cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
El despertar de las plumas: Recuerdo y liberación.
Fantasía |
14.11.16
  • 5
  • 9
  • 373
Sinopsis

- Esa línea que estais viendo, es como una mecha, tarde o temprano, anunciara vuestro final - - Dijo Pulum, mirando a las doscientas jaulas -

Capítulo: 2

 

De izquierda a derecha y de arriba a abajo, Pulum no dejaba de sentir el mismo zarandeo que sintió, antes de convertirse en un preso. 

Mientras Pulum,  cavilaba, cavilaba y no dejaba de cavilar, sus compañeros de viaje, estaban contemplado una ralla blanca que en ocasiones pasaba de ser intermitente,  continua o se dividía en dos haciendo una gran isleta con líneas más gruesas y grandes que ocupaban prácticamente todo el  interior.

 - Esa línea que estáis viendo, es como una mecha. Tarde o temprano, anunciara vuestro final - - Dijo Pulum, mirando a las doscientas jaulas  -

Ante tal arrebató, los ciento noventa y nueve pollos, se lo quedaron mirando hasta que uno detrás del otro empezaron ha cacarear. 

Entre cacareos y más cacareos, ha Pulum no le quedó más remedio que mirar hacia la nada y dejar que su mente divagará en pasado, para recordar aquello que le ayudaba a pensar con claridad aun sintiéndose acechado por la oscura y cálida noche. 

 

Cuatro meses antes...


La noche apareció encima de Nemesio, mientras se apoyaba la alabarda en el hombro, para sacar un pañuelo de su bolsillo con el cual, se quitó el sudor de aquella intensa jornada que casi había finalizado. 

En cuanto el pañuelo, regresó al bolsillo, andó hasta el cobertizo y antes de retirar el cerrojo, vió cómo su nieta Annabel, se escapaba por la ventana; gracias a la astucia de haber diseñado una cuerda de sabanas atadas ha más sabanas. 

- Niña, niña, Annabel - 
- Grito Nemesio tras dejar la alabarda en el suelo - 

Al ver que no reaccionó y que se dirigía hacia el establo, Nemesio corrió con todas sus fuerzas y cuando llegó, se la encontró, arrodillada en los antiguos  bebederos del ganado.  

-  Annabel. Porqué te has escapado por el balcón de tú habitación ? - 
- Preguntó, despues de agacharse y ponerse a su altura - 

Con una voz muy  dulce, Annabel le contó a su abuelo Nemesio, que mama le había dado a Manuel, su padrastro, un huevo de la última camada, para que lo cuidara como si fuera el hijo que iban ha tener los dos juntos. Si conseguía que no se rompiese en un periodo de dos semanas, Manuel demostraría ser un gran cabeza de familia y mama se sentiría muy pero que muy, orgullosa. 

- Porqué has introducido  
el huevo, adentró de el bebedero de el ganado ? Ha casó quieres ahogar a tú hermano, antes de que nazca - 
- Preguntó agarrando el huevo y poniéndoselo encima de las palmas de ambos -  

Annabel cerró todas las palmas; con el fin de que el huevo no pasará frío y confesó, que no quería ahogarlo, sino que era la hora de su ducha y Manuel no tenía intención de hacerlo y no podía entender el porqué de tal decisión. A caso no se tomaba las cosas en serio. Pulum, tenía derecho a tener la cascara bien limpia.

-  ¡ Pulum ! El huevo, bueno el polito que nacerá de este huevo lo has llamado Pulum ? - 

-  Pregunto dándole un abrazo y sin esperar la respuesta añadió - 

- En este bebedero el papa de Pulum, recibió una descarga eléctrica de un rayo que cayó del cielo, una noche de tormenta. Aquella noche, el papa de Pulum, Malaspulgas el lobo que teníamos y yo estuvimos a punto de ir con la abuela al cielo.

Anonadada Annabel, agarro con fuerza al huevo y no lo soltó, hasta que nació Pulum y se lo arrebataron tres dias despues  tras decirle: Que en el almacén se haría un pollo fuerte al igual que era su padre... 

Al recordar la historia tal y como la contó, Annabel noche tras noche, Pulum se sintió con suficiente fuerza para darse la vuelta y introducir su cabeza entre las finas barras de hierro. 

Al asomar la cabeza, miró a ambos lados y se quedó fijamente mirando al círculo trasero, hasta que reventó e hizo que el camión volcase atravesado la línea, ahora discontinua y se fue arrastrado a una zona de olivos, hasta que se detuvo a doscientos metros. 

Cuando Pulum logro liberarse, la cortina de humo que había levantado el camión, ya se había dispersado, en las jaulas y en un radio de diez metros de diámetro olía ha pollo quemado. Ha pesar haber provocado la muerte de unos cuantos amigos y compañeros de la infancia, Pulum tenía bien aprendió el significado de las palabras daño más colateral si las juntaba,  eran si o si necesarias  para seguir adelante. 

Con una temperatura más fría que la que marcaba el termostato del camión Pulum, se subió a la cabina y en cuanto vió salir al hombre de color que le zarandeo, sé le tiró al cuello y con sus patas y pezuñas lo neutralizó hasta que cayó de nuevo en el interior del camión.

Desde tal posición Pulum, agarró un zippo de la guantera, alzó la mirada hacia el horizonte, saltó al lado de un olivo, encendió el zippo, lo lanzó al  depósito y se fue andado a través de los olivos hasta que se sumergió en una oscuridad infinita, a pesar del incendio que había provocado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Coincido con que esta parte es un poco confusa por frases como esta: En cuanto el pañuelo, regresó al bolsillo, andó hasta el cobertizo y antes de retirar el cerrojo, vió cómo su nieta... ¿Cual es el sujeto de la frase? El pañuelo. Por lo tanto estás diciendo que el pañuelo regresó por sí solo al bolsillo, andó hasta el cobertizo, retiró el cerrojo y vio a su nieta. Otra cosa, los pollos no tienen pezuñas (a menos que Pulum no sea un pollo normal) Por lo demás está muy bien ;)
    He leído los dos capítulos y coincido con los compañeros en que hay que cuidar la ortografía, ya que es esencial en todo escritor que se precie. Por lo demás se trata de un relato muy ingenioso, de bastante acción y que no se si tendrá continuación.- Un saludo
    Así es fenix, tu imaginación es inmensa, cada día me asombra más la capacidad que tienes para crear historias. Un gran abrazo!
    realmente eres un manojo de originalidad e ingenio querido Fenix, excelente historia, saludos ;)
    Independientemente de las faltas ortográficas. Eres un buen escritor con alma y por ello te doy 5 estrellas bien merecidas. Un fuerte abrazo y se muy feliz.
    Se me había escapado la continuación de esta historia del pollo, la historia es original, y me da la sensación de que el protagonista emplumado esta por conseguir su libertad. Menos mal!!! Saludos.
    Jajajajajajaja tampoco creo que sea como para llorar, muchas veces uno se despista y comete errores. Yo los comento también, saludos.
    Reconozco al igual que León27 que algunas faltas de ortografía te hacen llorar, pero bueno ya lo avisas en tu perfil. Ahora bien la originalidad está fuera de toda duda, ya esta tardando otra parte más, me tienes enganchado a este pollo.
    Este relato debes revisarlo porque tiene bastantes cosas, como por ejemplo las "ha" con hache que no llevan, acentos que faltan o no van donde tocan o la palabra postró que no significa lo que creo que piensas y deberías cambiarla. Si mejorases estos fallos serías muchísimos mejor ; ) saludos y seguiré leyendo.
  • Todo aquel que piense que la vida siempre es cruel tiene que saber...

    Alarmas Hermanos Conde, les ofrece una seguridad insitu. No permita que le roben antes de nuestra visita.

    Y un...

    Una noche más...

    era cierto cuando solía presumir de que era capaz de sujetar cualquier sombrero...

    - Bienvenido, uno - siete - seis - cinco - cuatro - tres - seis - ocho - ocho - seis - cinco - cuatro - seis - siete - ocho - siete - seis.

    {Relato reescrito}

    Feliz Sant Balastin a todos.

    Mi nombre es Santiago Jiménez y de pequeño, conseguí echar un fantasma de la casa de mis padres, abuelos y de dos grandes amigos. No soy una persona sensorial ni nada de eso simplemente soy un: Hermano fantasma.

    Mi nombre es Santiago Jiménez y de pequeño, conseguí echar un fantasma de la casa de mis padres, abuelos y de dos grandes amigos. No soy una persona sensorial ni nada de eso simplemente soy un: Hermano fantasma http://www.tusrelatos.com/relatos/hermano-fantasma

  • 211
  • 4.87
  • 53

Pido disculpas por mis errores ortográficos que pueden provocar algún desprendimiento de retina o algo peor: (No maneje peso mientras lea uno de mis relatos) espero mejorar. Respecto a las puntuación, no dañare ningún firmamento; puesto a que todos nos merecemos brillar. Mis comentarios serán sobre la estructura, la creatividad y si he disfrutado leyendolo. Un relato que te hace plantearte cosas a mi parecer es una gran historia; leer entre linias imaginarias es una de mis pasiones. Respecto a mi persona; SOY LO QUE EL DESTINO HA QUERIDO QUE SEA.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta