cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
El escriba del infierno
Fantasía |
30.07.13
  • 5
  • 2
  • 1341
Sinopsis

En el quinto círculo del infierno alguien escribe las historias de los condenados...

Desde mi rincón en el infierno cumplo la condena que me impusieron quienes me juzgaron, en relativa soledad y tranquilidad, encerrado en esta celda, donde día y noche debo escribir con mi propia sangre, en largos rollos de piel humana de otros condenados, las historias que a diario estos recitan como un mantra, desde el otro lado de la pared.

No puedo ver a los relatores, solo puedo oírlos; tampoco me está permitido dirigirles la palabra.

De todos modos aunque quisiera, no podría: hace tiempo Satanás arrancó mi lengua impía como parte del castigo, y quizás también, como un trofeo de su victoria.

Esta noche le ha tocado relatar su historia a un joven de voz agradable, que se describió a sí mismo como alguien ágil, atlético y amante de la vida al aire libre.

Una de sus grandes aficiones ha sido el buceo, desde pequeño.

Por ese motivo para su luna de miel él propuso a la novia que hicieran un viaje a unas remotas islas del Pacífico, verdaderos paraísos tropicales, donde las aguas del mar son turquesas y los rayos del sol llegan hasta el fondo de aquel espejo líquido.

Ella aceptó porque lo amaba. Así llegaron a las islas junto a otras parejas jóvenes, con quienes habían planificado ejercitar ese deporte a diario.

Nuestra joven pareja se unió a los demás a la mañana siguiente de su llegada al paraíso, y el flamante novio prometió a su esposa que la experiencia sería maravillosa.

Ella le creyó porque lo amaba.

Todos embarcaron con sus equipos y se dirigieron mar adentro, a la remota zona destinada para bucear. El monitor del grupo explicó las reglas básicas de seguridad, insistiendo en el horario de regreso, y luego uno a uno se fueron sumergiendo en las templadas aguas.

En aquel punto desde la embarcación no se veían las islas. Todo era azul: las aguas del océano y la línea del horizonte que parecía unirse con el cielo, también de este color.

Bucearon durante más de una hora, y nuestro protagonista fue guiando a su pareja en la búsqueda y persecución de pececillos plateados, sacando fotos de aquel mundo maravilloso e increíblemente bello.

Perdieron el sentido del tiempo. Hacía más de media hora que debían haberse reunido con los demás, así que al percatarse de ello el intrépido joven hizo señas a su esposa y ambos salieron a la superficie.

Era alrededor del mediodía, y el sol al principio los encegueció.

Azul. Azul. La embarcación no se veía por ninguna parte. ¿Ellos se habían alejado demasiado?

Él tranquilizó a su pareja y ambos comenzaron a buscar la barca.

Azul. Azul. Un infinito manto azul que a medida que pasaban las horas, se iba volviendo más frío y amenazador.

Salieron las primeras estrellas.

Se abrazaron, manteniéndose a flote e intentando entrar en calor.

En tierra alguien se daría cuenta de su ausencia e irían a rescatarlos, seguramente por la mañana.

No llegaron. El océano se convertiría en su tumba. La hipotermia, la sed, el cansancio, los tiburones, el sol.

Azul. Azul. Intentaron nadar hacia las islas, pero se hallaban demasiado lejos.

Pasaron tres días y los equipos de búsqueda y rescate recorrieron kilómetros de océano sin hallar nada.

Jamás los encontraron.

El joven relator en este punto pareció ser presa de una fuerte emoción. Con voz entrecortada contó cómo al segundo día, viendo que aquel era el fin, dejó de sostener a su amada exhausta y esta comenzó a hundirse sin remedio, con una súplica en los ojos.

Luego él flotó a la deriva, con el rostro cubierto de llagas y el cuerpo helado, hasta perder la conciencia.

Despertó aquí, en el quinto círculo del infierno.

Adivinad cuál ha sido su castigo.

Tras recitar este relato el joven fue conducido a un sitio donde se ahogará una y otra vez en el océano de lágrimas de todos los que han sido abandonados a su suerte.

 

¿Quién dijo que en el infierno se hacía justicia?

Ahora sueño despierto pesadillas color azul.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy buen relato, me ha gustado mucho el "...porque lo amaba"; si los castigos no fueran desmedidos, sin grados, en el infierno se haría justicia (más que en el cielo, que es solo premio). Saludos.
    El final me ha abierto varias posibilidades y creo haber entendido que, finalmente, el infierno no es sino el recuerdo que tiene el protagonista de aquel día: el recordar una y otra vez que dejó a su novia a la deriva y su mayor castigo es culparse día a día. Sencillamente genial. Me ha sorprendido bastante y, como siempre, muy bien escrito.
  • Un microrrelato que tiene que ver con emociones vividas hace poco tiempo...

    Deseo aclarar que ya he recibido críticas por el tema del relato, y soy consciente de que podría no parecer "adecuado" esta historia al comenzar el año, pero en fin, son cosas de las "musas" y el inconsciente que alberga todo tipo de sombras espeluznantes, por lo menos el mío... En fin, no me gusta dar explicaciones sobre lo que escribo, de modo que lo dejo así. Un abrazo a todos y ¡feliz inicio de año!

    Relato breve.

    Relato corto.

    El desafío era escribir un diálogo; puro y simple diálogo. Me senté ante la luna llena, y escuché esta conversación.

    Las promesas siempre han sido un tema delicado para mí. En mi opinión, poseen un inmenso poder para amarrar con fuertes lazos tanto a quien promete algo, como a quien espera el cumplimiento de lo prometido. Una aclaración: en un principio había puesto este relato en "fantasía" porque no terminaba de verlo para "terror" -es previsible, y para mí el terror tiene que tener imprevisibilidad-; sin embargo como tenía dudas, ante la buena sugerencia de uno de los lectores, he cambiado la categoría. ¡Gracias, Sergio!

    Este relato está inspirado en un incidente que viví cuando era niña, en un zoológico, con un "depredador". Después de haberlo escrito, me dí cuenta de la semejanza y que había hecho "catarsis" una vez más de mis malos recuerdos, gracias a la escritura. (La historia real tuvo final feliz: mi "ángel de la guarda" me hizo escapar, y estoy viva para contarlo...)

    En realidad esto no es un relato de ficción. Escribo aquí lo que ocurrió el mes pasado durante tres días y dos noches. Fue real. Tiene que ver conmigo (una neófita en materia de aves) y con una golondrinita que no lo era tanto... Bueno, mejor los dejo para que lean la historia completa:

    Escribí esta historia inspirada en una visión que tuve cuando iba en autobús: el rostro de una mujer, de repente, se transformó en una calavera.

    Relato breve.

Disfruto leyendo y escribiendo historias. Me gustan los gatos y el mar. He publicado en Amazon tres novelas de suspense romántico, un libro de relatos, y varios cuentos infantiles.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta