cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
El desfase nacional del Eln y Venezuela
Reflexiones |
24.01.19
  • 3
  • 0
  • 296
Sinopsis

El desfase nacional del Eln y Venezuela.

Por: Felipe Solarte Nates

Por más buenos propósitos, sacrificios personales y sueños románticos que manifestasen los jóvenes que por años abandonaron familias, estudios, trabajos o falta de oportunidades, para alistarse en los diversos grupos guerrilleros del país que nos prometían una sociedad ideal y más justa, al final, la mayoría de la población colombiana se hastío de emboscadas, bombas, extorsiones, secuestros, reclutamiento de menores, minería ilegal, narcotráfico y acciones criminales que además de las víctimas mortales y lesionadas física y sicológicamente, mantenían en crisis económica y zozobra a los habitantes de  vastas regiones del país, mientras en el planeta se derrumbaba la ‘cortina de hierro’ encabezada por la desaparecida Unión de Repúblicas Soviéticas, URSS, y en la China, los otrora ortodoxos radicales dirigentes marxistas-leninistas-maoístas, acogían un hibrido de: autoritarismo y partido único en el gobierno y capitalismo en la economía.

Con la excusa de combatir diversos grupos guerrilleros que existieron en el país después del asesinato de Gaitán, por décadas el país permaneció en Estado de Sitio, que durante el gobierno de Turbay Ayala, con el “Estatuto de Seguridad”, casi nos igualó a dictaduras que con el apoyo de los Estados Unidos, a partir de la década del 60 del siglo XX  y siguiendo la “Doctrina de la Seguridad Nacional”, fueron patrocinadas mediante  golpes militares, en Brasil, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Perú y otros países.

Casi treinta años después de haberse desmovilizado el M-19, Quintín Lame, Epl y PRT, al ser conscientes que la prolongada guerra de más de 50 años no tenía perspectivas, las Farc, el mayor grupo guerrillero del país, decidió negociar la paz con el gobierno de Santos y al final se desmovilizó, después de firmar unos acuerdos que aún están por implementarse y peligran en puntos fundamentales que intentan desconocer los sectores más conservadores que respaldan al gobierno de Duque.

 Los 51.000 votos que obtuvieron las Farc en las pasadas elecciones presidenciales evidenciaron que la mayoría del pueblo colombiano se hastío de fórmulas violentas para construir una sociedad más justa, a pesar de que los alzados en armas se autoproclamaban, como el “Ejército del Pueblo”.

Por otro lado, la coalición que apoyo a Petro y los más de 11 millones que respaldaron la consulta anticorrupción, demostraron que la mayoría de la población colombiana si quiere cambios, pero no violentos.

No sé si los máximos dirigentes del Eln son conscientes del escaso arraigo popular que tienen entre la mayoría de la población colombiana y el desfase de acciones como el cruento atentado del 17 de enero contra los cadetes de la Policía, el mismo día que amplios sectores populares impulsaban marchas en varias ciudades del país, como las de los estudiantes para exigir el desmonte del Esmad y la de quienes presionan al Fiscal Néstor Martínez para que renuncie por su complicidad en el caso de Odebrecht.

Despreciando la movilización y organización democrática de “los sectores populares” que dicen representar, y la oposición,  privilegiaron los atentados, ensañados en su papel de  ‘Chapulines Colorados’ de la revolución  autoerigiéndose  como ‘héroes salvadores del pueblo’.

Lo cierto es que después que el gobierno de Duque se empeña en desconocer el protocolo firmado con varios países para garantizar el regreso al país en caso de fracasar las negociaciones,  la única salida que les queda a los dirigentes del Eln es Venezuela, donde, afortunadamente para ellos, acaba de ‘prenderse el peo’ como dicen los vecinos, al ser proclamado como presidente interino Juan Guaidó que de inmediato fue reconocido por gobiernos como el de los Estados Unidos, Colombia, Ecuador, Brasil, Argentina y varios de Europa, mientras México, Bolivia, Rusia y China siguen reconociendo a Maduro.

Las multitudinarias marchas en apoyo a Guaidó que al enfrentarse a la Guardia Nacional han dejado más de 20 muertos y numerosos heridos y las de fieles a Maduro, respaldadas por las armadas milicias bolivarianas y apoyado hasta el momento por la cúpula e importantes grupos de las fuerzas militares, pueden desembocar inicialmente  en una guerra civil, en la que numerosos cabecillas y guerrilleros del Eln que se mueven entre los dos países, entrarían a respaldar a Maduro en el conflicto interno, y en caso de que Colombia quede involucrado en una guerra regional, en la que tras bambalinas, suministrando armas y asesoría, estarían los Estados Unidos, Rusia y China, trayendo al ‘patio trasero’ de los gringos, incluidas la vecina Nicaragua y Cuba, los conflictos diplomáticos, económicos y  militares que empezaron a dirimir con los rusos en Crimea y Siria y la guerra comercial que abrió Trump con la China.

Para mantenerse vigentes, al Eln le convendría que estallara un conflicto regional en el que Venezuela, Colombia y hasta Cuba y Nicaragua serían laboratorios de la próxima  guerra mundial, entre las potencias por repartirse los restos del maltratado planeta.

  • 260
  • 4.6
  • 36

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta