cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
EL DIOS KING KONG
Reflexiones |
13.06.20
  • 4
  • 7
  • 293
Sinopsis

La naturaleza humana, dentro de cada cultura es bastante similar entre sí.

Hace unos cuántos años que fui a un cine de mi ciudad donde proyectaban la segunda versión de la película King Kong, que como se recordará es la historia de un gorila gigante de una zona amazónica, el cual se enamora de una mujer rubia de Nueva York que iba con una expedición de una compañía petrolífera que quería explotar el subsuelo de aquel lugar, y a quien los indígenas en razón de la gran superiodidad física que superaba en mucho a la fortaleza de la comunidad entera adoraban como a un dios, le tenían un temor reverencial y le ofrecián sacrificios humanos para apacigüar su cólera y que les dejase vivir en paz.

Mas cuando los exploradores consiguieron rescatar a la bella prisionera del dominio del fiero animal y derrotar a éste gracias a una técnica y apresarlo para llevarlo a Nueva York y ser exibido ante un público ávido de emociones fuertes, un miembro del grupo le comentó a un antropólogo que iba con ellos:

- De buena hemos librado a estos indígenas, que ya no tendrán que rendir cuentas a este terrible monstruo.

- No. Ahora estas tribus al comprobar que el gorila es tan vulnerable como ellos; no es ningún dios omnipotente como se habían imaginado, dejarán de tenerle  el respeto que le tenían y perderán la fe en el mismo que repercutirá fatalmente en el estilo de vida cohesionado que estos indígenas tenían. En consecuencia ahora ellos se volverán más individualistas; caerán en una decadencia social y se embrutecerán con toda suerte de vicios - le respondió el científico.

Entonces aquel pequeño diálogo de la película que para la mayoría de los espectadores debió de pasar desapercibido, me causó una especial impresión. Me pareció que era lo más significativo de la historia. ¿Por qué consideré tan importante la explicación del científico de aquel film?

Creo que intuí que en cierta manera existía un paralelismo entre los indígenas de aquella imaginaria isla amazónica y la sociedad de nuestro tiempo. Si bien era evidente que nuestra sociedad no había idolatrado a ningún gorila gigante y que al ser derrotado por los occidentales industrializados pierden su sentido numinoso de la vida, su razón de ser, nosotros debido a que hemos subliminado en exceso un modelo vital materialista y mecanicista que es heredero de la Ilustración y de la Revolución Industrial que ha arrinconado en el cuarto trastero de nuestra mente el espíritu más íntimo y sensiivo que forma parte de nuestra naturaleza humana y que ha conformado a lo largo de los siglos nuestra genuína manera de ser que nos animaba a tener una esperanza de futuro, también nos sentimos que vamos a la deriva, aunque conscientemente no nos demos demasiada cuenta de ello, y éso se sintetiza en una desazón, en un descontento interior, y sobre todo en una falta de fe en nosotros mismos.

Para este sistema cientifista de vía estrecha que nos rige el ser humano  apenas es nada; es un simple átomo sumamente manipulable por las altas esferas que habita en este mundo y está perdido en el universo, el cual es hijo del azar. De manera que lo que éste pueda pensar y sentir es algo subjetivo de escasa validez y se le ha enmarcado en un contexto social de instinto gregario y colectivista que no tan solo le aplasta como en una inmensa cola de gente en unos almcenes en hora punta, sino que además le niega su singularidad personal. "!Venga, venga. Hay que ser práctico, práctico!" - se dice, puesto que importa más el cuánto que el qué. El objeto puesto a  la venta que el quién.

En consecuencia el ser humano al verse abocado a esta nada anímica ha adoptado una postura cínica, infantil y superficial; pues no hay más que ver que mucha gente habla sin ningún fundamento repitiendo de una manera torpe, reiterativa una serie de clichés ideológicos para tener la sensación de que son alguien en este planeta; como asimismo esta sociedad a asumido una tendencia tremendamente hedonista que es más aparente que real. pero que a mi modo de ver todo ésto no es más que un barniz para ocultar el desánimo que le abruma; y es una manera de protegerse, de querer huir de este reduccionismo político-cientifista para salvaguardar a su emotividad, que es su intransferible esencia vital. Por lo tanto según mi punto de vista este ser humano aspira a vivir amores utópicos, imposibles, cual un don Quijote en busca de una inexistente Dulcinea; o se embarca en sectas de dudoso credo para que le restituyan una perdida confianza en sí mismo a través de una liturgia determinada; o este mismo ser humano abraza el mito patriótico de su territorio natal  como si de una Itaca perdida en un lejano ayer se tratara, y que le hace excluir a otras sensibilidades foráneas.

Sin embargo la emotividad en sí misma no es ninguna pancea y también puede enfermar como cualquier organismo de nuestro cuerpo, ya que los mitos nacionalistas suelen generar a caudillos paranoicos y totalitarios que pueden llevar a un pueblo al desastre. No hay más que ver lo que sucedió con el nazismo que consideraba a Hitler un líder iluminado por el espíritu ario. Es incompatible el mito patriótico con el concepto democrático que pretende apoyarse en la razón. Pues el concepto mítico sea el que sea, tiene una base visceral que conlleva a situaciones dogmáticas y fanáticas difíciles de superar.

En la actualidad, debido a este sistema mecanicista de naturaleza neodarwinista que ha estado dominando y explotando a la Naturaleza hasta ponerla en peligro y por extensión a todos nosotros, muchas personas de un modo idílico ansían volver a la vida rural; a regresar al Paraíso Terrenal de donde un buen día fuimos expulsados; o lo que es lo mismo a recuperar su yo original y emocional. Sin embargo la Naturaleza en sí misma no es ningún marco bucólico. Al contrario. La Madre naturaleza es áspera y cruel. El león para sobrevivir se come a la cebra. ¿Está el hombre de hoy en día preparado para habitar en una zona rural, cuando ha sido educado en la ciudad?

No cabe duda de que el ser humano postmoderno de hoy  no puede desandar lo andado a lo largo de su Historia. Ya no puede vincular el espíritu de la diosa Démeter que era una emanación de la Madre Tierra que se distinguía por su vitalidad y su fecundidad en el árbol en primavera, y que posteriormente dicha deidad con el cristianismo se convirtió en la Vírgen María. Como asimismo tampoco a nuestro hombre actual le conmueven los rituales de la religión cristiana porque su lenguaje ha cambiado totalmente en relación a otras épocas pretéritas. ¿Entonces qué hacer?

Nuestro hombre de hoy en día tiene un reto por delante. Debe de alejarse de tópicos y de absurdos dogmatismos que no llevan a ninguna parte y asumir que es alguien rico de recursos anímicos. Es mejor de lo que le han hecho creer. Puede por un lado vivir en la gran ciudad, y por el otro volver la vista a la Naturaleza sea mar o bosque y así llegar a comprender que todos formamos parte de un Todo, que es una forma de ganar nuestra autestima a un nivel personal que es de lo que andamos más necesitados, y darle así un nuevo sentido a nuestras vidas.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Jeje, lo sé Francesc, lo sé. A mi me encanta saber de tu ambiente antaño en nuestra ciudad y tú tienes curiosidad por una mujer que escribe textos que supongo deben desconcertar pues no siguen una lógica temporal. Lo que dije fue "Lo que creo incorrecto es ensañarse con quien no siente afinidad por uno y que al fin y al cabo, igual ni se ha enterado de nada". Es decir, de dos personas, una se enamora de otra, y esta otra no sabe nada de la historia en la cabeza del primero. Y el primero se disgusta porque no es correspondido. Y digo yo, si el segundo no sabe nada, porqué tiene que aguantar groserías del que se ha enamorado por su cuenta? Será el vino? O me has entendido? Aquí solo una cena familiar y coca, nada de jolgorios y menos de petardos. Supongo que una ración de coca sí te vas a tomar, no?
    Creo que los humanos actuales nos adaptamos a entornos cambiantes mejor de los que se piensa.
    Excelente escrito, revela un escritor de gran talento y un gran conocedor de la psiquis humana
    Vivimos rodeados de esos topicos y renunciar a ello a veces nos resulta imposible aun quedan muchas generaciones por venir para que ello ocurra un saludo
    ¡Menudo ensayo! A partir de un "mito- monstruo", la reflexión es implacable y extremadamente sabia. Felicidades, "maestro". Abrazos "emotivos", Kfm
    Mi admirado y altamente estimado Francesc, gracias por permitirnos una vez más, darnos luces en tus aquilatadas reflexiones. Indudablemente el humano, mientras no se desprenda del "inconsciente colectivo" (Jung) término sustituido como" psique autónoma" (Corbett )nunca podrá enfrentar su autoreferencia, que conlleva a una especie autoevolutiva y de allí, descubrir su potencialidad y lo que refieres al encuentro de sus recursos anímicos, para la percepción y valoración de nosotros mismos. Todo un desafío!! Gracias de nuevo por mostrarnos a través de tus relatos, un aprendizaje significativo .
    Los indigenas perdieron la fe en su ídolo y la desazón realmente podía conducirles a la decadencia. "Asumir que se es alguien rico de recursos anímicos" sería lo deseable. Un relato inspirador, Francesc ¿Te has metido en el mar ya?
  • Una visión sobre los grupos utópicos que se denominan hijos del antisistema.

    Lo que sucedía en esta institución y no trascendía a la opinión pública.

    La familia es un grupo humano mucho más complejo y difícil de lo que se da a entender.

    Es FANTASÍA, pero no he encontrado el distintivo en la columna de los géneros.

    Un colectivo de gente espera la llegada de un vehículo de transporte pero éste tarda en llegar. No es un relato convencional, aunque también hay algo de amor. Lo escribí cuando tenía veinte años.

    Los Diarios suelen ser la trastienda del ser humano.

    La naturaleza humana, dentro de cada cultura es bastante similar entre sí.

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta