cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
El Encuentro (relato erótico)
Amor |
13.05.18
  • 4
  • 2
  • 238
Sinopsis

Encuentro en un Pub de una pareja de amigos (relato erótico).

He salido con prisa de la oficina por atender una última llamada y llego un poco tarde, en el Pub Suite he quedado con Jennifer, una amiga.

Entro por la puerta del Pub, el bar esta lleno y veo a Jen sentada al final de la barra, la sonrió y la miro como si no hubiera nadie alrededor, ella me la devuelve con esa bonita y amplia sonrisa, mientras me acerco a ella sin dejar de mirarla y sonreírla, la veo que esta preciosa con su largo cabello azabache, su vestido negro se ciñe a sus curvas y su bonita sonrisa ilumina la oscura zona de la barra. Me acerco y la beso en la mejilla derecha, mientras con mi mano izquierda acaricio su otra suave mejilla, su fragancia me embelesa y activa mis sentidos, noto como sus mejillas se sonrojan al saludarla con tanta seguridad. Es una mujer preciosa, alegre, inteligente e irradia sexualidad por cada poro de su cuerpo.

Hablamos durante un buen rato, sin dejarnos de sonreír, mientras bromeábamos y nos acariciábamos las manos, la cara … Se hacia tarde y decidimos levantarnos, la ayudo a ponerse el abrigo y me pongo la americana. En la puerta la pregunto.

  • Jen, vivo aquí al lado, te gustaría que tomáramos la última en mi casa. Hoy es viernes y podríamos aprovechar lo bien que lo estamos pasando, finiquitar la semana con un último trago y disfrutar de la buena compañía.

Me estudia un instante, pensativa.

  • ¡Si, por que no!

Subimos a mi piso, cruzamos el pasillo y nos sentamos en el salón con un par de copas, decidí poner un poco de música de fondo mientras charlábamos amistosamente. Durante la alegre conversación comenzó a sonar “Sexual Healing” de Marvin Gaye (fantástica canción). Me levanto:

  • ¿Te gustaría bailar conmigo?, esta es una canción que merece ser bailada, al gran Marvin Gaye hay que respetarlo y eso solo se hace bailando.

Tras una sonada carcajada

  • Si el gran Marvin lo merece, bailemos. La verdad, es una canción preciosa y muy pegadiza...  Me responde con  sonrisa juguetona.

Agarre con mi mano derecha, su mano izquierda y con mi brazo izquierdo rodeé su cintura, acerque un lado de mi cara al suyo y la bese suavemente en la mejilla, mientras la susurraba lo bonita que estaba esta noche. Ella se acercó más a mí y me apretó más fuerte con el brazo que rodeaba mi cuello. Tras movernos al ritmo de la música, la hice girar y la puse de espaldas a mí, comencé a besarla en el cuello, mientras acariciaba su cintura, Jen comenzó a respirar más fuerte y apretó su cadera contra la mía, noto sus glúteos moviéndose contra mi sexo. ¡Estoy ardiendo por dentro!, sigo acariciándola el estomago subiendo hacia sus pechos, muy lentamente, mientras inhalo su dulce fragancia. Cojo sus pechos con mis manos y comienzo acariciarlos circularmente por encima del vestido. Escucho su primer jadeo y mientras beso su espalda y sus hombros, comienzo a descender la cremallera del vestido mientras acompaño el descenso del tirador por su espalda con mi lengua, la oigo disfrutar, ¡es una diosa de mujer! Deslizo el vestido lentamente por su estrecha cintura y su suave cadera mientras la beso. Mordisqueo sus nalgas que quedan al descubierto al llevar un bonito tanga de hilo negro. Me pongo de pie y vuelvo a girarla con decisión, mientras ella, comienza a quitarme la ropa y besarme apasionadamente en la boca, nuestras lenguas juegan, se entrelazan, disfrutan.

La suelto el sujetador y acaricio sus firmes pechos haciendo círculos y apretándolos con cada vez mayor intensidad, comienzo a besarlos y chupar sus excitados pezones, mientras Jen toca mi sexo desnudo, lo acaricia suavemente, me excita y se endurece. Cojo a Jen por la cintura y la siento en el sofá, me pongo de rodillas en el suelo y beso sus pechos, mordisqueo sus pezones y voy bajando suavemente con la lengua por su estomago hasta besar su ombligo, mientras acaricio suavemente sus muslos y coloco uno de ellos sobre mi hombro para poderlo besar y mordisquear de menor a mayor intensidad, Jen tiene unos muslos redondos y suaves, su blanca piel se está tornando de color rosa por la excitación. Beso su ingle mientras la oigo jadear, me encanta que jadee, me excita aun mas de lo que ya estoy.

  • Eres preciosa y dulce, la digo, con voz lasciva.

Jadea y sonríe.

  • Gracias. Me dice con voz quebrada.

Comienzo a recorrer su ingle y sus muslos con la lengua. Me pide que le coma su sexo, pero prefiero seguir besando y mordisqueando sus muslos, haciendo que desee aún mas que la lama su sexo. La beso en la boca, me saliva de la excitación y vuelvo hacer el mismo recorrido, hasta llegar a su sexo, empiezo a besar su suave, húmedo y depilado sexo. Lo lamo y lo chupo, introduzco mi lengua, empieza a gemir, me pide que le chupe mas rápido, la lamo el clítoris lentamente haciendo círculos y de lado a lado con la lengua, de vez en cuando la doy un lametón húmedo por todo su sexo, mientras la lamo el clítoris, introduzco el dedo muy despacio haciendo círculos, siguiendo un ritmo lento a más rápido según sus gemidos - Su olor sexual es embriagador- cada vez mas rápido, Jen gime cada vez mas alto, ¡me ponen mucho sus gemidos!. Finalmente, la oigo:

  • Me corro, me corro, ahh….

Noto su explosión, tras un rato contraída, siento la liberación de su cuerpo, el alivio de sus sentidos y la relajación de su alma. Se ha liberado y sonríe con tono rojizo en sus mejillas.

Tras unos segundos.

  • Ahora, cariño es tu turno, me dice.

Me coge con fuerza y me sienta en el sofá, se sienta encima mío, muy húmeda y excitada – ¡me encanta! -, mientras me besa, con besos muy húmedos, fricciona su cuerpo con el mío mientras jadea. Me besa el pecho, el estómago, acaricia mi cuerpo, aprieta mis pectorales, me sonríe. ¡Que sonrisa más preciosa!  Mientras baja con la lengua por mi estómago, me acaricia los testículos y se introduce mi sexo en la boca, comienza a lamerlo a chuparlo, lo humedece.

  • ¡Qué bien lo haces Jen!. La digo.

Chupa mi sexo cada vez más rápido y de manera más húmeda, jadeo, lo hace realmente bien. De repente para.

  • ¡Esto te va a gustar mucho más!

Deja de chupar mi sexo para sentarse sobre mi e introducir mi sexo dentro del suyo. Comienza a moverse despacio mientras gime. El movimiento de su cuerpo escultural es maravilloso, se mueve como una antigua bailarina de la danza del vientre. Gime cada vez mas alto, nos besamos, jugamos con nuestras lenguas, nos miramos a los ojos, sus castaños ojos brillan con intensidad ardemos en deseo el uno por el otro. La cojo por la cintura, con delicadeza pero con decisión, la tumbo sobre el sofá, me tumbo sobre ella, acaricio sus brazos, beso su cuello, Jen acaricia mi espalda y con cada gemido la aprieta con más fuerza. En un momento, ella me coge me dice que me incorpore un poco y se da la vuelta, nos ponemos de costado de manera que hacemos una “C” con nuestros cuerpos, seguimos con un ritmo vivo y constante, noto como Jen gime con mayor intensidad, acaricio sus redondos y sedosos hombros, los beso, veo que sus mejillas están del color del vino rosado y la beso en el cuello, el aroma fresco de su pelo me enloquece, aprieto su tierno y excitado pecho. Nos volvemos a incorporar en el sofá, se sienta sobre mi y comenzamos a movernos de nuevo de manera muy intensa, jadeamos, gemimos, compartimos el sudor que hace brillar nuestros cuerpos, nuestros ojos brillan como llamas en la tenue luz del salón, nos sonreímos y nos besamos, hasta llegar al clímax total, una sensación de llegar, tocar el Sol y caer lentamente a la tierra, nuestros cuerpos brillantes y húmedos se abrazan, se relajan y se besan. Tras un rato nos miramos con cariño, nos sonreímos y nos quedamos abrazados.

  •  Jen, eres fantástica. La susurro al oído.

Jen simplemente me abraza con mayor intensidad mientras me sonríe. ¡Esa fantástica sonrisa me enloquece!

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta