cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

12 min
El despertar sexual de mis hermanas y yo.
Reales |
10.10.17
  • 4
  • 2
  • 189
Sinopsis

Los Comienzos en el camino de la sexualidad junto a mis hermanas menores, Yo de 12 ,Elvia de 11 y Julia de 9.

Me llamo David, hoy de 38 de edad, tengo dos hermanas Elvia (37) y Julia (35). Hoy puedo contar lo que sucedió, que nos cambió las vidas a los tres. Cuándo eramos niños, Yo de 6, Elvia de 5 y Julia 3, nuestros padres trabajaban, nos dejaban al cuidado de una joven de 16 años, llamada Margarita. Al principio todo era normal, llegábamos de la Escuela Primaría y ellas del Kinder, nos daba de comer, hacíamos la tarea, para luego pasar a jugar, O bañarnos, Julia al ser la mas chica después de comer o bañarse se dormía, por tanto solo Elvia y Yo jugábamos cada cual por su lado, hasta que un día Margarita nos propuso jugar al Papá y la Mamá, obvio mi hermana y Yo de protagonistas, nos iba explicando cual era nuestro papel en el juego, por ejemplo como Papá, tenía que ir a trabajar, y Elvia se quedaba en casa preparando la comida, lavando, etc. Todo al principio fue de manera inocente, pero al paso de unos días fue cambiando la temática como de manera mas 'adulta' por decirlo así, Margarita nos hacía realizar el juego según su manera, a mi por ejemplo me decía que por ser el Papá, tenia que abrazar a mi esposa ( Elvia) y besarla en la boca, cuando me iba a 'trabajar ' o llegaba de hacerlo. En ocasiones nos bañaba en una gran tina de aluminio, primero a Julia, que ya después comía y se dormía, luego a Elvia y a mi juntos, al estar desnudos no nos veíamos con morbo ni nada, pero ella hacia que yo la enjabonara en la espalda, pecho, piernas, nalgas y su conchita y viceversa Ella me enjabonaba a mi en pecho, espalda y pene, que era pequeño a esa edad, luego la sacaba a ella de la tina, ponía antes una toalla en la cama dónde dormíamos, y la comenzaba a secar, pero no la vestía de inmediato, luego me sacaba a mí, me secaba y así nos decía que nos abrazáramos y besáramos en la boca, nos decía que acariciáramos el cuerpo ella de mi y yo de ella, luego le decía a Elvia que se acostara y abriera sus piernas, se las doblaba y las abría quedando su vagina semiabierta, me decía que se la besara y chupara, a lo cual Elvia del cía que le hacia ' cosquillitas ricas' luego mi me decía que tocara mi pene, para que se pusiera erecto, o le decía a Elvia que me lo chupara, sintiendo esas cosquillitas ricas que sentía Elvia, luego me decía, que me subiera en mi esposa por que íbamos a hacer un hijo, yo obedecía pero sin saber, creyendo que era un juego, Margarita con su mano tomaba mi pene y trataba de meterlo en la vagina de Elvia, luego que lo hacía me tomaba de la cintura y hacia movimientos de vaivén, que en realidad nunca penetre mas a mi hermana, por lo pequeño de mi pene. Así estábamos un rato, luego a mi me pedía acostarme y a Elvia que se subiera, nos acomodaba, poniendo su vagina sobre mi pene, y la tomaba de la cintura y hacia movimientos de vaivén, mientras nos decía que nos besáramos, por que decía que eso hacían los esposos, luego nos hacia levantarnos, vestirnos y continuar con los juegos. Eso era en las tardes de la semana, menos sábado y domingo que Mamá descansaba, y mi Papá solo descansaba Domingo o a veces, con todo esto Margarita nos pedía que no dijéramos nada o ya no podríamos jugar mas. Nuestros padres siempre me dijeron que Yo por ser el mayor debía cuidar a mis hermanas, crecí con esa idea. Margarita nos cuido por dos años y tanto que jugamos al Papá y la Mamá, que ya no necesitaba decirnos que hacer, solo nos decía quiero que hagan un hijo, y ya nos desnudábamos, y estábamos listos, haciéndolo, Yo ya de casi 8, Elvia de 7 y Julia de 5, que ya también tenia participación como nuestra hija o alternaba el papel de Mamá con Elvia, y teníamos relaciones, yo con las dos, alternando a veces, hasta que un día llego que nos dijo nuestra mamá que nos íbamos a ir a vivir a una casa mas grande, Margarita nos hizo prometer que no contaríamos nada de nuestros juegos, con la consecuencia de que nos pegaran o castigaran , y que ya en nuestra casa podíamos jugar nosotros solos. Nos mudamos, la casa era grande con un gran patio, sala, cocina, comedor, y cuatro recámaras, y mi me dieron una, mis hermanas otra, y mis papas la suya, quedando una vacía, pero amueblada con cama y una cómoda, y dejamos de jugar juntos cada quien comenzó por su cuenta a entretenerse, leyendo, haciendo tareas escolares, quehaceres de la nueva casa, etc. Yo comencé a ver los cambios de Elvia, en lo físico, empezaron a crecer sus senos, sus caderas empezaban a tomar forma, la voz, y luego los de Julia, yo después comencé como a los 11, cuando iba a salir de sexto grado de Primaria, ya en Primero de Secundaria me empezó a salir vello, y experimente mas cambios físicos, mas que nos inscribieron a un Club Deportivo, a mía hermanas Gimnasia y a mi Basquetbol, adas de natación a los tres. Fue en esa época cuando nuestro papá comenzó a beber mucho, y a mi me regalaba revistas donde tenían fotos de mujeres desnudas, mostrando todo, yo ya había visto a mis hermanas así, pero de niñas, ahora con el ejercicio Elvia y Julia tenia cuerpos delgados, firmes, mas Elvia que se puso muy bien, y no era lo mismo, y las veía con deseo, sabia que eran mis hermanas pero me gustaban. Yo pase a segundo grado de Secundaria y Elvia a Primero, con todo lo que ya habíamos pasado, mis compañeros un día comentaron que mi hermana estaba muy guapa, y uno dijo 'esta bien buena', Yo me enoje, y ellos me tomaron de carrilla, hasta que hubo uno que me dijo "¿tu te cojerias a tu hermana? Yo enojado le dije de cosas y casi lo golpeo, le respondí, "Claro que no" , a lo cual el contestó " pues yo sí, esta bien buena ha de cojer rico", ese fue el detonante, lo golpeé en la cara, enojado me fuí, a la salida por lo regular Elvia me esperaba, para ir a casa, ese día me vío aún enojado, me preguntó el motivo y solo me quede callado, al llegar a casa, deje mi mochila y me subí a mi recámara, me acosté en mi cama, busque una revista de mujeres desnudas de abajo del colchón, y las note desordenadas, me extraño, pero pensé que mi mamá las había movido, sabia que mi papá me las daba a ver, al llegar a una página ví una foto de una mujer con las piernas abiertas, mostrando su vagina, comencé a masturbarme, ya que lo hacía de manera regular, y comencé a pensar en Elvia y en Julia, que les metía mi pene, una primero luego la otra,hasta que eyacule. Me quede dormido. Hasta que entro Elvia a avisarme para bajar a comer, me levante, ella noto que me había masturbado y me dijo que es esto, tomando la revista, empezó a hojearla, yo se la quite y le dije salte, deja mis cosas, ella sonrió y salimos, bajando las escaleras me pregunto por que estaba enojado en la escuela, y le contesté que luego le decia. Me lave las manos y tome mi lugar, casi frente a Elvia, mi hermana Julia a mi lado y mamá casi frente a ella, comimos yo callado, ellas platicando, cuando sentí el pie de Elvia en mi entrepierna, la mire y me sonrió, termine y guía dejar mi plato al fregadero, seguido de ella, comencé a lavarlo y me dijo que lavara el suyo por favor, me dio una nalgada, y salio riendo, yo pensé que estaba loca. Un día sábado desperté con una erección que me dolía, dormía solo en trusa, mi pene ya media 16-17 mas o menos y es gordo, aunque chato, me levante al baño y al pasar por el cuarto de mis hermanas escuche un ruido y gemidos, abrí la puerta esperando encontrar sin seguro, y sí, no tenía, gire la perilla despacio, y al entrar sin hacer ruido mire a Elvia en su cama, desnuda, el sol iluminaba toda la habitación a través de las cortinas claras, con los dedos dentro de su vagina, con la otra mano pellizcaba sus pezones paraditos, apretaba sus pechos duritos, con los ojos cerrados, gemía del placer que se daba sola, me acerque despacio, y pude ver su vagina escurriendo jugos, de pronto abrió los ojos y me miro, salto de la.sorpresa,y jalo la colcha, pues las demás cobijas y sábanas estaban en la cama de Julia, que no estaba, me dijo que haces aquí, conteste nada, Julia ¿dónde está?, y me contestó se fueron ella y mamá a ver a mi abuelita(materna), llegan en la noche, yo me acerque y metí mi mano y ella apretó la colcha para evitarlo, pero si tome su seno y vence a sobarlo, palpando su pezón y comenzó un juego de estira y afloja, tratando de destaparla y tocar mas, baje mi otra mano a su entrepierna, llegando a la humedad de su vagina, mientras ella miraba mi pene erecto, luego se descuido y jale la colcha su espalda, dejando sus nalgas y espalda descubiertas, ella brinco y ahí acomode mas mi mano en su vagina y comencé a meter mis dedos podía sentir el calorcito, ella gimió y me dijo esta bien espera, se destapo toda y se paro, me dijo no puedo creer que te haya crecido tanto, le dije que si, que si le gustaba y dijo que sí, luego le dije recuerdas cuando jugábamos al Papá y la Mamá, con Margarita y me dijo que si, y volteo a ver , una de mis revistas y le pregunte que hacia ahí, me dijo la tome para verla con Julia, me acerque y la bese, abrazándola, ella de igual manera correspondió, así estuvimos, nos acostamos en la cama, me dijo ven a abriendo sus piernas , yo me levante me quite la trusa liberando mi pene lo tomo y bajo el prepucio, haciendo movimientos de arriba a abajo, le dije esperame, y salí a orinar al baño, cuando regrese cerré la puerta y puse seguro, ella ya había acomodado la cama y acostada, esperaba, me acerque me acosté, sentía mi corazón salirse del pecho y una corriente de excitación recorría mi cuerpo, mis manos temblaban, nos besamos metiendo nuestras lenguas, jadeando, gimiendo, con mi mano acariciaba la entrada de su vagina, ella tomo mi pene y lo frotaba a sus caderas y piernas, subiendo y bajando, eran sensaciones que experimentabamos los dos, ella con los ojos cerrados, abrió mas sus piernas , deje de besarla para comenzar a besar sus senos sus pezones, sus muslos, su vagina que escurría y cuyo sabor me sabia un tanto ácido, me dijo ya métemelo, me acomodé, y dirigí mi cabeza hacia su maravillosa entrada, y empuje entrando la mitad, ella cerro los ojos, apretó mi espalda y comencé a moverme, se empezó a escuchar el sonido de como entraba y salia mi pene, en su vagina húmeda, sentía delicioso cada vez mas, no dure mucho y salio mi eyaculación, casi me desvanecí del placer tan intenso, Elvia, comenzó a mover sus caderas hasta que me apretó. Tenia un orgasmo intenso tambien. Nos separamos y yo me levante a bañarme, seguido de ella, nos besamos , luego salí me seque me fuí a mi recámara y dormí hasta la tarde. Elvia se puso a lavar las sábanas de su cama llenas de sus jugos y mi semen. Ya en la tarde nos vimos y nos besamos y me volvió a preguntar por que estaba enojado y le conté lo que me sucedió con mis compañeros y del que dijo que si me la cojearía, reímos y me dijo ya ves, nos abrazamos y besamos, ya estábamos otra vez a punto, cuando llegaron mi mamá y Julia. Repetimos varios años, pero nunca tan intenso como esa primera vez. Con Julia fue mas calmado el asunto, e igual de rico y alternaba con una y otra, mi mamá y papá nunca sospecharon es mas decían que yo por ser el hombre debía de cuidar de ellas y les agradaba que fuéramos tan unidos. Hasta que cada quien comenzó a tener novio, primero Elvia, y se caso, luego Yo y al último Julia, pero en cada oportunidad que teníamos nuestras sesiones de sexo eran buenas. Esta historia es verídica, a la fecha ya hemos dejado de tener constancia pero si de vez en cuando lo hacemos. Luego escribiré mas historias de nosotros espero le haya gustado.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hola bienvenido A decir verdad coincido con Jordi, hay mucho por pulir. Y la puntuación que hace que el texto por momentos resulte engorroso. En cuanto al tema no se si es verdad o no, esa Margarita era una reverenda hdp. Los chicos nunca tienen la culpa. Esta web tiene algo malo: no existe la categoría "adultos". Por tanto, intenta poner algún tipo de disclaimer para que los lectores sepan qué tipo de contenido estás tratando. Slds
    Buenas Dave. Respecto a tu historia te seré muy sincero y diré que podría estar mucho mejor escrita y me atrevo a decir que la tal Margarita os empujo a jugar a tales juegos por su mente enfermiza. Espero que no te ofendas, pero yo me entero de esto y te juro que Margarita no vuelve a ver el sol. Saludos.
  • Los Comienzos en el camino de la sexualidad junto a mis hermanas menores, Yo de 12 ,Elvia de 11 y Julia de 9.

Soy una persona dinámica, alegre, centrada aunque me gusta razonar soy buen amigo, sé escuchar, no me gusta prejuzgar ni catalogar a alguien o a algo o alguna situación, soy de mente abierta

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta