cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El cuervo (sombra)
Varios |
13.02.20
  • 4
  • 3
  • 237
Sinopsis

"Cuentos de luz y sombra en el Edén"

El guerrero cabecea recostado sobre el tronco de un árbol. Se aferra a la paz de un sueño intranquilo. Cierra los ojos, pero la mente le devuelve los ecos del combate una y otra vez. Sostiene en su mano de hierro un vaso de vino medio derramado junto a una hogaza de pan. Alza un párpado y rebela una pupila de fuego, de oro rojizo. Es un destello en la tarde que ya envejece en tonos opacos. Con gesto fatigado se desprende del yelmo. Tiene el cabello apelmazado del sudor y el polvo se aferra a los pliegues de su rostro. La armadura abollada y sucia de sangre y barro ha perdido su presencia inmaculada. Sólo el sol acepta su fatiga y lo reconforta con un cálido abrazo. Le duele el cuerpo. Fue una dura batalla, más recia de lo que esperaba. El enemigo les sobrepasaba en número y muchos caballeros yacen tendidos en el fango. Fueron necesarias tres cargas de caballería para desbaratar la entereza de los campesinos. Por lo demás, al final fue todo una carnicería.

Un cuervo aterriza a escasos metros del guerrero. Es un bello animal. Tiene una mancha blanca en el pecho y su plumaje negro, como de azabache, absorbe la luz. Se acerca resuelto al trozo de pan. Está convencido de que el cuerpo inmóvil junto a la piedra es ya carroña o parte del paisaje. El hambre le incita ser poco precavido. Un error fatal. El guerrero, más rápido que una víbora, lo estampa en el suelo de una cuchillada. Aleja el cuerpo ya sin vida de un patada y limpia el arma en la hierba. Sonríe. Es una risa fría, tenue, una línea imprecisa que atestigua la dureza de su rostro. Su ojo de cobre reluce al sol.

Un relincho a sus espaldas y la mirada ausente de su escudero le obligan a reaccionar. Bebe un último trago de vino y vuelve a colocarse el yelmo. Mientras se dirige a su montura, lanza una mirada inquisitiva a la escolta. El reducido grupo de guerreros se levanta con aire cansino y lo sigue. El séquito cabalga tras su capitán por la carretera polvorienta que conduce al castillo. A su paso jirones de humo se elevan hacia el cielo, manadas de alas negras lo ocultan entre graznidos. A orillas del camino los ahorcados se balancean bajo las copas de los árboles. Sobre las ruedas de carro clavadas en el suelo, los cuerpos rotos de los ajusticiados saludan a la comitiva. Algún que otro sollozo se pierde entre el repiqueteo de los cascos de los caballos. Un olor dulzón a orín a excrementos, a muerte enturbia la brisa. Los guerreros aceleran sus monturas y se adentran en el bosque. Todavía quedan núcleos de rebeldes. Lo sabe, pero es muy improbable que tras la derrota aún tengan el coraje de ofrecer una resistencia organizada. Además, le urge la necesidad de informar cuanto antes a su señor. Un baño, un festín y tal vez una mujer es lo que más desea.

Un silencio opresivo enmudece al viento y lo devuelve a la realidad. Mira a su alrededor. Sus hombres sondean la espesura, los corceles relinchan inquietos. El silencio se rompe con un zumbido que culmina en un crujido, en un golpe sordo. El capitán se gira. Una saeta negra sobresale de la boca de su escudero que se desploma sobre la montura. Cientos de gargantas se unen en un mar de alaridos. Los campesinos, armados con hoces y picas, emergen de las profundidades del bosque y escupen su odio.

Los guerreros resisten y pelean con arrojo. Muchos enemigos caen, pero por cada uno que sucumbe, nuevos adversarios ocupan su lugar. 

Finalmente la escolta es arrojada de sus caballos y despedazada por una multitud colérica. Únicamente el capitán se mantiene en pie. Hace estragos en las filas de los campesinos. En un último intento, su corcel logra saltar sobre la barrera humana que lo acosa. El guerrero se aleja mal herido internándose en la maleza. Sólo cuando su respiración entrecortada se alza sobre el aliento enloquecido de sus perseguidores, se permite un respiro.

Cabalga ya sin fuerzas y desorientado entre los árboles, hasta que al caballo se le tuercen las patas y el guerrero resbala por una pendiente para caer en un hoyo, en una trampa para osos erizada de púas. Lo último que la muerte contempla de su vida, es un mueca de terror y asombro antes de quedar ensartado en un abrazo letal a un rosario de picas. La calma regresa y le devuelve el silencio al bosque.

 

                                                                        *****
 

Anochece. Un cuervo de pecho blanco merodea por las cercanías. Hoy no es su día. No está de suerte. No ha encontrado nada para llevar a los suyos, cuando descubre el cadáver del guerrero. Indeciso se aproxima despacio, precavido. Aguarda una eternidad hasta que cauteloso se atreve a posarse entre sus hombros y golpea entretenido la cabeza del muerto. Apenas transcurridos unos instantes remonta el vuelo ligero. Se aleja raudo hacia su nido, dichoso por compartir con su compañera y los pequeños el ojo rojo que porta en su pico.

 

C.E.N.C, “Cuentos de luz y sombra en el Edén”

©Todos los derechos reservados

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 10
  • 4.81
  • -

Las palabras que escribimos, lo dicen todo sobre uno mismo. Nuestras obras son el espejo donde los otros nos contemplan.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta