cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
El Domador De Caballos
Terror |
14.01.16
  • 4
  • 5
  • 2400
Sinopsis

se dice que algunas personas tienen su propio infierno aparte y que este a su vez los espera con ansias a que llegue el final de sus días.

Jeremías era un tipo extraño, de carácter fuerte, tenia apariencia de un vaquero del viejo oeste, vivía en una cabaña en compañía de sus caballos. A toda hora lo veías fumar, El número de cajetillas consumidas al año eran incontables. Cuando caía la tarde y el trabajo cesaba; Jeremías salía al patio a sentarse en su silla de madera a contemplar el ocaso.

Todos sus vecinos admiraban su labor cómo domador, realmente era muy bueno para manejar el látigo, ningún caballo salvaje o de granja se le resistía. Era como si estos animales le tuvieran terror, este mismo terror los hacía sumisos ante su látigo.

Llegaba la noche y Jeremías entraba a las caballerizas con su látigo. Los caballos lo observaban con gran miedo, empezaban a relinchar con desesperación, sus herraduras chocaban contra las rejas de las puertas...a lo lejos se escuchaban los ladridos de los perros, acompañados de aullidos desgarradores.

Jeremías tenía un aterrador brillo en sus ojos, a los pocos minutos abrió las rejas de una caballeriza, allí se encontraba Tormenta, una de sus yeguas. Por un momento percibió una excitación al ver el miedo en los ojos del pobre animal. Él comenzó a acariciarla con sus toscas y fuertes manos, después prosiguió a usar su látigo. La azoto una y otra vez sin parar. La yegua estaba atemorizada, sus latigazos fueron tan violentos que la hicieron sangrar hasta morir. Los demás caballos continuaban inquietos al presenciar tan cruel situación y no poder hacer nada...

 En una noche de invierno, Jeremías encendió unas cuantas velas, debido a un daño en una torre eléctrica, quiso recostarse en su cama, el cansancio y el sueño lo vencieron por completo; quedándose profundamente dormido...

 El fuerte viento alcanzo a meterse por la  ventana de su habitación. Este derribo una de las velas la cual a su vez seguía encendida, esta se arrastro hasta las cortinas de su cuarto. Las llamas se propagaron rápidamente hasta consumir todo, dejando solo cenizas y brazas a su paso...

Después de la espantosa muerte de Jeremías, uno de sus vecinos el señor Tobías, compro la cabaña junto con los caballos. A los 6 meses de muerto Jeremías. Tobías empezó a ver su espíritu entrar todas a las noches a las caballerizas, con su látigo en la mano. Los caballos se oían asustados e inquietos, sus herraduras estaban nuevamente golpeando las rejas de las puertas con ganas de escapar de ese lugar. Tobías fue a dar un vistazo, se podía escuchar los latigazos dentro de las caballerizas, al abrir la puerta, sale un desagradable olor a cigarrillo. Los latigazos seguían con más intensidad. Tobías  se echa la bendición. Y pronuncia varias veces esta corta oración dirigida a las almas en pena. “Dale Señor el descanso eterno y que brille para él la luz perpetua” amen...

Después de repetirla varias veces y con mucha fe, y sin saber cuántas horas habían transcurrido. Los latigazos y el olor a cigarrillo habían desaparecido. Los caballos se encontraban más tranquilos ahora; Pues el alma del viejo Jeremías se había ido, pero no exactamente hacia la luz perpetua que nombraba el señor Tobías, al contrario, él se fue directamente hacias las llamas del infierno donde este sujeto abominable pertenecia.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Yo puedo resistir todo, menos la tentación.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta