cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

7 min
El despertar de la humanidad
Drama |
30.12.16
  • 0
  • 0
  • 91
Sinopsis

- La verdad, la verdad es que, lo único que recuerdo, es… es, que yo iba, iba en una micro con dirección a mi casa, y, luego… no sé, como que…- me puse cabizbajo, pensé, ¿Qué fue lo que paso en la micro? Ahí fue cuando recordé- Me quedé dormido, eso fue lo que pasó, me maree y luego me dormí, y al despertar aparecí, sin saber cómo, acá y me los encontré a todos- Así fue como llegue a este lugar, aparecí recostado un una especie de lugar de rituales, el cual tenia un gran circulo al centro el cual tenía un radio de más o menos de diez metros, junto a este, habían dos semicírculos, pegados al principal, en uno de estos habíamos aparecido junto a otras trece personas, las cuales reconozco perfectamente, ya que son amigos, o por lo menos la mayoría, los diré para acordarme bien quienes son: - Sebastián de la Fuente. - Sofía Adwanter. - Simón Pérez. - María José Salfate. - Camila Ballesteros. - Gabriel Molina. - Tomás Espinosa. - Alfredo Farr. - Blanca Lencina. - Belén Torres - Benjamín Espinoza. - Diego Cornejo - Diego Sánchez. Jajaja, ahora que lo pienso, la mayoría de estos me cae bien, aunque encuentro que el Alfredo y el Tomás son unos reales idiotas, supongo que yo seguiré siendo el benjamín Miranda de antes. Mientras reconocía las caras de los que estaban cerca de mí, me percaté de que ya no podía hablar, además, nadie había contestado hasta el momento, todos miraban el cielo, acostados en el semicírculo, tampoco me podía levantar, comencé a mover al Diego Cornejo, quien estaba a mi derecha, pero no reaccionaba, medité que podía ser una simple broma, pero de un momento a otro, uno a uno se comenzaron a levantar, hasta que llegaron a mí, sin voluntad de moverme, y haciendo lo posible por no hacerlo, mi cuerpo caminó hacia el gran circulo, y fue en ese momento, ese preciso momento en el cual pude ver los alrededores, los cuales por alguna razón no lógica no había percatado, lo que más me sorprendió fue lo que teníamos al frente, era algo sacado de una película, era algo tan irreal que me negué a creerlo, eran copias, copias físicas de cada uno de los catorce que estábamos en ese lugar. El silencio inundo todo mi cuerpo, lo único que podía oír era el palpitar de mi corazón, pero una voz se alzó para romper con ese silencio, era una voz grave, una cálida, una profunda voz, como la de un relator de cuentos, la cual rompió con el silencio, la voz dijo- Buenas tardes queridos amigos, hoy estamos aquí reunidos para jugar, un juego que le gustará a mucho, a excepción de ustedes, como ya pudieron percatarse, estarán con unas caras conocidas, bueno, en realidad el doble de esas caras, jajajaja- Yo no entendía lo que sucedía, y a pesar de querer hablar, no se me permitía alzar la voz, ya que cada vez que lo intentaba, un choque eléctrico muy simple pero lo suficiente como para callarme me impactaba en la cabeza, mientras la ‘voz’ seguía hablando- Ya, el objetivo que les diré, no lo volveré a repetir, hay dos equipos, los ‘originales’ y las ‘copias’, la única forma de ganar es, o, eliminar a todo el equipo contrario , o que quede solo uno en cada equipo, por cierto, con eliminar, me refiero a matar- Mi mente lograba retener pero no procesar la palabras que decía, todo era muy extraño, y no tenía sentido, pero la ‘voz’ solo hablaba y hablaba, en ese momento él dijo- Ahora serán transportados a sus respectivas bases, las cuales están completamente equipadas con comida, agua, suministros médicos, baños y dormitorios de sobra para cada uno de ustedes- Junto con sus palabras, mis ojos se iban cerrando poco a poco, hasta que el termino de hablar, y mis ojos de cerrarse.

Capítulo I:

 

Me desperté sin saber en dónde me encontraba, hacía un calor abrumante y estábamos en un lugar oscuro, para saber si estaba con alguien, deje-¡Hola!- y para mi sorpresa comenzaron a abrirse unas cortinas que iluminaron con luz  natural hermosa casa en la que estaba, y a las trece personas, que de uno en uno se comenzaron a levantar, nos miramos a las caras y el Gabriel dijo -¿Dónde estamos?- Le siguió un silencio hasta que yo respondí con otra pregunta -¿Escucharon el discurso que nos dio alguien hace un rato?- Luego de esa pregunta, todos quedaron blancos tanto físicamente como mentalmente, o al menos eso creo yo, ya que a mí me paso también, el silencio fue interrumpido por el Diego Cornejo –Debe de ser una farsa, una simple broma, de todas formas, es imposible crear clones en este mundo ¿O no?- Ya había olvidado eso, algo tan primordial como eso, lo que hacía que esto fuera una película de muy buena calidad, el Gabriel dijo- Existen muchas explicaciones lógicas, y formas de realizar esta broma, no deberíamos de preocuparnos por lo que pasa, solo hay que encontrar la salida de este edificio, casa o lo que sea- Y así fue como nos pusimos manos a la obra, yo me fui con el Diego Cornejo, el Benja Espinoza, la Belén y la María José, conversamos con el Benja, quien dijo -Yo creo que el Ga tiene razón, y si fuera real, creo que deberíamos hablar con los ‘clones’ para que no nos matemos- Yo le respondí – No crees que suena muy estúpido, que hayan clones y que nos tengamos que matar- El Diego Cornejo respondió – Yo creo que hoy en día la gente se entretiene con muchas cosas, quizá no deberíamos hacer nada, quedarnos acá y esperar a que se aburran- Yo no entendí todo lo que dijo, la Belén dijo en tono de chiste – Y también hay comida gratis- Pero eso no calmo mi incógnita de que era lo que quería decir el Diego. Luego de explorar lo que suponíamos era la ‘base’ de la que hablaron anteriormente, fuimos a un salón, en el que nos habíamos despertado.

 

Esperando un rato en el salón, que por cierto estaba muy bien decorado, de una manera muy elegante, y yo creo que la María José y el Benja piensan lo mismo, ya que no paran de mirar la decoración, lo que más me impresionaba era una pintura en un muro, era grande, y parecía representar el poder del más fuerte con un imponente hombre guiando a otros por la fuerza, junto a este, se encontraba el mismo hombre, en la misma escena, pero esta vez colgando de finos hilos que lo hacían parecer un títere, me causaba mucha intriga lo relacionadas que estaban las pinturas. Luego de una larga espera, los grupos fueron llegando uno a uno y lo único que me había fijado en detalle hasta el momento fueron los cuadros y, algo que me parecía bastante extraño, pero había un duelo de miradas o algo así entre la Belén y el Diego Cornejo, cuando llegaron todos los grupos, conversamos lo hallazgos que habíamos realizado de la base, en resumen, tal como decía la ‘voz’, habían cuartos para todos y cada uno de nosotros, y algunos sobrantes, teníamos un gran patio con una cerca de más o menos tres metros y medio, la cual era imposible de saltar, además de una piscina,  la cocina estaba directamente conectada con el salón, y además tenía un gran comedor que podía albergar a más de veinte y cinco personas, y una cocina de última generación con una despensa repleta de comida, el segundo piso era muy pequeño, y solo había un computador, el cual no funcionaba a pesar del esfuerzo de muchos de los grupos, discutiendo los últimos detalles de la casa, una voz reconocida corto la discusión, era la ‘voz’ - ¡Excelente! Parece que ambos grupos ya conocen sus bases, sus lujosas bases, pero, antes de permitirles la salida al exterior de sus bases, quiero aclarar un p, les pido por favor que recuerden mi nombre, y que ¡TODO ESTO NO ES NINGUNA BROMA! En el momento en que yo los deje salir, podrán matara todas las personas que se encuentre fuera de sus bases, en caso de que mates a alguien dentro de la base enemiga, sufrirás una penalización secreta, la penalización no es la muerte, para dejar claro, además, actualmente, todos tienen una fuerza equivalente a uno, si alguien mata a otro esa fuerza se traspasa al asesino, daré un ejemplo con dibujitos para los idiotas, si tenemos a los sujetos A, B y C, B mata a C, B quedará con dos de fuerza, y si luego A logra de alguna forma matar a B, A quedara con tres de fuerza, es decir, la fuerza se acumula, si entendieron bien si no, pues me da igual, ahora pueden salir al exterior, si es que gustan- En ese momento y sin que nadie se diera cuenta, unas puertas aparecieron, y el Diego Sánchez dijo - No salgan- Y el único que no hizo el mas mínimo caso fue el Alfredo, quien salió sin pensarlo dos veces, el Diego Sánchez explica – Antes de salir deberíamos como grupo decidir ¿Vamos a creer en esto?- Esa pregunta, nos dejó a todos pensantes, y el primero en romper el silencio fue el Ga – Yo creo que deberíamos de hablar con los clones, si estos de verdad existen- El Benjamín E. asintió con la cabeza – Yo no creo que sea una muy buena idea- Replico el Diego Cornejo – No creo que tú seas el más adecuado para opinar, yo creo que a ti te da flojera ir a hablar, flojo asqueroso- El Ga respondió, de una manera que no estuvo ni cerca de ser adecuada, pero en cierto sentido quizá sea de esa manera, el Diego Cornejo obviamente no se quedó de brazos cruzados y lo reto – Entonces deberías ir tu con los que te apoyen- Así fue como el Ga y el Benjamín E. fueron a entablar relaciones con los clones.

Unos minutos después de que ellos se fueran, el Tomás pregunto al aire en voz alta - ¿Realmente vamos a tener que matar?- Yo creí que la respuesta era obvia, no teníamos por qué matar si podíamos relacionarnos bien, pero al parecer, no todos pensaban así, el Diego Cornejo fue el primero en decir lo que pensaba – Yo creo que esto no es una broma, y como tal, debemos matar llegado el momento- Me parecía realmente estúpido, como si no pensara lo que decía, y la Belén le respondió - ¿Estás molestando? Como vamos a tener que matar a alguien, además, no sé si te diste cuenta, pero alguien ya fue a hablar con los clones, para salir de aquí podemos trabajar con ellos- Yo creo que ella tenía la completa razón, pero el Diego Cornejo no era el único que pensaba así, yo veía al Tomas, quien miraba a la Belén con una cara de miedo y amenazante, parecía que iba a decir algo, pero una voz lo interrumpió, era la voz del ‘señor’ – Se informa de la muerte de los siguientes personas:

- Gabriel Molina

- Benjamín Espinoza

Lamentamos su perdida, pero la vida sigue- En ese momento, todos quedaron perplejos, incluyéndome, y excluyendo al Diego Cornejo, quien no parecía asombrado por el suceso, y es más, tenía una expresión, como explicarla, era como si nos dijera a todos, tenia razón.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • - La verdad, la verdad es que, lo único que recuerdo, es… es, que yo iba, iba en una micro con dirección a mi casa, y, luego… no sé, como que…- me puse cabizbajo, pensé, ¿Qué fue lo que paso en la micro? Ahí fue cuando recordé- Me quedé dormido, eso fue lo que pasó, me maree y luego me dormí, y al despertar aparecí, sin saber cómo, acá y me los encontré a todos- Así fue como llegue a este lugar, aparecí recostado un una especie de lugar de rituales, el cual tenia un gran circulo al centro el cual tenía un radio de más o menos de diez metros, junto a este, habían dos semicírculos, pegados al principal, en uno de estos habíamos aparecido junto a otras trece personas, las cuales reconozco perfectamente, ya que son amigos, o por lo menos la mayoría, los diré para acordarme bien quienes son: - Sebastián de la Fuente. - Sofía Adwanter. - Simón Pérez. - María José Salfate. - Camila Ballesteros. - Gabriel Molina. - Tomás Espinosa. - Alfredo Farr. - Blanca Lencina. - Belén Torres - Benjamín Espinoza. - Diego Cornejo - Diego Sánchez. Jajaja, ahora que lo pienso, la mayoría de estos me cae bien, aunque encuentro que el Alfredo y el Tomás son unos reales idiotas, supongo que yo seguiré siendo el benjamín Miranda de antes. Mientras reconocía las caras de los que estaban cerca de mí, me percaté de que ya no podía hablar, además, nadie había contestado hasta el momento, todos miraban el cielo, acostados en el semicírculo, tampoco me podía levantar, comencé a mover al Diego Cornejo, quien estaba a mi derecha, pero no reaccionaba, medité que podía ser una simple broma, pero de un momento a otro, uno a uno se comenzaron a levantar, hasta que llegaron a mí, sin voluntad de moverme, y haciendo lo posible por no hacerlo, mi cuerpo caminó hacia el gran circulo, y fue en ese momento, ese preciso momento en el cual pude ver los alrededores, los cuales por alguna razón no lógica no había percatado, lo que más me sorprendió fue lo que teníamos al frente, era algo sacado de una película, era algo tan irreal que me negué a creerlo, eran copias, copias físicas de cada uno de los catorce que estábamos en ese lugar. El silencio inundo todo mi cuerpo, lo único que podía oír era el palpitar de mi corazón, pero una voz se alzó para romper con ese silencio, era una voz grave, una cálida, una profunda voz, como la de un relator de cuentos, la cual rompió con el silencio, la voz dijo- Buenas tardes queridos amigos, hoy estamos aquí reunidos para jugar, un juego que le gustará a mucho, a excepción de ustedes, como ya pudieron percatarse, estarán con unas caras conocidas, bueno, en realidad el doble de esas caras, jajajaja- Yo no entendía lo que sucedía, y a pesar de querer hablar, no se me permitía alzar la voz, ya que cada vez que lo intentaba, un choque eléctrico muy simple pero lo suficiente como para callarme me impactaba en la cabeza, mientras la ‘voz’ seguía hablando- Ya, el objetivo que les diré, no lo volveré a repetir, hay dos equipos, los ‘originales’ y las ‘copias’, la única forma de ganar es, o, eliminar a todo el equipo contrario , o que quede solo uno en cada equipo, por cierto, con eliminar, me refiero a matar- Mi mente lograba retener pero no procesar la palabras que decía, todo era muy extraño, y no tenía sentido, pero la ‘voz’ solo hablaba y hablaba, en ese momento él dijo- Ahora serán transportados a sus respectivas bases, las cuales están completamente equipadas con comida, agua, suministros médicos, baños y dormitorios de sobra para cada uno de ustedes- Junto con sus palabras, mis ojos se iban cerrando poco a poco, hasta que el termino de hablar, y mis ojos de cerrarse.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta