brazo a la otra... En definitiva. Todavía quedaban resabios del pasado. Uno de los marinos norteamericanos saco su arma de reglamento. Disparó al aire y todo volvió a la normalidad. ###################################:# ¡Bien hecho cowboy¡-- gritaron algunos parroquianos; obviando el hecho que ellos no podían usar sus armas en un país extranjero. Pero eso no le importaba a nadie. Durante muchos años Norcoreanos, cubanos, rusos, iraníes, chinos lo hicieron impunemente.¿ A quién le importaba que un gringo también lo hiciera ahora?. ###########::::::::::::###################### La música cambió a un frenético merengue y  luces multicolores  iluminaron una sencilla tarima. La mujer salió vestida únicamente con dos estrellas en sus pezones, una mini tanga, descalza con dos aretes en sus tobillos, un maquillaje que tapaba sus ojos y una peluca de colores. Me sentí igual que si Manny Pacquiao me hubiera dado dos derechazos. Era una jugosa y fresca mezcla de Kendra Lust cuando estaba joven y Mariana Dávalos cuando también estaba joven.¡ Por dios¡. ¿Qué hacía en ese hueco? Hizo uno de los antiguos bailes de la Tongolele. Me pare de la silla mientras el público rugía de morbosa satisfacción. Era erótica, bella, inocente, promiscua, infantil, deseable, provocativamente exuberante. Cuando ella terminó, me fui hipnotizado al camerino. Me identifiqué en la puerta y la chica me abrió. Me miró con curiosidad. Con un gesto me invitó a entrar. #######################::::::::::::::::::::::######## --No pareces policía-  dijo invitándome a sentarme y ella sin prestarme mas atención  se sentó. Estudiadamente Levantó su perfecta y torneada pierna izquierda, para ponerse una cinta adhesiva en un dedo del pie, dejando la otra absolutamente extendida, dejándome completamente bizco por aquel espectáculo. ###################################### Soy el inspector prefecto Stalin Gutiérrez.—dije atolondrado por lo que disfrutaba gratis solo para mí. Pues hacía poses en una escenario 5D ############################:##:#::: --Soy Argelia Luna. Aquí todos, me conocen como Flor Silvestre—se presenta, dándome la mano, haciéndome erizar los pelos de mis piernas. ###############:::::::::#:::##=:##::::::#####: Me cuenta lo sucedido. Tiene un Troller Diesel,  lo están reparando. No consiguió un taxista que la llevase. No le va  bien con los demás empleados y cómo vive relativamente cerca salió a su casa a las 2 y media de la mañana ##########################:#::::::::::::####### --¿No es demasiado arriesgado?. Es invitar a una violación. ===÷=÷=÷=÷=÷=÷=÷=÷=÷=÷×÷÷×÷×÷×÷÷÷÷÷×÷== --Es igual. En mi auto al llegar a mi condominio, me demoro unos minutos bajándome y abriendo el candado de la reja de mi estacionamiento. -- explica, disfrutando ver el efecto que hace en mí. +×+÷÷=÷×+÷÷=÷×+×÷==÷×÷=÷×+÷÷==×+÷==÷××÷= --Descríbeme el acoso. ¿La persiguieron, le dijeron algo, intentaron agarrarla?, ¿Lo conoce? ,¿Un enamorado fastidioso?, ¿Un cliente insatisfecho? =÷=÷×===÷×××÷÷÷××÷÷×÷÷=!!!################ No soy lo que cree-  dice con una dulce voz. --Sé que ustedes tienen la idea que alguien toca cualquiera puerta en la Habana, enseña un dólar y le dan la niña de la casa. ####################################### --¿No es así? ####################################### --No. Tienes que dar un dólar, una pasta dental y un shampoo –  explica viéndome con unos ojos inmensos color avellana que me terminaron de poner K.O. ####################################### --No tengo necesidad. Gano 500 dolares por noche—se le sale inocentemente. Se ve que quiere demostrar que no es lo que yo creo que es. ######################################## Vaya. ¿Qué hace con esa fortuna? –  preguntó sorprendido. Gana cuatro veces lo que yo en un mes. ########################################### --Ahorro para irme a Miami. Si me va bien sigo para los Estados Unidos ###########################:::::::::::#!!!!!###### --Entonces ¿No hay un antiguo amigo con derechos que sabe bastante de todo y quiere una parte de esa fortuna? –  pregunté apartándome de la investigación e inevitablemente indagando acerca de ella. ######################################:#  Sonríe y  dice, dándose cuenta de mi interrogatorio. #################################:::::##### --Esa noche termine tarde. Estoy tratando de zafarme de aquí para comenzar de nuevo en Maracaibo. —responde cambiando la versión inicial. ######################################: --La voy a acompañar, me va a describir la escena en el propio sitio donde  sucedió. — le anuncié a la joven.  No pensaba hacerlo. Lo decidí repentinamente. Era la segunda vez que pasaría por la esquina donde Pura murió. No sé si es una buena idea. Me pareció verla parada en un rincón entre las ropas de la bailarina. Solo fue una sombra de mis vividos recuerdos de los días en que la visitaba. Es que su memoria la tengo fresca en mi. #################################:::::::###### La chica  sonríe, me dice que tiene que cambiarse. ################################### --Seguro. Esperaré en la puerta. ####################################### Al rato salió. Nadie podría asegurar que era la misma chica. Pelo hasta los hombros agarrado por una escolar gomita, unos vaqueros negros, una sencilla chaqueta de tela y unos mocasines de goma. Muy lejos de aquel monumento sexual de un rato atrás. Ella por un momento me miró escrutándome rápidamente una vez más. Después comenzamos a caminar en silencio. Caminamos. Yo evito tocarla, pero es lo que quiero hacer. Estoy luchando contra esta repentina atracción. La joven parece no darse cuenta y tranquilamente camina a mi lado por la solitaria calle. ####################################### --Esa noche --comenzó a decir... ###################################### --¿Cuándo fue esa noche? – interrumpí viendo el nuevo centro comercial.  A lo lejos la calle donde quedaba mi casa. ##########:########################### --Fue hace tres noches. Es el mismo sitio que todos sabemos. ¿Me acompañará mañana?.  Me siento muy segura a su lado. No sé cómo se me ocurrió caminar sola por estas calles a esta hora- me  propone descontrolandome todo. ##############:::#::::##################### --Aquí es – señala. Sin querer vuelvo a ver el poste donde quedó tendida Pura. ################################### --¿Qué hizo? ###############:#::#:#:::::::::::::::############## Oye--  dice como entendiendo que yo no le creía. --Estoy acostumbrada a todo tipo de cosas. Inocentes. Risibles, peligrosas. No le contesté. Viendo el poste viendo nuevamente aquella escena de la televisión de tanto tiempo atrás. Viendo nuevamente el gordito disparar al otro… Por un momento me pareció que  era el espectador de los dos sucesos que se yuxtaponían delante de mí.  Empezó a lloviznar.  ####################################### --Estaba ahí-- me mostró con una mano preciosa y  uñas pintadas de negro, trayéndome a la realidad. #############################::##:::::##### Pero. ¿Cómo era?- insistí, concentrándome en el momento— ¿Era alto, bajo, flaco, estaba armado?, ¿La escupió?, ¿La insultó? ¿Trató de agarrarla? ###################################### --¿Alto?. ¿Bajo?— Sé sorprendió-- ¿No leyó mi denuncia? No era él. Era ella. No me persiguió. Solo me miraba y se reía.- Dijo estremeciéndose visiblemente. ######################################## --Oiga Sra. Argelia-- le dije tratando de mantenerme inútilmente en el tono profesional.--No va a hacer una denuncia por una persona del sexo femenino que sólo la miraba feo. Eso no tiene ni pies ni cabeza. ######################################## No entiendes-- me dijo y repitió más bajito mientras apuraba el paso- No entiendes. Llegamos al feo edificio donde vivía. Era uno de los primeros que se construyeron después de la liberación. Mal hecho. Sin arquitectura, era de mi época de estudiante. La muchacha me miró. Estaba pálida. Intentó una sonrisa.  Yo entendí. No quería que se precipitasen las cosas. ¿Quería conocerla? Bien. ¿Quería intentarlo?. Bien. Pero quería demostrarme que a pesar de su exuberante belleza había algún principio y tenía que seguir el procedimiento. Ok. Así seria. Lo intentaría. ####################################### --No creo que su denuncia llegue a ninguna parte --le explique  cuando ella ingresó y con delicadeza cerró la reja quedando del otro lado. ####################################:##:  Cualquier cosa llamame a mi celular – continúe dándole  con mi tarjeta a través de la reja—o a mi Facebook, Twitter, Clubhouse,  Telegram, WhatsApp, o zoom, tambien ahi estan mis telefonos con correos. Me despedí. Ella me miró. Sé que hubo algo. Si. Definitivamente hubo algo entre los dos. Caminé hacia la avenida. Si veía una patrulla les pediría el aventón. Me detuve en la solitaria esquina. Eran las 3 y 5 minutos de la mañana. Nada. Ni un auto. Ni los buenos ni los malos. Miré los edificios. Todos dormían. Entonces la vi. Estaba a media cuadra. Era una mujer. Estaba de espaldas. Pero entendí que me miraba de reojo. Por un instante creí entender que  sonreía.  Miré a todos lados buscando al otro. Esa era una clásica trampa para atracar a cualquier tonto... Con cuidado quite el seguro de mi automática y  apunte sin sacar el arma. Caminé de medio lado. Ella se movió hacia la pared. Hacia el dintel de un negocio que tenía las luces de cortesía apagadas. Aproveché para sacar mi arma, escondiéndola con mi mano en  la espalda Decidí irme al medio de la calle ######################################## --Oiga señorita--  dije -- ¿Está usted bien?. ¿Quiere salir a la luz para poder verla?, ¿Necesita alguna ayuda? Soy policía, puedo ayudarla si quiere. #######################################:  Me acerqué. La mujer se recostó en la pared. Desapareció casi frente a mi vista. Corrí inmediatamente, llegue donde ella momentos antes se encontraba. Nada. Nada. Seguramente entró al negocio. Quedé estupefacto. Cinco minutos después una Fiat Toro 4x4 turbo Diesel llena de municipales llegaron a darme apoyo. Buscamos y alumbramos todo. Nada. Nada. No había nadie. No sé porque  me parecía oír La guerra de los Dioses de Billy  Paul. A  lo lejos. Mire al edificio. Una chica bailaba en la penumbra del balcón. Parecía que yo era el único que la veía. A pesar de estar varios pisos arriba, se me antojó que era la misma chica que antes había entrado en éste negocio. Los muchachos de la municipal me dieron el aventón al precinto. Me dispuse a dormir. Esta noche cambió todo. La bailarina me había causado un impacto diferente, que alivió en algo el amargo dolor de la pérdida de una Pura que nunca tuve. Trate de borrar la expresión de mis colegas de la municipalidad. Era aquel gesto de. ¡Vaya! También entre los Federales hay locos. Una bailarina exótica...Solo un loco Vi a una mujer que era un mago. Se  escondió a dos metros de mí. Era una sinvergüenza que atizaba a la gente a cometer delitos o era un transformista. Lo atraparía. Agavillamiento, incitación a delinquir, acoso. Solo tenía que atraparlo. Tenía algo parecido a un caso.  Dormí sin entender porque una chica bailaría en un balcón con la luz apagada a las 3 y pico de la madrugada. Continua.. Continua
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 19
  • 4.38
  • 520

Edrapecor. Estuvimos varios años por aqui publicando..nos tomamos un descanso y volvemos a publicar lo mismo...

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta