cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El día del regreso (III)
Amor |
01.08.07
  • 0
  • 0
  • 1971
Sinopsis

[...]

Caminaba con la mirada perdida y con un cigarrillo en la mano que me acababa de prender (uno de los vicios adquiridos de esas fiestas salvajes que marcaron mi pubertad desde los quince años). A la altura del hospital, que por cierto seguía como siempre, alguien me llamó: ¡Enrique! Me costó girarme porque realmente no pensaba que después de estos años alguien me reconociera tan rápidamente. No me creía lo que estaba viendo. ¡Cabronazo! ¡Llevo casi veinte años sin verte! A pesar del tiempo transcurrido Josefo, un inmigrante colombiano que había conocido cuando tenía unos trece años, me había parado en la calle para saludarme. La ilusión fue enorme. Desde siempre habíamos sido buenos amigos aunque el tiempo nos había llevado por caminos distintos. A mi a medio asentar la cabeza y a él a la cárcel por unos negocios sucios con la droga.

Le di un abrazo con sentimiento y no pude evitar fijarme en los tatuajes que adornaban sus brazos, en la perilla que se había dejado y en los enromes pendientes de aro que colgaban de sus lóbulos, pensando en que si hubiera sido otro me habría cambiado de acera. Él apenas había cambiado, estaba como siempre pero con más años. Tras las preguntas típicas sobre salud, trabajo y dinero y sentir como la mirada de la gente se me clavaba en la nuca por estar hablando con un sudaca con pintas, como últimamente les llama la gente, decidí tomarme una cerveza con Josefo tranquilamente para hablar de todo un poco. La prisa que tenía por llegar a la cena se fue diluyendo poco a poco. Ninguno de los bares que recordaba estaban abiertos, o bien habían cambiado de nombre, o se habían convertido en otros establecimientos o simplemente no existían. Al final acabamos en una cafetería en la que volví a sentir las miradas de la gente por estar con una especie de delincuente. Igual es que mi colega se había hecho famoso por algún crimen o había salido en los programas estos de la televisión que no paran de hablar de los sucesos que acontecen, y yo no me había enterado. Al final yo me pedí un zumo de naranja y Josefo acabó tomando un cubata de vodka con limón. Eran las ocho treinta de la tarde de un miércoles de octubre y mi amigo ya estaba bebiendo. Aquello me dejó descolocado. Seguía siendo el mismo cabeza loca de siempre y aquello hizo que me sintiera con 20 años en el cuerpo. ¡Que gusto ver que los años no se le habían echado encima tan rápido como a mi!

(CONTINÚA)
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribir y relatar todo lo que pasa a mi alrededor.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta