cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
ÉL ES MI AMANTE 2
Suspense |
12.06.16
  • 5
  • 3
  • 1016
Sinopsis

Continua.....

Me quede mirando aquellos ojos y mi pequeño se abrazo a mi asustado.

Despertaron a punta de pistola a mi marido también y le hicieron la misma pregunta que a mí. Él contestó que no había dinero que querían de nosotros, lo golpearon de nuevo. En su cabeza había sangre y yo seguía abrazada a mi pequeñín que no dejaba de lloriquear, cuando lo apartaron de mi lado de un punta pie y esa voz comenzó a reírse cada vez lo hacía más fuerte y cuando se calmo me soltó.

—Así que tú eres la zorra que le gusta a uno de mis chicos. Mmmm... Desnúdate para mí, enséñame tus pechos ¿Quiero verlos?

Observo a mí marido que yacía en el suelo mirándonos.

—Déjala ¡¡¡QUIERES!!!

Volvió reírse y dándole un puntapié en la boca le dijo.

—Disfrutare de ella y luego de ti. Le soltó con otra carcajada.

Su mano estiro de mi pelo y grité de dolor, intentaron defenderme sin lograrlo mi cuerpo se precipito en la cama y unas manos comenzaron a tocar mi cuerpo. Lo miraba asustada e intente escapar de el sin lograrlo. Mis esfuerzos parecían divertirle y yo comenzaba asustarme "No nos va ayudar nadie" pensaba.

Mis pensamientos se convirtieron en dolor, pensaba que iba a morir cuando me vi cubierta de sangre y una mano ayudándome a levantar de la cama, lo golpee y me abracé a mi marido sin mirar quién era mi salvador solo escuche.

—Te lo advertí Nicolai, que si la tocabas eras hombre muerto.

Y otra voz.

—¡¡¡Andrei!!! ¿Qué has hecho?

Solo se escuchó un disparo y unos pasos que se alejaban.

Mientras aquellos pasos se alejaban se escucho una pequeña discusión y un nuevo disparo y me abracé más a mí marido que intento tranquilizarme sin demasiado éxito. Observaba mi cama con aquel cuerpo "Mis sabanas llenas de sangré" Devolví.

Tenía ansiedad y necesitaba un cigarrillo, me levante y tropecé con el pié de mi marido cayendo al suelo, estaba mareada y estire de la sabana y ese cuerpo me cayó encima. Evite ese gritó tapándome la boca y como pude me levante y comencé a revólver cajones a sacar lo que había en ellos y sin hallar un puto cigarro ¿Por qué los tiraría? —me preguntaba.

Mi marido me observaba asustado y me llamo: Hanna...

Yo no escuche nada y salí de mi casa en busca de tabaco. 

Mi marido intento seguirme pero se desplomó y todo comenzó a darle vueltas y una manita apretó la suya y una vocecita le susurro: Papi no te mueras.

Él debió sonreírle. Pero yo no lo sé. Yo solo sé que deambulaba por esas calles y todos los pordioseros se fijaban en mí, pero yo en ellos no.

Tampoco sabía que otros ojos seguían mis pasos a corta distancia.

Yo solo quería fumar, cuando vi un bar y entre en él y todos los ojos de ese lugar se fijaron en mí ¿Qué querían? Estiraban de mi ropa sin que a mí me importara, yo seguía andando hacía la barra y...

—Un cigarro por favor.

—La señora quiere un cigarro —dijo aquel hombre entre risas. —Algún caballero de esta sala le ofrece ese cigarro.

¿Qué ocurría? Me vi rodeada por aquellos tipos. Todo me daba vueltas y...

—Si la tocáis os mató.

 

¿Quién era ese joven? ¿Por qué me ayudaba? Yo quiero fumar, y seguía insistiendo que me dieran un cigarro. Estaba apoyada en la barra y unas manos sujetaron mi rostro, unos labios lo rozaron y otra vez estaba llena de sangre, esta vez no grite comencé a reírme. Mientras aquellos hombres salían corriendo del local y otros gritaban.

—¡¡¡Qué alguien avisé a la policía rápido!!!

Yo seguía apoyada en la barra con la mirada ida y medio desnuda. Algo estiro de mi soltando el arma y una vez fuera.

—Hanna está usted bien.

Observe aquel joven lo vi tan guapo que...

Él también me observaba y estaba inquieto, me cogió en sus brazos y yo rodee los míos en su cuello y fue cuando vi esa cicatriz en su pecho, sus músculos y... como una niña me acurruque mas a él.

—La llevaré a casa Hanna.

Íbamos andando por un callejón cuando él se paro dejando caer mi cuerpo al suelo y yo me queje con un ¡Ay! 

—¿Qué ocurre? —pregunté.

—Váyase Hanna, por favor —me suplico aquel joven de espaldas a mí.

—¿Quién eres? ¿Por qué estoy aquí? —comencé a preguntar asustada.

—Hanna váyase por favor.

Me levante del suelo y me acerque a él y le di la vuelta y al ver sus ojos me sentí extraña como el deseo de ese momento y...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 56
  • 4.55
  • 237

Escribo por hobby.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta