cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

10 min
El diablo y el pozo.
Fantasía |
15.05.18
  • 0
  • 0
  • 44
Sinopsis

el diablo y el pozo, es la historia de un hombre que cansado de la vida infeliz, impartida por su esposa decide deshacerse de ella y de sus comentarios, trayendo así aun diablo que le agradece de liberarlo prometiéndole riqueza y fama. a cambio de que no se entrometa en sus asuntos, !vamos! es un diablo. y se da cuenta que fue mas que un error, su perdida total, en liberar al diablo de aquel pozo. -ya saben, comentarios o sugerencias, en la canasta de comentarios, los leo sin faltar a mi palabra.

El diablo y el pozo

por

​Groenlan Gonsalez carrillo

 

Esta mañana sigo siendo el mismo hombre. Desgraciado, y con una mujer que de seguro me odia. Ya que toda mi vida la ha planificado en el hacerme el hombre más infeliz de toda mi vida infeliz, siempre se queja de mi peso, así como del cómo debería ir vestido a las fiestas, o con quien debería juntarme, nunca falta el reproche del día asía mi persona.

Todo el tiempo ella siempre mantiene la casa limpia, lo cual era una gran ayuda, y me sentía bendecido considerando que era mi esposa, aunque para ella el mantener la casa limpia sea un término en el cual siempre usaba para interrumpir mis cesiones de música. Entraba a mi despacho sin permiso y empezaba a acomodar las cosas de mi vitrina así como el limpiar las cuerdas y el cuerpo de mi violín con un trapo húmedo... me costó más de 12 paquetes de cuerdas nuevas, ya que se oxidaban así como que ya no sonaban igual. Asiendo que las comprase de nuevo, nunca me duraba más de dos semanas un juego nuevo de cuerdas.

Una noche mientras cenábamos hizo un comentario desalentador…

-Tal vez deberías dejar tu intento de ser violinista- dijo, mientras se llenaba la boca de sopa.

-Pero, ¿por qué?, mujer, si eso me hace feliz.- reproche.

-No eres bueno, y cada vez que intentas tocarlo parece que estas matando a ese pobre violín.

 No dije más, seguí comiendo pero con rabia y recelo asía ella, ya que no le quitaba la mirada de encima… En fin llego la noche de dormir así que me puse mi pijama y me acosté, pero eso sí, sin antes recibir el ultimo bombardeo de mi esposa…

-Estas gordo, tal vez deberías caminar más, claro es por tu salud- dijo mientras se volteaba para quedarse profundamente dormida.

Yo empecé a odiarla, y más aún pensaba en un final horroroso y ruin para mi esposa, sé que eso no se le ase a alguien que amas y más aun a tu propia esposa, pero aquello que era mi mujer ya no lo era más, ni siquiera la amaba, dudaba que en verdad fuese mi esposa que hace años amaba.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

A la mañana siguiente, decidido, tome mis zapatos me cambie en el baño del cuarto, me peine el cabello de mi cabeza, levante a mi esposa y le dije que hoy sería un maravilloso día para salir a caminar, ya que le había dicho que había tomado enserio su comentario, muy enserio, de que debería caminar más con el fin de bajar la panza, así que ella se levantó se vistió y nos fuimos. Toda la mañana y gran parte de la tarde paseamos por el parque, compramos un helado y nos sentamos en el quiosco a ver la orquesta tocar…

- así piensas tocar, dijo ella, -igual que ellos, pues ellos tienen talento y un don para la música,... tal vez la música no se te dé- comento.

Lo cual yo está enojado por dentro pero por fuera me mostré compasivo, pues sabía que final le esperaba a mi mujer ese día…

Fuimos a la iglesia a escuchar la misa, el padre hablo del perdón, y de cuanta importancia tiene en pensar en nuestros actos, pero yo decidió, no me iban a convencer o cambiar mi decisión de deshacerme de mi esposa…

Acabada la misa, nos sentamos a un costado afuera de la iglesia, ahí donde el lugar servía para que los niños enfilaran para tomar catecismo, y donde yacía un enorme pozo… Llego el momento exacto, espere a que no hubiera gente, una vez ahí sin gente logre hacer que cediera a ver por el pozo, ahí la arroje… escuche un estruendo de agua pero no más, aturdido por lo que hice me sentí feliz, así que volví a casa, prendí la radio, prepare mi comida, después de comer cante para mi diciendo lo feliz que era estar sin ella, después me metí a mi despacho y empecé a tocar mi violín, tarde un poco en asimilar el tiempo que tenía, ya que había pasado tiempo en donde en verdad me dedicara a tocar, tal fue mi asombro que quede impresionado con las tonadas que salían de mi cabeza al violín, ese día toque con gran desesperación, tal como si no hubiera un mañana.

Ese día logre hacer una obra de arte musical, quise mostrársela a alguien, pero no tenía a nadie, mi esposa, tal vez quisiera escuchar esta tonada, y pensé en lo infeliz que era y en el error que había hecho, al tirarla a ese pozo.

Era tarde cuando  mi remordimiento y culpa me hacían volver al pozo a buscarla, sostenía  una soja en mi hombro con la intención de aventarla al profundo del pozo para que ella subiera, ya que ella estuviera arriba le explicaría todo y diría que no fue mi intención, así que llegue al pozo, para mi suerte no había nadie, así que desenrolle la cuerda y la arroje al pozo y grite su nombre, ella no contesto, pensé que tal vez estaría mal herida o desmayada,  grite su nombre un par de veces y nada, espere hasta que la cuerda se tensara para ir a la tarea de jalar y sacarla de ahí, pero no hubo movimiento, me sentí tan mal que pensé en entregarme a la policía, pero sin antes ir con un cura y confesarme, decirle que había roto mis votos de matrimonio, pero para mi sorpresa la cuerda se tensó, dije aliviado su nombre y empecé a subir la cuerda, pero aquello que se levitaba no era mi esposa, era algo más, algo inusual, monstruoso e irreal…

Un diablo, o la personificación de uno, ya que este lucia algo  exuberantemente extraño no era como lo mencionaba la iglesia o las santas escrituras, él era de un aspecto gracioso: de cabello y barba gris, de ojos azules con pupilas color rojas en forma de estrella, de piel azul, tanto sus cuernos como su cola que tenía en forma de flecha, al verlo quise soltar la soja para dejar que ese demonio cayera, pero era demasiado tarde ya que él se sostenía del pozo para levantarse, después de un tiempo se postro en la orilla del pozo, giro unas cuantas beses su cabeza, observándome, yo mientras no le quitaba la vista, era raro ,extraño e irreal…

Al cabo de un momento se cernió y me sonrió, sus dientes afilados y blancos le daban un aspecto de demonio atormentador, de esos que solo en sueños no te dejan despertar, ya que para poder despertar debía ganar sus juegos, en su mayoría eran tramposos e injustos, ese demonio o producto creado por algún desvarió de mi culpa era un intruso de la realidad.

-De ante mano muchas gracias, por liberarme de ese pozo- volteo a ver el pozo- muy profundo si me lo preguntas- afirmo.

-Yo…yo,-buscaba a una mujer en aquel pozo ella es…

-¿una mujer?- interrumpió, entre dientes, riendo- para que las necesitas no te dejan hacer nada, nada divertido, si me lo preguntas.

¿Ay mujeres en el infierno?- pregunte.

-Claro, amigo, por tal razón soy pálido, ya que ellas mantienen el infierno frio, siempre buscas una razón para irte de ahí, ya que el infierno deja de ser un infierno cuando hay mujeres mandando a cada rato.

-Bueno yo no diría eso, ya que ayudan a mantener la casa limpia, y nos hacen de comer, así como que ayudan a lavar la ropa, ven por los niños, van al supermercado….

-¡cállate!, ellas le quitan lo divertido a las cosas, te dicen como debes ser y como debes comportarte, que chocante de su parte.

Pensé un rato y luego afirme con el cabeza-bueno si, tal vez tengas razón.

Claro, soy un diablo, mira por a verme liberado te ayudare en tu día a día, y te mostrare que no necesitaras de tu mujer, ¿te parece?

-pero no debo hacer un trato con alguien que no conozco, mucho menos con el diablo.

-Bueno, mi nombre es Luis, y puedo ayudarte a ver tu vida más tranquila, y desahogada, ya que, por lo que veo te urge una mujer, pues veo que no puedes cumplir las tareas que ella ejercía al día, y para demostrarte mis intenciones te ayudare en algo, lo que sea…-pensó un momento y luego pregunto- ¿hay algo en lo que pueda ayudarte?

 

-Bueno… estoy empezando a tocar el violín y no soy muy bueno…

-¡Eso!, te ayudare a que toques mejor el violín y conquistes el mundo con tus sinfonías, a cambio me dejaras hacer mi trabajo en la tierra… entonces ¿aceptas?

 

Pensé por un rato y me dije a mi mismo que los asuntos del diablo así como sus tareas  no eran de innecesaria importancia para mí, si bien, me podía convertir  en un gran violinista, así que acepte, con el fin de volverme famoso y amado por las personas.

Fue una completa estupidez de mi parte aceptar el trato sin antes llegar a unos términos…

el diablo cumplió su palabra, ya que arreglo mi vida económica, social, y me había conseguido a una esposa bella, y también arreglo mi vida rutinaria, yo deje mi promesa hecha, ya que no me entrometía en sus tareas como trabajos, pero al cambio de un tiempo el diablo empezó a hacerse o sentirse molesto, fastidioso… en si le empezaba a dar celos de mi fama, así que empezó por arruinarme la vida, empezando con mi esposa, ya que por las noches se hacía pasar por mi voz y le decía falsedades de ella, a la mañana siguiente se fue sin decir adiós, molesto con el diablo lo eche de mi casa pero todo intento fue nulo, ya que se negaba a ir de mi vida, y para empeorar las cosas las personas se quejaban de sesiones nocturnas con mi violín, lo cual yo sabía que era el diablo, todas las noches tomaba mi violín y tocaba con acordes molestos, desafinados y mal intencionados, las personas se quejaban , aun mas, de horribles pesadillas que tenían cuando tocaba el violín, así que me llevo a la pobreza, infeliz por la vida que había decidido al vivir con el diablo, ahora es algo que me atormenta cada mañana, suelo despertarme de sobre salto sobre mi cama deseando que todo fuera una pesadilla, pero no, ya que el diablo aún se posa sobre mi cama, brincando y riendo con esa cara larga: pelo gris y ojos azules, sus pupilas rojas en forma de estrella, brinca sobre mis piernas, riendo para sí.

Despierto otra vez y aun el diablo se encuentra postrado sobre la lateral de mi cama...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Historia echa para un amor joven.

    Sobre la escritura.

    el diablo y el pozo, es la historia de un hombre que cansado de la vida infeliz, impartida por su esposa decide deshacerse de ella y de sus comentarios, trayendo así aun diablo que le agradece de liberarlo prometiéndole riqueza y fama. a cambio de que no se entrometa en sus asuntos, !vamos! es un diablo. y se da cuenta que fue mas que un error, su perdida total, en liberar al diablo de aquel pozo. -ya saben, comentarios o sugerencias, en la canasta de comentarios, los leo sin faltar a mi palabra.

    parte 1 (de 2 partes). ya saben que comentarios y sugerencias, aquí mismo, en este blog. y ya saben "El error no esta en escribir sino en lo que escribimos". Vamos, ponte a escribir!

    en los departamentos de la ciudad la gente es asesinada sin saber el quien o que los esta matando. suelo escribir sin saber por que, solo dejo que las historias me busquen para a si ser juzgadas por los lectores. cualquier comentario u opinión, que quieran aportar, dejo mi dirección de correo en mi escrito o si bien pueden portar sus comentario en esta pagina. Saludos! atentamente: Groenlan Gonzalez Carrillo, -La falla de un escritor no esta en ponerse a escribir, sino en corregirlos después de haberlo escrito.

me considero, a mi manera de pensar, un artista en progreso, ya que la escritura tiende a cambiar constantemente, pues no dejaran mentir, es un arte, un arte que pocos consideran. yo mas encambio soy un escritos buscando el arte,no perfecto, pero si normal en mi escritura. comentarios o opiniones son bien aceptadas y aportadas, ya que eso ase uno al escritor. "La falla no esta en lo que escribes sino darse cuenta del error a la hora de escribir."

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta