cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El de la 7
Varios |
12.10.18
  • 5
  • 4
  • 857
Sinopsis

Cuando entré miré en derredor, busqué con la mirada algo que me indicara dónde preguntar por el paciente, a quien iba a acompañar, esa noche.

Cuando entré miré en derredor,  busqué con la mirada algo que me indicara dónde preguntar por el paciente, a quien iba a acompañar, esa noche.

Félix  es el nombre del paciente –dije a la enfermera que me atendió tras una puerta de madera y vidrio opaco. Es el paciente de la cama 7 –dijo. Está al final del salón del lado izquierdo. Un gran salón –me dije. Conté unas 14 camas que correspondían, seguramente, a 14 pacientes; pero faltaban algunos. Sin embargo, las sábanas descorridas decían que en alguna parte, no muy lejos, debían estar.

El hombre que ocupaba la número 14 estaba reclinado, con el tronco un poco elevado, en medio y al final de las dos filas que formaban las otras camas, a un lado y otro del salón. Desde allí dominaba todo el panorama. Sabe quien entra y sale del salón o del baño, que está a su izquierda, pues la cabecera está en oposición a la puerta de entrada del gran salón.

Un gran ventanal, tras él, ilumina el tercio posterior del salón. Entra la luz de los focos de la calle, y las sombras de las ramas de los árboles, como manos, se proyectan y parecen jugar sobre la superficie interior.

Unos pasos van o vienen, cada tanto. Se escuchan ligeros, en el silencio de la noche. Entran o salen, pero apenas llegan al tercio primero, y allí se detienen... giran a la derecha e ingresan a la enfermería. Tras las cortinas desaparecen por minutos u horas, sólo algunas sonrisas se escuchan, cada tanto. Luego salen y recorren las distintas camas, observando a cada paciente, entregando las palabras justas de aliento, a todos por igual.

Cada tanto se escuchan pasos transitando el pasillo principal, pues hay uno accesorio entre las camas que delimitan la entrada al baño y otro entre las que demarcan el ingreso a la enfermería. Según uno se va acostumbrando al ruido del lugar, puede reconocerse el andar de cada paciente; puede saberse quien se mueve, incluso sin mirar. Unos hay que arrastran los pies de modo que pareciera que nunca levantasen los pies, otro, sin embargo, tiene en el ruido -y por ende en el andar- un ritmo, un compás característico. Uno dos tres... unos dos tres... se detiene, abruptamente, y luego sigue. El paciente parece tambalearse en el aire, su figura flaca, escuálida como una vara de tacuara, parece bambolearse con la brisa del aire de afuera, que si bien no penetra, se hace sentir por el ruido, que sí se escucha, ante tanta cercanía. Lo cierto es que el hombre no se cae y llega hasta su zona, hasta la señalada en la pared por un gran número escrito en negro sobre un plástico cuadrado, sujeto a la pared sobre la cabecera de la cama. Dicho número, que identifica a la cama, es para muchos, también, el modo de registrar a la persona, que parece perder sus nombres y apellidos, sus distinciones de persona para adquirir una nueva identificación, un número. Así es como Félix Gilberto De Armas, por ejemplo, pasa a ser “el de la 7”.

En algunos nosocomios privados, donde las salas albergan a tan sólo 2 pacientes, éstos son identificados por números, como el de la 706 o el de la 707, que coincide con el número de habitación. Así Miguelito, el hijo del almacenero Velázquez, pasa a ser “el de la 706”.     

Pedro Buda

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Sí, así parece. Exploro el mismo tema en otro cuento <<El ciudadano N°>> Está publicado en mi blog Huellas de Pedro Buda- el formoseño.
    Excelentemente llevado. La vida al final nos traduce a números
    Carlos, no. Cada experiencia es distinta, cada aproximación a la realidad y a la ficción es diferente en cada uno, y eso es lo bueno. Pues la forma en que indagamos en nuestro mundo y escribimos luego nuestras ficciones es en parte cargados con nuestras cosmovisiones, con nuestras experiencias. Y eso es intransferible y propio de cada uno. Recuerdo siempre una película donde dos artistas plásticos (uno era Vincent van Gohg) pintaban el paisaje que había frente a ellos. El producto era parecido pero no igual, por eso que menciono más arriba. Un abrazo grande, pero igual gracias por el halago. Lo importante es seguir haciendo eso que nos gusta: escribir.
    Tengo, en algún lugar de la computadora, una novela que empieza en un cuarto de hospital. Pero, de la manera que lo describes y cómo llevas el relato me hacen pensar que tendré que escribir todo de nuevo! Mi relato parece infantil cerca del tuyo. Abrazo.
  • En este relato, una mujer mayor es la única testigo de una situación investigada por la policía; pero que no puede comprobar.

    Este cuento trata sobre lo que ven unos turistas, unas luces que aparentemente partiendo desde una nube se proyectan sobre una zona de altas cumbres

    Trata sobre una extraña experiencia de unos apasionados de la fotografía en el salar más alto del mundo, cuando observan el cielo nocturno

    Victoria vive sola. Nunca quiso casarse o tener hijos. Se había jurado eso ̶ y lo cumplió ̶ de no traer niños al mundo. Era la séptima hija de un total de catorce hermanos...

    Todos, absolutamente todos, estuvimos de acuerdo en que el sonido era de un motor, un motor de Jepp.

    Sobre las 23, 30 sentí un ruido algo intenso, muy breve, al que resté importancia. Sin embargo, deduje que no era un disparo, ni una bomba de estruendo, pero no supe a qué atribuirlo y tampoco me ocupé de indagar, al menos en ese momento.

    En <<Los pasos de jaguareté michí>> el personaje principal es una mujer que participó de la Guerra del Chaco primero como criada, ayudando al patrón, y luego curando las heridas de los caídos en combate. Luego se hizo enfermera tras la guerra.

    Esto que seguidamente leerás, amigo lector, es el fiel relato de lo que le sucedió a mi amigo Juan, según él me lo contó una tarde, mientras tomábamos unos mates amargos en una plaza de Buenos Aires.

    <<Y todo parece indicar que hay más y más cosas extrañas que, de algún modo, se encuentran relacionadas con nuestra naturaleza, con nuestros montes vírgenes. Y, quizás, don Clodomiro tenga razón: Podría haber otros a quienes importan nuestros montes vírgenes, nuestros campos, más que a nosotros mismos>>.

    "...un medio de prensa informaba que la casona estaba siendo usada para albergar a menores y que ellos, los chicos, estaban asustados porque dentro del enorme lugar, un cuarto específico, estaba habitado por un fantasma".

  • 44
  • 4.53
  • 292

Me considero un escritor pues parte de mis días están dedicados a esa actividad. Crear o recrear situaciones y personajes es un trabajo que disfruto realizar. Firmo, generalmente, bajo el seudónimo de Pedro Buda.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta