cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
EL DIFICIL ARTE DE VIVIR
Reflexiones |
29.03.20
  • 4
  • 7
  • 871
Sinopsis

Afrontar la vida en una situación extrema como la actual.

 A Julián Gómez la casa se le caía encima. Acostumbrado como estaba a hacer una expansiva y alegre vida social en la calle sea para pasear, asistir a espectáculos o ir de tapeo con sus amigos, al igual que una mayoría de sus conciudadanos de su lugar de origen, este drástico confinamiento en su hogar a causa de la propagación del fatídico virus que afectaba a la población y que era una consecuencia de la aleatoria globalización, con el objeto de que los hospitales no se colapsaran de enfermos, le parecía que era una exageración; sobre todo una pesadilla imposible de soportar.

"¡Bah! No será para tanto. Y yo debo de salir, de salir.. Esto no lo puedo aguantar. ¡Me aburro solemnemente! - se obsesionó frívolamente Julián-.Si salgo a la calle, ya me espabilaré para burlar a la vigilancia de la Policía.

Así que Julián, ni corto ni perezoso, bajó a la calle que estaba practicamente vacía de personal y anduvo despreocupadamente aquí y allá, hasta que le cortó el paso un coche patrulla de la Policía Nacional, y lo detuvo por su incivismo; por su falta de solidridad.

Ciertamente es difícil frenar en seco la extrovertida cultura de vivir en la vía pública como se ha ido haciendo hasta ahora en muchas ciudades de la Península Ibérica. Tan difícil como para algunos sujetos egoístas contemplar el interés común, dado que muchos de estos indivíduos se han educado en un sistema mercantilista que antepone la ganancia económica al ser humano en sí y se benefician de la desgracia ajena.

No hay nada nuevo bajo el sol. En la obra literaria de EL DECAMERÓN,  escrita entre los años 1351- 1353 por Giovanni Boccaccio, que yo leí hace unos años se describe una terrible epidemia de peste que asoló a Italia y a casi toda Europa, por lo que un grupo de la nobleza florentina compuesto por hombres y mujeres para guardar la cuarentena se refugia en una casa de campo, y allí para entretenerse cada uno de ellos explica un relato (aún no se había inventado la página TUS RELATOS) la mayoría de ellos eróticos.

Esta situación de confinamiento me recuerda también a la película muda de terror realizada en el año 1922 llamada NOSFERATU, que es una adaptación libre de la novela DRÁCULA  de Bramms Stocker.

Orlock, el horroso vampiro llega a una ciudad alemana dispuesto a aprovecharse de la inocente y dulce protagonista, mas con él lleva la enfermedad de la peste ¿Y qué ordenan las autoridades? Que todo el mundo se quede en su casa para que no se propague el virus.

Lo mismo cabría decir de la estupenda novela LA PESTE del filósofo existencialista Albert Camus en la que narra una situación muy similar a la actual ocurrida en la ciudad Orán de Argelia.

Mucha gente como el impaciente Julián Gómez piensan que lo bueno, la dicha de vivir está afuera, en las cosas; como si éstas fueran la única razón de su existencia, cuando de hecho ésto no es así. En realidad todo depende de nosotros mismos; de lo que un ser humano pueda dar de sí, que por supuesto se halla en su interior y que seguidamente se pone en práctica en su espacio vital.

Y este toque mágico personal; esta idea estimulada por el deseo se alimenta nada más y nada menos que de la cultura con todas sus facetas. La literatura, la música, la pintura etc. El espíritu de la humanidad es su cultura tanto individual como colectiva, y es en lo que nos tenemos que apoyar para sentirnos seres vivos; personas. Y me encanta ver como mucha gente desde el balcón de sus casas cantan, o desde su tecnología nos enseñan sus actividades creativas. Pues se me cae el alma a los pies cuando veo a ciertos indivíduos que se apoltronan ante el televisor con sus pantuflas y de ahí ya no salen.

En mi ciudad ha predominado hasta ahora una manera de ser introvertida que contrastaba de un modo abismal con las costumbres sociales de otras regiones del país, y por eso quienes venían de fuera a Barcelona se quejaban de que los catalanes éramos muy cerrados y sosos. De vez en cuando se salía a la calle a pasear claro está, pero cada uno iba a lo suyo. De manera que si alguien entraba en un bar era simplemente porque le apetecía tomarse una cerveza, un refresco; no hablaba con nadie, y cuando ya había terminado su bebida, pagaba y se iba a dónde fuese.

Por eso mismo a mí a pesar de dolerme mucho el drama que estamos sufriendo, el hecho en sí del estar confinado en mi casa no representa ningún gran contratiempo, ya que aparte de conocer a muchas personas - sobre todo femeninas- mi vida se ha centrado esencialmente en la lectura, la escritura y en los espectáculos.

Naturalmente en aquela época, este estilo de vida tan introvertido a nivel social acarreaba mucha soledad. Y la soledad es mala consejera, porque daba lugar a que a la mínima ocasión se formasen bastantes parejas amorosas tan incompatibles como el agua con el aceite, por lo que éstas tarde o temprano terminaban la relación como el rosario de la aurora.

Pero como todo tiene su lado positivo, esta reclusión solidaria con los demás también nos motiva a reflexionar. Nunca jamás de los jamases hay que dejar de reflexionar sobre nosotros mismos para poder mejorar y para enriquecernos en el aspecto cultural con el que mejor nos sentimos identificados y por supuesto ponernos manos a la obra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un retrato fiel de la realidad actual, bien narrado, bien escrito, aportando datos que hablan de la cultura del autor y de su responsabilidad ciudadana. Por la cultura que se detecte en un artículo, relato, informe,..., uno asume la certeza de que se trata de una persona LEÍDA. Me encanta leer y la gente que se ve que lee. Lo que acaba de hacer, Francesc, un reportaje periodístico, un encargo bien cumplido de un supuesto director de prensa. Para mí, sobresaliente. Felicidades.
    Los acontecimientos y el tiempo acaban mutando incluso las costumbres hasta que otras nuevas toman su lugar un saludo
    ... y ahorramos como las hormigas. En cuanto podamos iremos a nuestro refugio de alegría y paz, a Noia, A Coruña, donde tenemos un ático impresionente con terraza grande (aquí no, pues mudamos hace poco a una casa más modesta y hemos, por fin, vendido la nuestra pero a un precio muy bajo para lo estimado). Y de viajes, que lo solemos hacer en temporada baja, imagínate, nada de nada...) Abrazos de nuevo...kfm
    Excelente reflexión con la que estoy absolutamente de acuerdo. No dejes de escribir, por favor; generalmente, me alegras el día. Nosotros bien, pero mis padres, mayores, llevan peor el confinamiento con síntomas de ansiedad y de depresión, así que, mi marido a casa de su padre, que está más fuerte que el hierro, con su perro y el gato y yo a la de mis padres, con Txolo. No obstante, mi pareja tiene su estudio de decorador de interiores en casa y tod@s nos encontramos cerca.Continua trabajando como puede, pero le va muy bien. Aquí, la solidaridad también resulta impresionante. Gracias y abrazos, kfm
    Tienes toda la razón, aparte de mirar la tv podemos mirar en nuestro interior, y también satisfacer nuestro espíritu, cada uno con sus aficiones. De paso somos solidarios con toda la humanidad. Un abrazo, Francesc
    Muy buen relato en los tiempos del coronavirus que nos trae un aro en la prisa de vivir y la posibilidad de recorrer caminos de lentitud. Buenas la cita del Decamerón, y otras. Agregaría Ceguera, de Saramago.
    Francesc Millares, lastimosamente te puntue con 3 porque la técnica narrativa que utilizaste no la aplicaste correctamente y hace del relato una categoría inclasificable, es decir, no sé si es una reflexión, un cuento o exposición filosófica. Tienes que pulirlo. A mí me sucede lo mismo porque escribo de una sola y a veces tengo que releer hasta 10 veces para encontrar los errores.
  • Atención: Aunque este texto no pretende ir contra nadie, tampoco es políticamente correcto. Toco un tema que me inquieta bastante.

    Un hombre que está un poco perdido en la gran ciudad se adentra en una singular y vieja Sala de Fiestas donde conoce a una silenciosa y enigmática mujer.

    Este relato está inspirado en un hecho real que conocí personalmente, a partir del cual yo he elaborado esta historia que en su día la publiqué en una revista.

    Dos escritores buscan la manera de promocionarse.

    Este sistema democrático que nos ha tocado vivir, aglutina a cualquier sensibilidad por despreciable que sea como un cajón de sastre.

    Un mirada en la emotividad humana para ver si existe un algo anímico que nos permita ser mejores personas, pero lejos de lo políticamente correcto.

  • 124
  • 4.42
  • 473

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta