cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
EL ENIGMA FAMILIAR
Reflexiones |
11.07.20
  • 4
  • 9
  • 420
Sinopsis

La familia es un grupo humano mucho más complejo y difícil de lo que se da a entender.

Aquel día por la tarde la joven Claudia se hallaba en Sant Cugat del Vellés, que era una población que estaba a pocos kilómetros de Barcelona que era donde  vivía su novio. Pero curiosamente se enteró a través de su móvil que en aquel lugar residía también su primo David con quien había jugado infinidad de veces en la infancia, y al que hacía bastantes años que no veía.

-¡Oh que coincidencia! Mira, si te parece un día podemos quedar en algún sitio de aquí y charlamos un rato - le propuso ella a su primo David.

Éste le dijo que sí, y que ya la llamaría cuando pudiera. Sin embargo fue pasando el tiempo y el pariente de Claudia dejó de dar señales de vida. Por tanto la chica se desentendió de él.

"De hecho, la verdadera familia de una persona son los padres. Y los demás son parientes circunstanciales que apenas cuentan para nada - se dijo Claudia algo decepcionada.

A la joven objetivamente no le faltaba razón. Si bien es verdad que hay familias que están muy unidas en las que sus miembros se apoyan los unos a los otros, en muchos casos ésto no es así sino que es todo lo contrario, porque en ella hay  sujetos de varios colores temperamentales y con intereses diferentes entre sí. Incluso no hace tantos años que habían familias en las que si el hijo o la hija no se asemejaban demasiado al padre o a la madre que eran los que velaban por el patrimonio familiar, por un capricho de los genes; es decir que ellos se pareciesen anímicamente a cualquier otro pariente, podían verse desprestigiados, desvalorizados y marginados por quienes les habían traído a este mundo.

"¡Caramba, mi hijo Pedrito tira a la familia de mi mujer, y se parece al cantamañanas, al fulero de su tío materno! ¡No me gusta mi hijo!" - pensaba el padre con disgusto-. Claro que ésto no lo manifiestaba abiertamente al estar presionado por las conveniencias sociales, pero se le notaba por su trato despectivo hacia su primogénito.

Dice la psicología que el desear perpetuarse en la descendencia sin contar para nada con el cambio generacional que ello comporta, ha sido un síntoma de un agudo complejo de inferioridad de los progenitores. Esta actitud era el oculto anhelo de ser valorado, admirado si no por los demás parientes - los abuelos-, al menos por los hijos.

Pues yo he podido ver a muchas personas de edad avanzada maldecir a sus familiares porque ellos jamás les habían dado ningún apoyo moral a lo largo de sus vidas en momentos difíciles. Y luego dichas personas llevados por una inercia tradicional hacían lo mismo con sus hijos.

De entrada los encontronazos familiares ya empiezan por la misma pareja de cónyuges que supuestamente se casaron enamorados. Mas a la luna de miel le sigue la tenebrosa luna llena del "hombre lobo". Tan pronto como empieza la convivencia no tarda en aflorar la manera de ser de cada cual, y cuando surgen las inevitables discusiones por algún problema doméstico que siempre se magnifica; de un grano de arena se hace un castillo para humillar y dominar al otro como por ejemplo la mesa mal puesta, o cualquier otra cosa; dicha cosa suele enmascarar el antagonismo que pueda haber entre los dos, que a su vez está agravado por una falta de empatía mútua.

- ¿Qué ha dicho usted? - me pregunta un señor de la calle.

- He dicho EM-PA-TÍA.

-¡Ah. Pues no había caído...! Que cosas se dicen ¿eh...?

Por ello no es raro que los hermanos de una misma familia que se muestran tal como son, que no fingen sus sentimientos, y cada uno de ellos se identifica sea con la familia del padre o con la de la madre estén distanciados o enemistados entre sí. Y no digamos cuando surgen líos de herencia de por medio. Entonces puede generarse una guerra sin cuartel en el seno familiar, teniendo en cuenta que por encima de cualquier ideología política, o de cualquier falso igualitarismo, lo que prevalece en la sociedad actual es un ciego materialismo y monetarismo que se considera que es el único acicate para que a uno se le respete. En consecuencia, la inicial fraternidad familiar, el amor incondicional  entre sus miembros de otros tiempos desaparece como por arte de magia, y el interés que se pueda tener hacia el hijo diferente sólo se centra en su estado de salud y nada más porque su yo personal es como si sólo fuese humo. Pero para mi esta negación de la personalidad de un sujeto no deja de ser una antigua herencia de la Iglesia que ignoraba la manera de ser de los demás para imponerles sus dogmas.

A esta complejidad familiar se añaden las batallas campales de muchas parejas, que es como llover sobre lo mojado.

Yo he tenido amigos que me han  confesado que siendo ellos niños, han intentado poner paz entre sus padres que se liaban a tortazo limpio porque la mamá había descubierto que su flamante esposo tenía una amante. "¡Ooooh...que canalla..."! - exclama una señora de la calle.

Asimismo en una familia el afecto de un pariente cercano hacia el hijo de la misma, se puede volver del revés por influencias externas. Cuando yo era un niño tuve un tío materno con el que me llevaba muy bien y me enseñaba muchas cosas, pero cuando él se casó con una mujer muy absorvente y muy tacaña que a mi no me podía ver ni en pintura, ésta hizo cambiar de opinión a mi tío respecto a mi, y el hombre del blanco se pasó al negro en nuestra relación.

De manera que el concepto de padre, madre o tíos o primos tan pronto como el sujto madura significan muy poco, y sólo cuentan las afinidades que éste pueda tener con ciertos miembros de dicho grupo familiar, y sobre todo que no sean egoístas.

Hoy en día existen algunas familias que viven bajo la influencia educativa de la vieja tradición de otra época, pero con un buen poder adquisitivo y presumen  de que en ellas no hay ningún conflicto conyugal. Es lo que se llama la familia conservadora. El psicoanalista austriaco Sigmund Freud, y el filósofo alemán Friedrich Nietzsche decían que estas parejas que hacen ostentación de su romántica felicidad ante los otros hacen comedia, que mienten descaradamente puesto que en sus hogares suele suceder todo lo contrario. Yo no digo que forzosamente sea lo que aseguraban estos dos pensadores, pero sí que este énfasis de propaganda de felicidad conyugal se me hace muy sospechosa. Mas ¿qué ocurriría si a causa de una fuerte crisis económica esta familia se arruinase? ¿Seguiría siendo tan perfecta como da a entender? Creo que no.

A la familia convencional aparentemente bien cohesionada le sigue el CLAN, que se trata de un grupo familiar muy compacto en el que no cabe disidencias de ninguna clase.

Hace algunos años que yo tuve una novia cuya familia vivía en un barrio muy tradicional de la ciudad, la cual se había estancado en los años 30 del siglo XX y se autodenominaba como el rígido CLAN F. Su "jefe" era el primogénito de la casa era quien marcaba la pauta a seguir, lo que todos los miembros del grupo tenían qué hacer sin rechistar. Pues él a diferencia del padre que se había arruinado con un negocio, era el que ganaba más dinero con una mediana empresa de productos químicos. Era el listo de la familia y por tanto todo el mundo le tenía que obedecer. Pero si había algun cuñado que se resistía a seguir sus órdenes era severamente castigado mediante el chantaje sexual de la hermana de aquel "jefe" que veneraba de un modo incestuoso al pequeño dictador de dicho CLAN.

El chantaje sexual siempre ha sido moneda corriente. Recuerdo que una noche cuando yo acompañaba a mi novia a su casa, nos tropezamos con el hermano-dictador, y éste tras el saludo me dijo con resolución:

- ¿Qué chico? ¿Subes arriba? - Se refería al piso familiar.

-No, no... ahora no - respondí un tanto violento.

-¡¿Ah no?!  ¡Pues si tú no subes, ella no baja! - amenazó.

¿Es que acaso este CLAN familiar tan cerrado, tan pegado al pasado temía desintegrase si se abría al mundo? Pienso que sí.

Y es que el concepto de la familia como sinónimo de un Paraíso Terrenal en el que uno se cura de sus heridas espirituales al andar por el mundo, no es más que un tópico idealizado que en muchos casos deja mucho que desear.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hay un 'eclipsado/a' y uno/a con nombre que te hace pensar en un 'matarratas' (veneno puro). Son manada al parecer. Yo me fui porque me dan asco, náuseas,...
    Veo que siguen por aquí los fantasmas que no leen, no escriben, no saben hacer una crítica constructiva, mala o buena. Son mudos, no dan la cara. En definitiva, un asco. ¿Y qué hacen los administradores de la web? NADA, lamentablemente.
    Lo del clan familiar está muy bien descrito. Ese mundo es así, tristemente, porque prevalecen por encima de todo los intereses económicos. Sigues en la línea de cronista ofical de la época que te ha tocado vivir, cosa que me agrada, analizando, desmenuzando, explicando las características del tema tratado. Enhorabuena.
    Sinceramente, soy muy poco familiar. No me llama nada la atención juntarme en comidas o reuniones, soy muy libre en ese aspecto y considero que la familia no es quién lleva tu sangre sino quién demuestra estar ahí y te cuida. Me gustó! ☺️
    Tema bien elegido en estos tiempos donde ( Cual dice kerman, la Familia no se eliigio ) por lo cual ahora más que nunca se ve el valor verdadero de La Familia y Amigos. Saludos y Salud
    Interesante ensayo sobre el valor de la institución familiar que, en principio, no se elige. Abrazos, Kfm
    Desde luego cada familia es un mundo. Ya sé que es una frase muy manida, pero es que es cierto. Solo puedo decir, que sí que creo que el carácter de los miembros influye en cómo va a relacionarse esa familia, creando complejos o creando personas liberales, con pensamiento positivo y una autoestima mesurada. Los hijos, si se parecen a algún familiar que no tiene mucho prestigio en la escala familiar, pues oirán esa frase, a su pesar. ¡Qué graciosa la expresión "luna del hombre lobo"! La falta de sinceridad suele dar sorpresas a la larga, es unos recién casados o en veteranos de bodas de oro. Un abrazo, Francesc.
    Saludos mi estimado Francesc. Comparto el contenido, las conexiones humanas son difíciles y eso no escapa dentro del entorno familiar, con altibajos y problemas y perteneciente a un grupo, que no elegimos, con diferentes personalidades. Leo Tolstoi dijo que " todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera". Creo que hablaba de la suya. Simone Beauvoir, fue más drástica :" La familia es un nido de perversiones". Considero que en ella están las primeras enseñanzas de vida, positivas o negativas, porque los maestros en algunos hogares, son los padres. Influye mucho el amor, la aceptación y la tolerancia para que una familia funcione sin disfunción.
  • La emotividad se antepone a la racionalidad.

    Reflexión sobre una gran película que vi hace un tiempo.

    La historia de un sujeto que se creía mejor que nadie.

    Una mujer habla de su fracaso sentimental con un hombre singular.

    Una visión sobre los grupos utópicos que se denominan hijos del antisistema.

    Lo que sucedía en esta institución y no trascendía a la opinión pública.

    La familia es un grupo humano mucho más complejo y difícil de lo que se da a entender.

    Es FANTASÍA, pero no he encontrado el distintivo en la columna de los géneros.

  • 108
  • 4.39
  • 504

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta