cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El dolor de unos, el placer de otros
Suspense |
30.05.16
  • 5
  • 4
  • 1515
Sinopsis

Dos hombres, una bodega, una silla y mucha cinta americana. Todo parece una tortura obra de un psicópata. ¿Pero que motivo se esconde detrás del torturador?

- Veo que no has perdido el tiempo con tus caprichos… Hay que reconocer que tienes una buena colección, no soy un estudioso del tema, pero tiene pinta que has hecho un buen gasto económico para juntar tantas.

 

El interlocutor camina pausadamente, con el brazo extendido, su mano va acariciando y saltando, de una en una, varias botellas de vino presentadas en estanterías.

 

En el centro de la habitación, una bodega de gran tamaño para lo habitual de una casa particular, un hombre se encuentra sentado en una silla. Sus manos y piernas están retenidos con varias capas de cinta americana a la misma silla. La cinta también a sido usada para amordazarle.

 

- Del dolor de unos, otros obtienen placer…

 

Mientras dice estas palabras, utiliza el rollo de cinta americana para dar varias vueltas sobre la cabeza de su rehén tapándole sus orificios nasales. Impotente la víctima intenta resistirse agitando su cabeza, pero no le sirve de nada.

 

- ¿Tienes miedo? ¿Que estas sintiendo?

 

- ¡Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmffff!

 

- ¿Perdona? No te entiendo.

 

- ¡Mmmmmmmmmfff!

 

Sus ojos parecen salirse de sus cuencas a la vez que su cara empieza a tomar un tono morado.

 

- ¿No puedes respirar? Permite que te ayude.

 

Mientras dice esto, extrae una navaja de su bolsillo y cogiendo con fuerza la cabeza del hombre, realiza una pequeña incisión entre sus labios, lo justo para dejar pasar un poco de aire y que la víctima recupere el aliento.

 

- Es extraño, ¿Verdad? Tu cuerpo lucha por hacer algo normal, pero es incapaz de obtener lo que busca. Precisamente se lo que estas sintiendo muy bien. Yo pase por algo parecido. ¿Sabes?

 

Te contare una historia…

 

Hace un par de años una familia quería huir de la guerra, un vecino les presento un “buen hombre”, un hombre que por una cantidad de dinero, podría llevarlos en barco a tierras mejores.

 

La familia malvende todas sus propiedades como puede y con sus ahorros, pagan a este señor.

 

Empieza a descorchar botellas de vino y derramar su contenido al interior de un gran cubo metálico.

 

Cuando acuden al lugar indicado, el día para coger el barco, esta hombre no esta, pero si encuentran a mucha mas gente que también ha pagado por embarcar y un bote muy rudimentario…

 

- ¡Mmmmno mmmfffuuuy mmffyoff

 

- Ops, parece que conoces la historia. Entonces supongo que conoces el final… O quizás nunca te preocupaste de que ocurrió con ese bote, ya tenias el dinero.

 

Pero te daré detalles, la embarcación no estaba preparada para tanta gente, zozobró y se fue a pique. Mucha gente pereció ese día, incluida la familia de esta historia, un matrimonio y sus cuatro hijos.

 

Todos murieron ahogados, menos el hombre, no, el murió solo en alma, pero su cuerpo resistió lo suficiente para ser rescatado por un barco guardacostas italiano y ser reanimado.

 

Claro esta, no tardo en ser repatriado, pero en verdad, esto fue una suerte. Porque pudo dedicarse a buscar a aquel hombre y poder explicarle su historia.

 

¿Te ha gustado el final? En realidad quería escribir el final ahora mismo contigo.

 

El cubo ya se encuentra lleno de vino, rebosando por los laterales.

 

- De nuestro dolor, tu sacaste placer. Ahora yo voy a convertir tu placer en el mismo dolor que nos hiciste sentir.

 

Con brusquedad levanta la cabeza del hombre inclinada hacia arriba, le coloca más cinta americana, de forma que la cabeza queda retenida en esa posición. Le coloca un embudo por la fisura de la boca y empieza a a derramar el contenido del cubo por el.

 

Tras varios esputos y convulsiones, el verdadero asesino fallece y la verdadera victima contempla la escena. Se pone de rodillas y empieza ha llorar. Lo ha conseguido. Vuelve a sacar su navaja del bolsillo y con un gesto firme y directo, secciona su cuello.    

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Guau.
    Buen trasfondo y un diálogo muy bien llevado y construido. La víctima acaba convirtiéndose en el monstruo que le convirtió en ello. Ya cada opinión queda dentro de la moral de cada uno. Una escena muy tarantinesca. Yo tengo un relato en el que ocurre algo parecido... Tiene algunos errores ortográficos, pero nada que no tenga solución. Saludos.
    Me gustó mucho el Ver tan bien reflejados el dolor y la desesperación humanas... Como el alma de un buen hombre Puede corromperse asta la médula x el dolor. Muy buen relato y muy bien expresado, Me costó poco meterme en la historia.
    ¿Sabes? Me esperaba ese final. Pero por la forma en que narrabas no quería que terminara el relato. Solo por capricho me hubiera gustado que fuera más largo, pero eso le quitaría el encanto. Muy buena narración Saludos
  • Continúan las aventuras sinsentido del unicornio alado Mistetas.

    Improvisación por wasap jugando con Cristhian G. Calvo y Nubis, de relatos con diferentes tópicos literarios. En este caso "militia species amor est"

    La vida en el ejército me aportó momentos buenos y malos. De los malos apenas me acuerdo, incluso los recuerdo más como hazañas que como malos trances. Los buenos se quedan grabados a fuego en la memoria…

    Relato propuesto por el perfil "Historias", donde propone escribir un relato a partir de una imagen de un árbol dentro de una bombilla.

    En un mundo completamente cubierto de junglas, llamada Jangala, donde se comercializa con las emociones y los caballeros montan sobre grandes reptiles, varios personajes viven sus aventuras.

    Un héroe anónimo se prepara para acudir al rescate...

    Cuando la soledad se convierte en paranoia...

    Una única decisión, pudiendo elevarte a la gloria misma o ser ejecutado como traidor.

    Continuación de las aventuras sin sentido de Mistetas, el unicornio alado. Otra vez inspirada y dedicada a otros lectores/escritores de la web muy en particular. PEGI18

    Un prodigio tecnológico, pero...

  • 15
  • 4.55
  • 124

Fui, vi y leí. Disfrutando de vuestros pedacitos de sudor transformados en relatos e intentando corresponderos con mi humor y forma de ver la vida (Obviamente, también con pedacitos de relatos).

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta