cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
El Despertar del Dragón Helado I
Fantasía |
06.04.14
  • 4
  • 2
  • 744
Sinopsis

Relato que sigue al anterior relato publicado "La gema misteriosa" pero que puede leerse independientemente sin problema pues narra otra de las peripecias de la extraña gema y su poseedor.

Hendelborg , Segundo día Luna en Euslo

Era su día libre, tras pasar toda la semana yendo y viniendo a las minas de cobre con Reva, estaba decidido a dar un paseo por el lago helado de Fammdrüsken. En aquella época del año en la que las tormentas de nieve se apaciguaban era el momento perfecto para llevarse algo de comer y pasar el resto de día en el lago tomando algún que otro rayo de sol, no muy potente por su puesto. Las granjas de los alrededores comenzaban a convertirse en lugares de trabajo en los que cultivar verduras y hortalizas resistentes. Los niños ya salían a las calles a jugar con sus juegos de tablero y otros corrían desafiándose en imaginarios duelos. Esa ya era una época pasada para Bernoz, una vez terminó sus estudios básicos en la escuela del pueblo comenzó a trabajar para Reva. En su casa la situación no era muy buena para poder permitirse enviarlo a aprender un oficio o ciencia, ya era difícil a veces darle de comer cuando estaba en la escuela.

Tomó un poco de pan con tocino que compró en el mercado y lo metió en una bolsa que se llevó  a la espalda. Caminó desde las granjas hasta las afueras del poblado donde se encontraba el lago Frammdrüsken. Metió su mano en el bolsillo, sí, allí seguía...la extraña gema de brillo azul de formas geométricas. Después de pasar un tiempo junto a ella se había convertido para él en una especie de talismán personal, nunca salía de casa sin ella. Salió a las frías estepas de la periferia, algunos carros llegaban a la ciudad para comerciar o incluso algunos familiares llegaban de visita después del frío invierno.

-¿A dónde vas Bernoz?- una rajada familiar le hizo girar la cabeza de inmediato. Se trataba de Elianne una chica algo marimacho que se educó con él en las granjas y que gustaba de cazar y salir con los hombres de cervezas.

-Voy a comer algo al lago, hace buen día- dijo el muchacho cruzando los dedos para que no decidiera acompañarle a sabiendas de que lo haría.

-¡Te acompaño! - la chica era más alta que él y vestía con pieles de venado que había conseguido en sus cacerías, su cabello era rubio y lo llevaba recogido en una trenza. A sus espaldas llevaba un enorme arpón afilado que daba miedo nada más verlo.

-Vale- el chico no aplaudió mucho la decisión, le estresaba su presencia, haciéndole sentir un niño pequeño.

Caminaron hacia el lago cuando un extraño olor como a podredumbre llegó a las sensibles narices de Elianne.

-Huele a podrido Bernoz- ambos anduvieron hacia al lago desde donde procedía el terrible olor estancado.

-Quizás es un cadáver- dijo Bernoz sin expresar ninguna emoción haciéndose el impasible.

-He olido muchos cadáveres Ber y no...así no huele un cadáver...¡Mira el agua de entre las grietas! ¡Qué color más extraño!

El lago era una gran superficie de agua congelada que nunca llegaba a descongelarse del todo aunque se registrase el verano más caluroso de Hendelborg. Se habían hecho algunas grietas en los bordes del lago y agua verdosa salía al exterior.

Bernoz se acercó a la orilla y olisqueó la extraña sustancia.

-Sin duda es algo que está podrido aquí dentro, ¡qué asco!- buscó un sitio donde no llegase el olor y se sentó a untar el tocino en su pan.

Elianne no satisfecha con el veredicto de su compañero tomó su arpón y trató de romper un poco más la superficie de hielo, salía más y más agua verdosa y espesa. La chica tras no encontrar nada ahondando con el arpón en el agua helada, se volvió hacia Bernoz al olor del tocino que untaba cuidadosamente.

-¡Dame un poco piltrafas!- la chicarrona se sentó junto a él mientras cruzaba sus pies sonoramente, llevaba unas pesadas botas con pinchos para andar sobre la superficie del hielo. Bernoz cortó un pedazo del bocadillo y se lo tendió a la chica.

-¡Qué morro que tienes!- dijo Bernoz indignado.

El sonido de un bloque de hielo grueso rompiéndose alertó a los comensales. Una gran cantidad de agua verdosa salía a presión despedida hacia el exterior, el repugnante olor casi se masticaba.

Elianne se levantó junto con Bernoz que del susto se le cayó el bocadillo al suelo.

De entre los restos de hielo emergió del agua helada un enorme pez de color azul oscuro. Era garganturesco, podía tener la envergadura de cuatro hombres fornidos al igual que las anchuras ya que era bastante redondeado.

-¡Mira eso Ber! ¿¡Qué cojones!?- la chica se adelantó y preparó su arpón. Los brazos de la cazadora eran anchos y musculosos, parecían los de un hombretón. Bernoz se quedó tras de ella observando el comportamiento del animal.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias por vuestra lectura, Sergio González y Umbrio. La verdad es que me he cargado la tensión porque corté el relato estando escrito en dos partes, para no hacerlo masivo y que no se molestara ni el potito en leerlo, debí mantenerlo en la versión original. Sobre la chica "mariachi" si bueno he usado una palabra demasiado coloquial y con algunas connotaciones negativas, lo tendré en cuenta para la próxima vez, pobre Elainne :( La palabra veredicto no ha sido nada afortunada, tienes toda la razón Umbrio. Muchísimas gracias por vuestras críticas que me ayudan a mejorar en cada relato. El Despertar del Dragón Helado es una side-story del mundo sobre el que normalmente escribo que se ha convertido en todo un pasatiempo para mí. Muchísimas Gracias por vuestro tiempo.
    Vuelve el personaje de tu anterior relato en una historia que, si bien no es tan clásica como la anterior, en mi opinión es más interesante. Si tuviera que decir algo que no me gusta, nombraría sin duda el final, que no es que esté mal ni mucho menos, pero se corta de una forma un poco extraña, llevándose la tensión que poco a poco se había estado creando. Como siempre un saludo y esperando más historias que leer.
  • Segunda parte del relato "El Despertar del Dragón Helado" cuyo origen radica en mi primer relato "La gema misteriosa". Ambos relatos ambientados en un mundo fantástico en construcción...

    Relato que sigue al anterior relato publicado "La gema misteriosa" pero que puede leerse independientemente sin problema pues narra otra de las peripecias de la extraña gema y su poseedor.

    Continuación del relato "La caza de la bestia".

    Narra la historia de una cuadrilla de aventureros que acuden a la caza de una extraña criatura a cambio de una recompensa.

    Encuentro fortuito con una gema que resultará tener una cualidad algo especial...

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta